Escucha Radio Diez en vivo
Clasificados Hoy Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.reconquistahoy.com/a/33117

Con 15 años al no obtener para drogarse destrozó su casa, encendió fuego y con una tumbera amenazó a su madre. Disparó contra la policía gritando que se quitaría la vida y terminó tirándose del techo.

A las 21:35 horas del jueves 27 diciembre de 2018, la policía fue comisionada al Pasaje 55/57 al 2065 donde se estaba produciendo un incidente domestico y un masculino tendría una “tumbera”.

En el lugar, más precisamente sobre calle 55 al 2065 el personal policial se entrevistó con Griselda Isabel Moreyra, 38, quien manifestó que momentos antes su hijo de 15 años comenzó a exigirle pastillas para consumir, y ante su negativa, se tornó violento comenzando a ocasionar destrozos en el interior de la vivienda, encendiendo fuego en la parte externa de la puerta de ingreso a la casa y esbozando todo tipo de amenazas contra ella.

El menor también gritaba que iba a buscar una tumbera y que la iba a matar, por lo que la mujer debió refugiarse en la vivienda de su vecina Nélida Elva Boutet, 49. Moreyra indicó también que su hijo se encontraba en el techo de su domicilio con la tumbera, ya que instantes antes había escuchado varios tiros.

La policía comenzó a llamar al adolescente y sin recibir respuesta del mismo subieron a la terraza, allí, lograron visualizarlo, observando además que poseía en sus manos un pedazo de hierro, lo que sería un arma de fuego de fabricación casera, de las denominadas tumberas con la cual apuntaba a los uniformados.

Cuando uno de los agentes intentó dialogar con él se escuchó ruido a caños y suponiendo que éste intentaba accionar su arma para dispararles debieron descender unos escalones para refugiarse mientras propinaba insultos de todo tipo y gritaba “tirame cobani de mierda; dale matamé cagón" entre otras cosas. Segundos después, la policía escuchó pasos sobre las chapas del techo de la vivienda y un disparo de arriba hacia abajo, muy cerca de donde se encontraba refugiada, lo que motivó que ante la gravedad de la agresión,  la misma disparará con la escopeta provista, municionada con cartuchos anti tumulto.

Luego de los disparos, el menor se colocó la tumbera en su mentón, diciéndole a uno de los agentes “tirame tirame, yo me voy a matar” y en ese momento se hizo presente un masculino que adujo ser amigo del mismo quien subió al techo logrando persuadirlo y le sustrajo la tumbera, arrojándola hacia la policía.

Como el menor aun así se negaba a bajar, parte del personal policial se trasladó a la vuelta por calle 44 en razón que hay un terreno baldío y se pretendía así evitar una posible fuga.

Luego de unos minutos, se escucharon sobre el techo pasos fuertes y rápidos como de corrida, y finalmente el adolescente cayó al suelo golpeando fuertemente su cabeza contra un poste de madera que se encontraba recostado sobre la vivienda.

Debido al golpe, comenzó a convulsionar por lo que se llamó al servicio de emergenciás del 107, llegando al lugar el Dr. Bleinat. Hasta ese momento el menor se encontraba casi inconsciente, pero cuando se le quiso colocar el cuello ortopédico a los fines inmovilizar la zona cervical, recobró el conocimiento poniéndose violento tanto con el profesional médico como así también con los uniformados allí presentes. Es por ello que ante la eventual posibilidad de que tanto el chico como el personal policial y de salud resultaran lesionados, se le colocó las medidas de seguridad reglamentarias, las esposas, y fue trasladado junto a su madre al Hospital Central.

En el lugar, se hicieron presentes superiores de la U.O.P y personal del Departamento Científico Forense, quienes llevaron a cabo tareas inherentes a sus funciones, secuestrando la totalidad de cinco cartuchos, de los cuales tres de ellos se encontraban intactos, sin percutar, como así también varios elementos propios de ese tipo de proyectil como ser un culote percutado, perdigones y tapón.

La policía también secuestró un pomo pequeño de pegamento para emparchar bicicletas y una tableta de pastillas medicinales, clonazepam de 2 mg.

Se dio conocimiento a la Sub Secretaria de la Niñez, Adolescencia y Familia Zona Norte.

El chico estaba normalmente, había venido otro chico que no se si le trajo cosas, le dije que se acueste y se acostó, se levantó más tarde malo porque quería las pastillas que le quedaron, quería matar a las hermanas y a la madre, antes que llegue la policía estaba tirando con una tumbera, hizo fuego con papeles, remera, en eso llegó la policía, después no sé qué pasó porque me encerré”, comentó una vecina que presencio todo.

La madre dice que nunca se puso como anoche, iba y venía por los pasillos.

 

 

Somos ReconquistaHOY

Podés escucharnos de lunes a viernes de 16:00 a 21:00 hs en tu celular o cualquier dispositivo conectado a internet.
  Escucha Radio Diez en vivo
  Contactanos por WhatsApp 3482-552285

Te puede interesar