ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/39098

Se realizó una audiencia clave por el femicidio de Rosalía Jara y ahora el juez debe dictaminar si el profesor Valdez va a juicio o queda sobreseído.

Está detenido hace dos años y medio. Qué pidieron cada una de las partes y qué discutieron. Ironías, burlas y acusación de delitos contra un ex fiscal y otros detalles de la audiencia.

WhatsApp Image 2020-02-06 at 08.37.31.jpeg
Fiscal Gustavo Latorre y los querellantes Carolina Walker y Matias Pautasso, en el escritorio de la izquierda; y en el de la derecha, los abogados defensores Jorge Bedouret y Bárbara Reynoso junto al acusado, el profesor Juan Valdéz. Sala de audiencia, el 06 de febrero de 2020.

Este jueves 6 de febrero de 2020 se realizó en los tribunales de la ciudad de Vera la audiencia preliminar al juicio por el asesinato de Rosalía Jara y ahora el juez Sebastián Banegas tiene 5 días hábiles para dar a conocer su decisión sobre las cuestiones planteadas por las partes, entre ellas si dispone la realización del juicio y si el único acusado continuará en prisión preventiva.

El profesor de Educación Física Juan Oscar Valdéz es acusado del delito de homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por la violencia de género, lo que conocemos como femicidio, delito que el Código Penal reprocha con prisión perpetua, que es lo que solicitaron tanto el fiscal como la querella, mientras que la defensa pidió su sobreseimiento sin juicio; y que sea cual fuera la resolución, que ponga fin a la prisión preventiva que ya lleva dos años y medio.

 

LA POSICIÓN DEL FISCAL

En la audiencia preliminar, Gustavo Latorre acusó al profesor Juan Valdéz que mediante comunicación telefónica el 01 de julio de 2017 acordó con Rosalía Jara encontrarse en la garita en calle Santa Fe y Juan Perón de Fortín Olmos, encuentro motivado en razón de que Rosalía insistía que le pase dinero para la hija en común.

Rosalía subió voluntariamente al auto y se retiraron sin precisar adónde, le quitó el celular y posteriormente con dolo homicida sesgó la vida mediante al menos un golpe contuso en la cabeza que fracturó el maciso facial izquierdo. Para eso se aprovechó de una relación desigual de poder. Ya muerta, en su automóvil Toyota Corolla color blanco trasladó el cuerpo de Rosalía al campo de Braida que está en el Km 34 de la Ruta Nacional 98, donde lo arrojó luego de ingresar 150 metros medidos desde la banquina.

El 04 de julio de 2017, cuando tomó conocimiento por personal policial de Fortín Olmos que sería citado a declarar y que iban a verificar su teléfono, lo manipuló entre las 20:00 y las 22:20 horas y mediante técnicas de borrado seguro eliminó para siempre archivos que no pudieron ser recuperados.

Sostuvo que el crimen fue por el reclamo de la paternidad y gastos para alimentos, quiso ocultar también la relacion extramatriomonial y para eso abusó de las condiciones económica, cultural y de otras índoles en una relación claramente desigual.

Hizo mención de todos los testigos que tiene para convocar al juicio y qué tipo de aporte haría cada uno de ellos, los documentos y medios de prueba materiales que dispone.

En base a todo eso pidió la apertura del juicio por homicidio doblemente agravado, por el vinculo y por haber mediado violencia de género, Artículo 8 incisos 1° y 11° del Código Penal Argentino; y que pretende que sea condenado a la pena de prisión perpetua.

El fiscal sostuvo que la relación extramatrimonial y desigual comenzó cuando Rosalía tenía 14 años y era alumna de Valdéz, que ambos coincidieron tanto en la escuela primaria como en la secundaria, Rosalía como alumna y Valdez como profesor de las escuelas San José Obrero y Esteban Maradona, ambas de la localidad de Fortín Olmos.

Producto de esa relación extramatrimonial, Rosalía quedó embarazada y fue mamá. Valdez mediante entrega de dinero y manipulación pudo mantener oculta la identidad de la niña, quien llevaba el apellido que le dio el señor Agustín Aldo Mansilla, quien fuera concubino de Rosalía, relacion que se rompió y Mansilla impugnó la paternidad porque Rosalía le había iniciado juicio por alimentos. 

Al caer el sostén de Mansilla, Rosalía comenzó a reclamarle al profesor Valdez que pase alimentos para la hija, y le daba 300 pesos por mes. Esta situación derivó en un intento de suicidio de Rosalía.

