Escucha Radio Diez en vivo
Clasificados Hoy BeneficiosHOY
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/35972

Fiscal insistió ante un tribunal superior que condene a Caño Mian por encubrir la Corrupción en Vialidad. También reiteró su convicción que coaccionó con esa intención. Mian insistió en su inocencia.

02072019 apelación juicio Vialidad Provincial x combustibles (2).jpeg
Aldo Caño Mian -de brazos cruzados-; y en el otro extremo el fiscal Martínez, quien insiste con el pedido que sea condenado, ambos en la sala de tribunales. 02 de Julio 2019.

El Fiscal Rubén Martínez apeló a un tribunal de Cámara para que condenen al ex delegado sindical de la Delegación Reconquista de Vialidad Provincial, Aldo Juan Daniel Mian, más conocido como Caño Mian, convencido que cometió dos delitos: el encubrimiento de la corrupción que allí se descubrió y por la cual se condenó en primera instancia al ex jefe Osvaldo Sánchez y al ex encargado de combustibles, Delfino Scarel; y coacción en perjuidio de otro empleado, Delfino Ruiz Díaz, para intentar que su hijo Javier no denuncie las maniobras que detectó para fabricar vales que eran canjeados al instante por dinero en efectivo en una estación de servicios de Reconquista (Esso El Cruce) en sintonía con dos empleados corruptos.

El fiscal se sintió agraviado por el fallo de primera instancia que firmó el Juez Mauricio Martelossi, quien consideró que esos delitos no fueron probados durante el juicio oral y público. Para Martínez, el juez fundó la absolución de Mian partiendo de "conclusiones erróneas que lo llevaron a una resolución también errónea, tanto en la valoración de la prueba a la luz de la sana crítica racional, como así también por la falta de ponderación de otras". El jefe de los fiscales le hizo saber al tribunal superior que el juez no admitió una prueba que para él era fundamental: la grabación que hizo Ruiz Díaz cuando Mian cometía el delito, y que si bien el juez de primera instancia no permitió que se exhiba esa prueba durante el juicio, está la declaración testimonial de Ruiz Díaz durante el desarrollo del juicio. Martínez insistió que esa prueba debió ser admitida porque "es legal". Insistió que Mian quería ocultar las maniobras defraudatorias que él apañaba como delegado gremial. También se apoyó en otra prueba que son las escuchas de los teléfonos intervenidos por orden del juez de la instrucción penal preparatoria, donde queda claro que el sindicato sabía de la existencia de las maniobras delictivas y la intención de encubrimiento era clara.

Recordó Rubén Martínez al tribunal la obligación del Estado de combatir la corrupción en todas sus formas, incluyendo el encubrimiento, y que hay compromisos internacionales contraídos en ese sentido. Además, refirió al daño que genera la corrupción en las instituciones, que la corrupción debe considerarse que no constituye solo un problema moral de los gobernantes que usan su posición de poder para delinquir en beneficio propio, que la corrupción adminstrativa es una cuestión de interés general ya que expande el desánimo en la población, desacredita las instituciones, agrava las cargas públicas en término de presión tributaria y sustrae recursos que, de lo contrario, podrían aplicarse a satisfaccer necesidades sociales en áreas tan cruciales como la salud, la educación y la creación de trabajo con inversión pública genuina, parafraseando a María Angélica Gelli.

Luego de escuchar al fiscal, Mian le dijo al tribunal: "A veces me pregunto y no se ni por qué estoy acá. Estoy ajeno totalmente a todo. Si querían lastimarme ya me lastimaron. Tengo una familia excelente, tengo 41 años dentro de Vialidad, fui 8 años vicepresidente de la Liga de Padres de Familia, 17 años en la Parroquia y tuve que renunciar, actualmente Fiscal General del Concurso del Surubí. A todo ésto lo voy a resumir con pocas palabras con el refrán que dice: A río revuelto ganancia para el pescador, y hubo un pescador que vendió pescado podrido, y a ese pescado podrido lo compró el señor fiscal Martínez". También le contó al tribunal que vive en su casa propia en el Barrio Hospital junto a su mujer, quien es vicedirectora de una escuela.

De la defensa técnica del ex delegado gremial se ocupa el abogado Andrés Ghio, quien descalificó los agravios del fiscal y pidió al tribunal que definitivamente confirme la absolución de Mian.

El tribunal escuchó a las partes y ahora se tomará su tiempo para resolver el pedido del fiscal. Pero llevará más días de lo normal porque parece que el tribunal está decidido a analizar minuciosamente la decisión del juez de primera instancia, a punto tal que pidió en la misma audiencia que la Oficina de Gestión Judicial les remita "la totalidad de las actuaciones vinculadas con este proceso con copias debidamente ordenadas y foliadas, todo ello debido a la complejidad que demandará el estudio pormenorizado de todas las actuaciones y actos que se han sustanciado, las que serán resueltas en el término de ley a partir de que se cumpla con lo aquí ordenado".

La audiencia de apelación oral y pública se realizó el martes 02 de Julio de 2019 en los tribunales de Reconquista. El tribunal estuvo integrado por los jueces José Mántaras (presidente), Eduardo Bernacchia y Roberto Oscar Reyes.

La corrupción no constituye solo un problema moral ...la corrupción expande el desánimo en la población, desacredita las instituciones, agrava las cargas públicas en término de presión tributaria y sustrae recursos que, de lo contrario, podrían aplicarse a satisfaccer necesidades sociales en áreas tan cruciales como la salud, la educación y la creación de trabajo con inversión pública genuina.

02072019 apelación juicio Vialidad Provincial jueces Roberto Reyes José Mántaras y Eduardo Bernacchia.jpeg
Roberto Reyes, José Mántaras y Eduardo Bernacchia, integrantes del Tribunal que escuchó la apelación del Fiscal Martínez para que condenen a Mian, luego que fue absuelto en primera instancia por el juez Martelossi.

Lo que viene: en otro artículo publicaremos la cuestión vinculada con Osvaldo Sánchez y Delfino Scarel, los dos condenados en primera instancia por la corrupción en la Delegación Reconquista de Vialidad Provincial, para quien el fiscal Martínez pidió que eleven las condenas a 8 y 7 años de prisión respectivamente. Martelossi los condenó a ambos a 3 años de prisión de efectivo cumplimiento, lo que no satisface la pretención del Ministerio Público de la Acusación que apeló por más. Si las condenas son confirmadas, el ex jefe de Vialidad en Reconquista (Sánchez) y el ex encargado de combustibles (Scarel) deberán ir a la cárcel.

Somos ReconquistaHOY

Podés escucharnos de lunes a viernes de 16:00 a 21:00 hs en tu celular o cualquier dispositivo conectado a internet.
  Escucha Radio Diez en vivo
  Contactanos por WhatsApp 3482-552285