Escucha Radio Diez en vivo
Clasificados Hoy BeneficiosHOY
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/35261

Vino el jefe provincial de los fiscales y habló del caso de abuso sexual con dos menores víctimas y un sacerdote acusado.

Baclini espera que el juicio termine "con una resolución que responda y sea acorde a la prueba que nosotros vamos a presentar en el juicio".

Jorge Baclini dijo que el Ministerio Público de la Acusación trabaja y quiere que el juicio se haga con las garantías de un tribunal imparcial, que sea garantía para los imputados y también para las víctimas, y que "no podemos permitir que se siga extendiendo la fijación del juicio por mucho más tiempo. Vamos a articular todos los mecanismos posibles para que el juicio se desarrolle a la mayor brevedad posible porque esta extensión es perjudicial para para toda la comunidad; es perjudicial para el imputado, para la defensa, para la fiscalía y también para la querella. Queremos que esto se termine lo más pronto posible con una resolución que responda y sea acorde a la prueba que nosotros vamos a presentar en el juicio”.

Aseguró que se analizará uno a uno a quienes sean designados para integrar el tribunal "para que se de la mayor garantía y transparencia en el proceso judicial que es bastante complejo por las personas y por el tipo de delito que se está investigando", en clara referencia a que el acusado es un sacerdote, las víctimas dos criaturas; y se trata de un delito sexual que tiene la particularidad que se produce en ambientes de intimidad, sin testigos.

Sobre el riesgo de revictimización de las víctimas, el N° 1 de los fiscales santafesinos respondió que "la idea es darle la mayor protección a las víctimas, que se les respete el derecho y se les de protección, sobre todo en delitos como en este caso donde la exposición pública afecta y daña en mayor importancia a las víctimas".

También el sacerdote y su famila siguen apurando públicamente al Poder Judicial para que se concrete el juicio.

El caso:

El sacerdote Néstor Monzón fue detenido el martes 19 de abril de 2016 frente al templo donde predicaba, perteneciente a la Parroquia María Madre de Dios del Barrio Hospital de la Ciudad de Reconquista.

Estuvo en prisión preventiva varios meses hasta que se aseguraron las pruebas, y luego recuperó la libertad.

El 04 de julio de 2017 el Juez de la instrucción penal preparatoria Gonzalo Basualdo resolvió enviarlo a juicio, convencido que había pruebas suficientes para ese paso.

El juicio Oral y Público aún no tiene fecha ni tribunal por una sucesión de excusaciones de jueces y discusiones sobre quiénes deben integrar el tribunal.

El fiscal que tiene a su cargo la persecución penal es Alejandro Rodriguez, quien trabaja en sintonía con su jefe, Rubén Martínez.

Son querellantes por las familias de las dos víctimas los doctores Adrian Picech, Luciana I. Gonzalez, Andrés C. I. Ghío y Andrés Ramseyer.

El sacerdote es defendido por el estudio del Dr. Ricardo Degoumois.

 

Pedidos de condena: 

Desde el Ministerio Público de la Acusación piden que Monzón sea condenado a 12 años de prisión por abuso sexual gravemente ultrajante de un niño y una niña menores de edad, agravado por la condición de ser un ministro de un culto religioso reconocido y por producir graves daños a las víctimas.

Los querellantes piden condena de 16 años de prisión.

El cura siempre sostuvo su inocencia y para eso trabajan los asesores legales, encabezados por el abogado Ricardo Degoumois.

 

La inolvidable revelación del caso y "el cuento de la tolerancia cero". 

Surge de la escucha del teléfono intervenido al sacerdote sospechoso.

Confiados en la "tolerancia cero" que predicaban desde el Vaticano, prometiendo el fin a la histórica cobertura a los curas pedófilos, desde fiscalía informaron al obispado de Reconquista que lo estaban investigando al sacerdote porque "esperaban colaboración", justificaron; pero quedó grabada la asesora legal del obispado, Dra. Gabriela Contepomi, cuando llamó por teléfono para advertirle al cura que lo estaban investigando, que borre del celular toda posible prueba que pueda generar compromiso a cualquier persona de la iglesia, y que en caso de ser citado a tribunales actúe como que no sabía nada, incluso se escucha cuando le sugiere que haga "acting" de sorpresa. El celular del sacerdote estaba intervenido por orden del juez y por eso quedó todo grabado, como aquí podés escucharlo. También queda claro que el mismo obispo encomendó a la asesora legal que se ocupó de buscarle un abogado que sepa del tema penal para que se encargue de defenderlo.

Quedó claro que la primera reacción del obispo no fue precisamente la de abrir las ventanas para que entre la luz que permita conocer toda la verdad. Quedó expuesto, más allá que luego reaccionó y suspendió al sacerdote, claro que para entonces ya estaba detenido. Y de la marcha del juicio canónico nunca se supo nada aún.

 

EL CURA ESTA SUSPENDIDO 

Néstor Monzón está "suspendido" en el ejercicio del sacerdocio y con dos procesos en marcha, uno en la faz penal, de lo que se ocupa el Poder Judicial de la Provincia de Santa Fe; y otro canónico, en manos de la Iglesia Católica Apostólica Romana, de lo que nada se informa a la comunidad.

