ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/32957

Imputaron dos delitos a uno de los que estuvo involucrado en la gresca en una fiesta de recepción en Unión. Cómo quedó su situación. La versión del presidente de la institución. Los detalles.

Imputaron dos delitos a uno de los que estuvo involucrado en la gresca en una fiesta de recepción en Unión. Cómo quedó su situación. La versión del presidente de la institución. Los detalles.

Diego Roberto Fabian Sosa, 22, quien se presentó como changarin con domicilio en el Barrio Belgrano de la Ciudad de Avellaneda, fue imputado por el delito de “atentado contra la autoridad y daño calificado por ser contra un bien público, en concurso real, artículos 45, 238 inciso primero, 184 inciso primero y 55 del Código Penal Argentino, que en un caso así contempla pena de 6 meses a 6 años de prisión. Llegó a la audiencia realizada el martes 18 de diciembre de 2018 detenido y se fue en libertad con restricciones por decisión del juez Gonzalo Basualdo. 

Sosa había estado preso desde la madrugada del domingo 16 de diciembre, cuando fue la trifulca afuera del Club Unión, luego que la institución decidió expulsar a gente que no se comportaba como le parece correcto.

El fiscal Alejandro Rodríguez acusó a Diego Sosa de ser quien dañó el móvil policial N° 7696 al que le destruyó la ventanilla delantera del lado derecho y de lesionar al Oficial Acuña en un brazo, "hecho que ocurrió como consecuencia de haber arrojado todo tipo de elementos contundentes (piedras, ladrillos, cascotes, botellas), contra el personal y los móviles que concurrieron al lugar".

El representante del Ministerio Público de la Acusación sostuvo que todo comenzó cuando personal policial se hizo presente en el lugar que se estaba desarrollando una fiesta de egresados de la Escuela de Barrio Belgrano, donde había una gresca entre varias personas. Una vez en el lugar, el personal policial que llegó de refuerzo advirtió que ya se encontraban los policías que estaban realizando allí servicio adicional quienes tenían reducidos en la vereda del local y en el suelo a dos hombres, "los que presentaban lesiones visibles". Sostuvo que "estos habían sido sacados de la fiesta porque estaban ocasionando desorden y pusieron todo tipo de resistencia, lesionando a dos efectivos policiales, y cuando el personal policial se retiraba del lugar trasladando a los aprehendidos, un grupo de personas comenzaron a agredir al móvil policial arrojando todo tipo de elementos, y uno de los que estaba siendo trasladado, rompió el vidrio trasero del móvil de un cabezazo. Se pudo identificar como uno de los agresores a usted, Sosa", le dijo el fiscal delante de su defensora, la Dra. Norma Senn, funcionaria del sistema estatal de la defensa.

La defensora adujo que Sosa es una persona que no tiene antecedentes y que eventualmente en una proyección de culpabilidad existen altísimas probabilidades que esa pena sea dejada en suspenso, que es perfectamente posible que se arribe a una salida alternativa a un principio de oportunidad, por lo que consideró que no correspondía la detención y pidió al juez que disponga la libertad con algunas restricciones, convencida que "seguramente no tendrá una condena efectiva", y en la misma audiencia imputativa ofreció que el Ministerio Público de la Acusación haga uso del "Criterio de oportunidad", es decir que prescinda de la acción penal lo que puede ser bajo ciertas condiciones establecidas en el Art. 19 del Código Procesal Penal de la Provincia.

Luego de escuchar a las partes, el juez dispuso la libertad de Sosa porque tenerlo preso le pareció "desproporcionado" frente a lo que fue el hecho imputado y la expectativa de pena. En cambio creyó oportuno aplicarle "algún tipo de restricción como medida menos gravosa, sin perjuicio que la causa judicial siga en su contra, independientemente de su estado de libertad". Las condiciones son: que fije domicilio, que no cometa nuevos delitos, la prohibición de drogarse y emborracharse, y concurrir ante la autoridad cada vez que sea requerido.

 

De las 11 personas que fueron arrestada en la trifulca a la salida del Club Unión en esa fiesta de egresados, 7 menores y 4 mayores, solo uno había quedado detenido: Diego Sosa. Ahora nadie.

Dejaron 2 policías heridos y 3 patrulleros dañados: una camioneta y dos Ford Focus de los nuevos.

 

El presidente del Club Unión aclaró que adentro del club ni pelearon ni rompieron nada, que el lío fue afuera, luego que a las 03:00 de la madrugada la seguridad interna retiró a una persona que no guaraba buena conducta, como es norma en su institución que no quiere ni violentos ni personas que no saben convivir.

César Ramirez opinó en ReconquistaHOY que "la policía actuó correctamente" y dio gracias que él no es policía porque hubiera actuado diferente: "Menos mal que no soy policía porque los escupían y pateaban"; y juzgó que los que atacaron a los policías y dañaron los patrulleros "son malvivientes que no saben convivir en sociedad, no respetan al otro. Son malvivientes que no respetan la autoridad” siendo que "la policía actuó como corresponde en su justo deber, con toda la diplomacia". Reclamó "¡Basta de derechos humanos. El que esta fuera de la ley, en cana. Basta de pleitesía con los malvivientes. Esta gente no respeta a los otros y tienen que estar en cana. Son energúmenos que no quieren vivir como corresponde" y encima "tienen padres que toman de más".

Para el presidente del Club Unión la violencia está relacionada además con el exceso de consumo de alcohol. "El problema pasa puntualmente por la bebida. Muchas familias entraban con mucha bebida alcohólicas. Los mismos padres son conscientes. Son los principales responsables", opinó en su encendida aparición en ReconquistaHOY cuando se hablaba del caso que ocurrió en la madrugada del domingo 16 de diciembre de 2018.

Dio más detalles, para él, la trifulca mayor se comenzó a gestar cuando "a un mellizo que estaba indicado como quilombero, lo aprehendió la policía y lo sacó porque estaba haciendo disturbio. Parecía medio endemoniado porque tiraba patadas por todos lados. Luego 4 ó 5 muchachones gritándole improperios a la policía que lo sacó afuera. Para contenerlo lo apoyaron contra la pared y unas chicas empezó a acusarlos que lo estaban ahogando, mentira, una exageración. Una chica de apellido Sosa que era egresaba le gritaba de todo a los policías, otra morocha agredió a una mujer policía, todo eso afuera del club", aclaró. Finalmente señaló que frente al problema, a las 04:00 de la madrugada encendió las luces y cortó la fiesta, tal como advirtió que haría si había problemas, se lo avisó a los que fueron a contratar la fiesta, que explicó era privada, donde 17 alumnos egresados de la Escuela del Barrio Belgrano organizaron con algo más de 100 personas que eran sus invitados. "Todos se retiraron con normalidad, salvo un borracho que me gritaba de todo: pelo blanco".

Un vecino que llamó a ReconquistaHOY se presentó como "Luis". Dijo que "como en toda fiesta empezaron a saltar y empezó una corrida, y alguien dijo que le pegó uno de seguridad con una cachiporra, fueron a pedirle explicación, y dijo que le pegó porque se estaban chocando y que tenía autorización para pegar porque lo autorizó el del Club".

Notas Relacionadas