Señaló el fiscal que el 01 de julio de 2017, día que Valdez hizo desaparecer a Rosalía, tuvieron 13 llamadas telefónicas, 9 llamados no atendidos y 4 que no superan el minuto de comunicación. El último llamado entre ambos fue a las 22:17 horas y luego Rosalía no fue vista más y no hubo ningún llamado más entre ambos, conforme surge del informe brindado por la compañía telefónica Personal. 

Esa noche Rosalía estaba en el Bar Vazquez jugando a las cartas y al recibir el llamado de Valdez salió hablando por teléfono y fue vista por los presentes quienes fueron ofrecidos para el juicio como testigos de la causa. Vieron que Rosalía salió del bar hablando por teléfono, camino hasta la esquina y de allí corrió hacia la garita donde otros dos testigos vieron que había un auto nuevo, blanco y de tamaño grande que el fiscal cree que podrá demostrar en el juicio que era el Toyota Corolla blanco del profesor Valdéz.

Recordó el fiscal que el 04 de julio de 2017 a las 17:30 horas un procedimiento de Bomberos de Santa Fe con el perro Alex, permitió otra determinación. El perro captó el aroma de Rosalía en el Bar de Vázquez, salió del bar y llegó a la garita donde perdió el rastro. Es que allí es donde el fiscal dice que podrá demostrar que Rosalía subió al auto y luego quedó bajo el poder de su asesino.

Después de matarla y abandonar el cuerpo en el campo de Braida y al saber que lo estaban investigando porque le avisó al menos un policía del pueblo, Valdez borró pruebas. Pericias demostraron que 3 días después de matarla, a las 21:15 horas del 4 julio 2017 Valdez reinició el sistema Androide de su celular, luego a las 21:36 hs instaló Facebook, a las 21:54 hs instaló WhatsApp y luego Google Play. Esa noche también borró su cuenta de Gmail asociada al teléfono y confirguró nuevamente su teléfono asociado a la cuenta [email protected]. Remarcó el fiscal que usó técnicas de borrado seguro que impiden la recuperación de los archivios. Ni los expertos de la PDI ni de Gendarmería pudieron recuperar los archivos borrados del celular de Valdez. La pericia también determinó que Valdez tenia bloqueado 4 perfiles de Rosalía Jara en Facebook.

El fiscal tiene para llevar al juicio otro informe del Ministerio Público de la Acusación con el que considera que podrá probar que el 15 de julio de 2017 -14 días después del crimen- Valdez le comunicó a una hijastra que tenía nuevo número de celular. También consta que se comunicó con una tal Olga y le contó que su padrastro tenía una relación con Rosalía, pero que no era responsable de su desparición, que era por la timba. Además le hizo saber a la pareja de Valdez que este mintió porque dijo que esa noche del sábado 01 de julio en el que desapareció Rosalía estuvo en su casa y eso era falaz.

Otras pruebas que sostiene el fiscal es un informe brindado por la Policía Federal Argentina sobre la geolocalización de los celulares de Valdéz y Rosalía. Cuando fue la última comunicación entre ambos, a las 22:17 horas del día de la desaparición, estaban bajo cobertura de la misma antena de celular, eso significa a una distancia no superior de 2.000 metros. Se supone que es cuando Valdez le dijo por teléfono que salga del bar y camine hasta la Garita donde él la pasó a buscar. 

En la Investigación Penal Preparatoria se confirmó además mediante cruce de ADNs que la hija de Rosalía lo es también de Juan Valdez.

El hallazgo de los restos óseos y prendas de vestir de Rosalía Jara el 27 agosto 2018 en el campo de Mario Braida, confirmado también mediante cruce de ADNs y el testimonio de Liliana Jara, quien reconoció que era ropa de su hija. El informe del Equipo de Antropología Forense determinó además lesión perimortem en el macizo facial izquierdo de Rosalía, compatible con trauma contuso.

 

LO QUE DIJO LA QUERELLA

En representación de Liliana Jara actúa desde noviembre de 2019 como querellante la abogada santafesina Carolina Walker, quien en la audiencia avisó al juez que ella adhería a lo manifestado por el fiscal Gustavo Latorre, que le pareció que "fue muy claro", pero remarcó la cuestión de género refiriendo a la relación desigual de poder que había entre Valdez y Rosalía. Refirió a cuestiones culturales, sociales, de sometimiento sexual y económico para mantener a su hija. Refirió a una relación que comenzó cuando Rosalía era muy pequeña y Valdez era su docente, otra relación desigual de poder. Fue un caso de violencia de género y femicidio, sostuvo. Coincidió en la calificación de los hechos que hizo el fiscal, también pidió la apertura del juicio, que Valdez  sea condenado a la pena de prisión perpetua y que continúe en prisión preventiva.