El viernes 22 de abril de 2016, el obispado de Reconquista comunicó que, en relación con el caso del presbítero Néstor Fabián Monzón, acusado de delitos graves, siguiendo las disposiciones del Derecho Canónico y los protocolos establecidos por la Conferencia Episcopal Argentina, el obispo diocesano de Reconquista, monseñor doctor Ángel José Macín, dispuso la suspensión “ad cautelam”, del sacerdote, en todos los cargos y oficios que desempeñaba hasta ese día, a saber: párroco de la comunidad parroquial María Madre de Dios; vicepresidente de Cáritas de la diócesis de Reconquista; asesor del Movimiento de Cursillos de Cristiandad; y referente del Grupo Nueva Evangelización. 

Monseñor Macín dijo que elevó la investigación preliminar sobre los hechos denunciados contra el presbítero Monzón a la Santa Sede, la que a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe dispondrá los pasos que se deben seguir. Nunca más se informó al respecto.

En ocasión de anunciar la suspensión del sacerdote, el Obispo expresó "nuestro pesar por lo acontecido y nuestra disposición a colaborar con la justicia secular en el esclarecimiento de los hechos y nuestro acompañamiento a todas las partes involucradas, y rogamos a Dios Nuestro Señor, fuente de toda razón y justicia, que ilumine a quienes deben dilucidar la verdad y administrar justicia”.

Además de suspenderlo, el Obispo pidió disculpas por el escándalo y desconcierto que provocó en la comunidad el caso.

El 27 de junio de 2016 el prelado manifestó que “seguirá asumiendo el compromiso firme de colaborar con la Justicia Civil, para que se pueda alcanzar la verdad sobre los sucesos investigados”, dijo estar dispuesto a “seguir acompañando a todas las personas involucradas” y ratificó su confianza en la fuerza de la oración. 

 

Texto de aquel comunicado:

A la querida Comunidad Diocesana de Reconquista: 

Estimo que muchos estarán pasando momentos de desconcierto y perplejidad, por los últimos sucesos, que son de público conocimiento. Lo lamento mucho y pido disculpas a todo el Pueblo de Dios que peregrina en la Diócesis de Reconquista y a las personas de buena voluntad, por el escándalo y el desconcierto que causa toda esta situación por la que estamos atravesando. 

Por este medio, quiero manifestar algunas cosas que, espero, sirvan para traernos un poco de serenidad a todos: 

- Sigo asumiendo el compromiso firme de colaborar con la Justicia Civil, para que se pueda alcanzar la verdad sobre los sucesos investigados y que involucran a un sacerdote y algunos menores de nuestra diócesis. Como Obispo Diocesano esta ha sido la línea general trazada desde el principio, y que ha quedado de manifiesto en diversas circunstancias como, por ejemplo, la permanencia del sacerdote en la diócesis; las respuestas a requerimientos de datos para la investigación; los comunicados de prensa y las homilías llamando a trabajar por la verdad, la justicia y la paz social; la suspensión cautelar del sacerdote implicado; el inicio de la investigación canónica, fechada a principios de enero, realizada “de oficio” y enviada a Roma, a la Congregación para la Doctrina de la Fe, el 23 de Mayo pasado (2016), entre otras. 

- Estoy dispuesto a seguir acompañando a todas las partes involucradas, de acuerdo a lo expresado oportunamente, en particular a las familias de los menores afectados, quienes sufren especialmente esta situación. Así lo he intentado hacer. En este sentido quisiera aclarar que, la demora para tomar la denuncia a la familia damnificada, quienes decidieron hacerlo hace pocas semanas atrás, no es desatención o negligencia. Obedece a que estoy esperando instrucciones específicas de la Santa Sede para la continuidad del proceso canónico en curso. Por otra parte, no se ha realizado ningún pago al abogado defensor del sacerdote por parte del obispado ni está previsto hacerlo, aun cuando el Protocolo publicado recientemente por la Conferencia Episcopal Argentina, señala que, llegado el caso, el obispado debiera hacerse cargo de este tipo de gastos. 

- Sigo confiando en la fuerza de la oración, como camino para alcanzar los bienes que anhelamos. Por eso, los invito a todos a acrecentar la misma en nuestras comunidades y nuestro espíritu de penitencia, para que Dios ilumine a quienes tienen que alcanzar la verdad sobre lo sucedido tanto a nivel civil como canónico. También animo a todos a continuar con la labor pastoral cotidiana, sabiendo que el Reino crece con nuestros pequeños compromisos en favor de la verdad, de la justicia, de la misericordia y de la paz. 

Espero que estas consideraciones favorezcan la continuidad de la investigación, para que pronto se pueda alcanzar la verdad. Por mi parte, el día de mi ordenación episcopal les prometí “dar mi vida” por esta porción del Pueblo de Dios, que me dio todo y a la que quiero entrañablemente. Me mantendré en esta senda, procurando dar lo mejor de mi parte y tratando de actuar de acuerdo a las indicaciones de la Iglesia, hasta el día que el Señor lo disponga de otro modo.

 

Jorge Baclini fiscal general 14052019.jpeg
Jorge Baclini.

Somos ReconquistaHOY

Podés escucharnos de lunes a viernes de 16:00 a 21:00 hs en tu celular o cualquier dispositivo conectado a internet.
  Escucha Radio Diez en vivo
  Contactanos por WhatsApp 3482-552285