ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/35796

Comenzó el juicio para el director de una escuela primaria de Avellaneda acusado de abusos sexuales. Aquí lo que dijeron el acusador y la defensora.

La insólita actitud de la madre de una de las víctimas que fue a manifestarse durante el juicio a favor del acusado y llevó a su propia hija. Video con lo que allí dijo. El juicio sigue hoy.

cipre 1.jpg
Lucio Isidro Cipre, en sala de tribunales, en el primer día del juicio, el 19 de junio de 2019.

Lucio Isidro Cipre tiene 62 años, vive en el Barrio Padre Celso de la ciudad de Avellaneda y era director de la Escuela Primaria N° 1.296 "Máximo Vicentín" de ese barrio cuando fue denunciado penalmente y detenido el lunes 18 de abril de 2016. Ahora llegó al juicio oral y público en libertad con restricciones, acusado por los delitos de corrupción de menores de 18 años en dos hechos, abuso sexual con acceso carnal con menores de 13 y 16 años; y tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil en concurso real y en calidad de autor, por lo que el Fiscal Rubén Martínez pide que sea condenado a 7 años de prisión de cumplimiento efectivo. Lo defiende la defensora pública Fabiana Pierini y quien los escucha para luego dar el veredicto es la Jueza Claudia Bressán.

Los alegatos de apertura fueron el miércoles 19 de junio de 2019 y luego fueron escuchados 11 testigos.

La acusación:

El fiscal Rubén Martínez comenzó su alegato de apertura recordando que en su momento imputó a Lucio Cipré por tres hechos: Promover la corrupción de menores de 18 años, especialmente de dos víctimas de 13 y 16 años, facilitando, promoviendo y ejecutando conductas tendientes a afectar el normal desarrollo sexual de las menores; haber abusado sexualmente con acceso carnal en reiteradas oportunidades de la menor de 16 años aprovechándose de la inmadurez sexual de la misma; y tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil sin la autorización legal.

Le informó a la Jueza que la víctima de 16 años es una menor que proviene de una familia humilde de Lanteri, una familia vulnerable al igual que la menor a la cual se le agrega el hecho de que tiene un certificado de discapacidad porque tiene un leve retraso mental y dificultad visual. Ella, en los últimos meses de 2015 y comienzo de 2016, a consecuencia de los malos tratos y de un posible abuso sexual y con la intervención de la Subsecretaria del Menor y la Familia, fue objeto de un medida excepcional y alejada de su familia, fue alojada en el Hogar Doña Pina; y que es prima de la otra víctima, quien al momento de los hechos tenía 13 años, también vivía en Lanteri y fue otra víctima de Lucio Cipré, que él mismo la visitaba en su domicilio asiduamente y en varias oportunidades la trajo a su casa, donde la hizo víctima.

Señaló que Cipré ya tenía contacto con la menor de 16 años antes de que sea residente del Hogar de Transición Doña Pina y él trató de ocultar su identidad. Primero aparecía como un tío, luego como remisero, luego como un amigo y recién más adelante como Lucio Cipré. En ese momento tenía 59 años y mantenía relaciones con la menor, incluso antes de que ella fuera al Hogar. Además, mientras estuvo aproximadamente dos años internada en Doña Pina, incluso cuando la Subsecretaria de la Niñez la trasladó a la Ciudad de Santa Fe, también allí Cipré "se las arreglaba para mantener contacto y en todo momento trataba de influir sobre ella para instigarla hasta la fuga del Hogar, visitándola las veces que pudiera en los momentos que ella tenía recreo". Le regaló un celular con el cual se comunicaba y continuamente planificaban los encuentros a pesar de la oposición de la Subsecretaria.

Cuando la Fiscalía tomó conocimiento de los hechos, la menor victima declaró en la Agencia de Trata de Personas haber mantenido relaciones sexuales "consentidas" con Cipré en algunas de las salidas del Hogar. Por eso se ordenó un allanamiento en la casa donde encontraron dos armas de fuego que fueron secuestradas ya que no tenía credencial. Era una Carabina calibre 22 larga con cargador y una Escopeta de un caño calibre 16, se ordenó la intervención telefónica de los teléfonos usados por la menor y Cipré y de las conversaciones que mantenían se da cuenta de la "relación íntima y amorosa que existía, que él promovía y la instigaba a mantener esa relación, sabiendo que lo estaban investigando y que lo que estaba haciendo no era correcto".

