ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/31374

Imputaron a un boxeador que asaltó a puñetes: confesó que había tomado bebidas alcohólicas con pastillas y ni sabía lo que hacía.

Luego de la audiencia realizada este lunes, donde el juez lo dejó en libertad, el encausado se mostró arrepentido. Lo acompañó su padre, con quien trabaja en albañilería.

Imputaron a un boxeador que asaltó a puñetes: confesó que había tomado bebidas alcohólicas con pastillas y ni sabía lo que hacía.

Imputado: Sergio Sebastián “huevito” Mendoza, 20. Albañil y boxeador.

Juez: Gonzalo Basualdo.

Fiscal: Alejandro Rodríguez.

Defensa: defensora público José Luis Estévez.

El fiscal le imputó dos hechos: el primero consintió en haberse apoderado de un celular Samsung propiedad de César Alejandro Chamorro, el sábado 15 de septiembre de 2018 a las 03:00 de la madrugada en intersección de las calles Chacabuco e Ituizango. "Usted en compañía de un menor de 17 años atacó a golpes de puño provocando lesiones, las cuales fueron constatadas por el médico policial", le dijo el fiscal en la audiencia oral y pública realizada este lunes 17 de septiembre de 2018 en los tribunales de Reconquista.

El otro hecho que le imputó es haber ingresado al domicilio de Ariel Irazábal, en calle 61, desconociéndose los motivos, y una vez en el interior fue sorprendido por el dueño, y luego, el mismo en compañía de un vecino, lo aprehendieron en el lugar y lo entregaron a los policías. Esto ocurrió el 15 de septiembre a las 07:20 horas.

La calificación para los hechos es “violación de domicilio y co-autor de robo calificado por la intervención de un menor en concurso real”,  artículos 150, 164 en función del 41 bis y 55 del código penal.

Qué dijo el acusado ante el juez:

“Lo único que recuerdo es que estábamos con unos compañeros bebiendo vino, Fernet y esas cosas, y se ve que le habrán puesto pastilla, porque los otros toman con pastillas y yo me perdí todo, y lo único que recuerdo es que estaba en la casa esa, que salte un tapial, estaba todo perdido, no sabía dónde estaba y había dos personas que me decían cosas, y entonces yo me voy y salto otro tapial y estaba la policía, y ahí me agarran y me detienen, yo le digo que me suelten que me estaban lastimando. Me llevaron y cuando yo despierto estaba en el hospital, eso es lo único que recuerdo”.

El defensor dijo que "la detención fue innecesaria" y pidió al juez "la invalidez de la misma" ya que "la orden de detención coincide con el relato de mi defendido y que el mismo estaba en un estado de inconsciencia tal que no tenía voluntad para dirigir sus acciones. Cuando se le quiso realizar la entrevista estando en el hospital no se pudo realizar porque no se podía mantener en pie". Remarcó además que "Son delitos de escasa pena, es imposible sostener que va a cumplir algún tiempo en prisión".

El juez resolvió la libertad del imputado y le sugirió al padre que arbitre los medios para controlar o tratar las adicciones que padece su hijo.