Aseguró a la Jueza el representante del Ministerio Público de la Acusación que "tenemos acreditado que estos son actos de corrupción, que la vulnerabilidad de la menor no le permitían tomar en cuenta la situación de la cual se aprovechó el acusado para poder lograr su propósito y así mantener una relación que por supuesto terminaba con una relación sexual". Recordó que él tenía 59 años y ella 16, que antes de que estuviera internada, Cipré la visitaba y ofrecía su servicio, que se hacía conocer como director de una escuela, lo cual consideró que le daba "una mayor capacidad sobre las menores vulnerables y eso hacía que de alguna forma se despertara una confianza sobre él por parte de las menores y de la madre, sobre todo de una de las madres que permitía que viniera a la casa. Para lograr su cometido muchas veces se valió de sus hijos para poder acercar a las menores a la casa y allí someter los actos de corrupción en lo que lo estamos acusando. Cipré no es una persona que no sabía lo que hacía, era un director de escuela y -como dijo- tiene estudios terciarios; por eso hemos mantenido esta acusación con la intervención de la Agencia de Trata (de Personas) y de la Subsecretaria (de la Niñez) que actuó permanentemente en el tema, calificando los hechos como Corrupción de menores de 18 años en dos hechos, abusos sexuales con acceso carnal con menores de 13 y 16 años; y tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil en concurso real y en calidad de autor”, artículos 45, 55, 125, 120 y 189 bis segundo párrafo del Código Penal. La pena solicitada es la de 7 años de prisión de efectivo cumplimiento".

La defensa:

La defensora pública Fabiana Pierini expresó en el alegato de apertura que a tres años de la imputación que se le realizó a Cipré, ella aún no entiende "claramente" el objeto de este juicio. Achacó al fiscal que en su acusación no determina el tiempo de los hechos, que "nunca se determinó ninguna fecha", de manera que "los hechos y las circunstancias narradas por el fiscal pueden resultar en una interpretación muy distinta", que espera ver las pruebas durante el desarrollo del juicio, pero ya advirtió que "de acreditarse algo de lo que dice el fiscal, podrían los hechos acertar una lectura moralmente reprochable; así las cosas podríamos estar antes hechos que no se corresponden con la tipicidad prevista en ninguna figura penal seleccionada por el fiscal".

El acusado no quiso decir nada aún para defenderse, descansa -al menor hasta aquí- en el trabajo de la defensora pública.

La ronda de testigos continuará este viernes 21 de junio.

Los alegatos de clausura serán el lunes 24 a las 09:30 horas.

El veredicto será pronunciado el miércoles 26 de junio a las 12:00 horas.

 

MANIFESTACIÓN PÚBLICA 

Video: Haydee Mariana Miño es madre de una de las victimas (la nena de 13 años). Ella fue con su hija a la puerta de tribunales a manifestar que la acusación del fiscal es una "injusticia ", que Cipré"es un hombre bueno y muy respetuoso" .

 

Lucio cipre 2.jpg
Lucio Cipré detrás de su defensora, Fabiana Pierini, en el primer día del juicio, el 19 de junio de 2019 en los tribunales de Reconquista.
lUCIO cipre 3.jpg
Claudia Bressán, jueza.
cipre.jpg
Rubén Martínez, fiscal del caso, además de ser el Fiscal Regional.
Haydee Mariana Miño en tribunales a favor de Lucio Cipré
Haydee Mariana Miño es madre de una de las victimas (la nena de 13 años). Ella fue con su hija a la puerta de tribunales a manifestar que la acusación del fiscal es una "injusticia", que Cipré "es un hombre bueno y muy respetuoso".

x

lucio cipre boca.jpg
Lucio Cipré, antes de ser denunciado, así se mostraba en la red pública de Facebook.