Carolina Walker estuvo acompañada por su colega Matias Pautasso, quien no usó la palabra. Ambos abogados de la ciudad de Santa Fe ingresaron como querellantes a la causa en noviembre de 2019 en reemplazo de la dupla Ariel Williambi y Aníbal Zupel.

 

LO QUE DIJERON LOS DEFENSORES

El Dr. Jorge Bedouret comenzó su exposición solicitando al juez Santiago Banegas que rechace las acusaciones de fiscal y querella porque toda la acusación es una fantasía, un invento… todo un invento de una fiscalía obsesionada con Juan Valdez para llevarlo a juicio y que lo espere en prisión preventiva... Todo es oscuro, nada claro, hay pruebas inventadas, cuestionó.

Sostuvo que la acusación formulada por fiscalía y querella no cumplen con los requisitos de ley; es una burla al sistema la acusación que hizo el Dr. Latorre; estas acusaciones no deberían ser siquiera analizadas porque no son acusaciones y por ese motivo deben ser rechazadas, omitió un montón de detalles que hacen falta en la pieza acusatoria, estas acusaciones son todas inválidas, no cumplen con los requisitos. Opinó también que el fiscal enumeró hechos sin elementos de convicción que los respalden, no tiene un proyecto de condena porque no hay convicción y no podemos ir a juicio con un intento de acusación.

Recordó que el mismo juez que lo escuchaba ya había rechazado la acusación anterior y esta es tan oscuro como aquella, solo cambió literalmente la coma y alguna cosita... han desperdiciado una oportunidad valiosa; es que en esta causa no se investigó debidamente. La fiscalía tuvo una obsesion con juan Valdez, se investigó una persona y no los hechos y lo voy a demostrar. No se profundizó la investigación. Los acusadores inventaron lo que no tenían. Persiguieron a Valdez que era su obsesión, pero había otros sospechosos.

Entiende que Valdez no tenía ningún motivo para matar a Rosalía Jara y consideró que no hay elementos para probar la relación entre ambos mas allá de la amistad y el conocimiento. En otro momento de su alocución insistió en decir que no está probada ni siquiera la relación entre ambos, no hay un solo elemento ni declarcion testimonial ni evidencia que la relación haya comenzado a los 14 años. Y en el devenir del debate reconoció que está la hija en común confirmado por el cruce de ADNs.

Sostuvo que el único elemento que no es un elemento es la declaración testimonial de Juan Valdez que no puede ser utilizada, no debe ser utilizada, es una falta de respeto utilizar eso ya que el sospechoso no estuvo asistido por un abogado. (Ese testimonio fue en sede policial cuando empezaron a buscar a Rosalía y la policía de Fortín Olmos convocó a Valdez para ver qué información podía aportar, por lo tanto no declaró acompañado por un abogado).

Aunque nadie lo crea todos tenemos derechos y en la diversidad de género más aún. Valdez tiene derechos también, ironizó Bedouret, recordando que está preso hace mas de 2 años y medio, 32 meses hace que está preso y debe recuperar la libertad y no debe ir a juicio, reclamó.

Sobre el aprovechamiento de la vulnerabilidad de Rosalía, preguntó: ¿de qué se aprovechó Valdez?. No esta probado de ninguna manera. Valdez nunca se aprovechó de Rosalía, jamás, todo lo contrario, sin tener ninguna obligación Valdez pidió el ADN para saber si (la nena) era su hija.

Sobre relación desigual de poder entre Rosalía y Valdez invocada por los acusadores, Bedouret preguntó ¿de dónde sale eso, cuál es la relación desigual?.  No hay ninguna evidencia, ni un testigo malintencionado sobre eso, Valdez pidió el ADN.

Denunció que Valdez sufrió en la celda barbaridades que le hicieron para apretarlo, para que confiese lo que no había hecho.

Sobre reclamos verbales de Rosalía para que pase alimentos para la nena, el defensor refirió a un testimonio atribuido a Liliana Jara que según la acusación le pasaba 300 pesos mensuales, diciendo que jamás Liliana pudo haber dicho eso porque afirmó desde el minuto cero de la investigación que desconocía que la nena era hija de Valdez, que Rosalía nunca le había dicho eso, que hay una declaración que tomó el primer fiscal del caso, Gauna Chapero, y está el audio donde la mamá y hermano de Rosalía el 27 septiembre de 2017 declararon sin decir nada de lo que la fiscalía dice que dijo, nada de eso, dijo todo lo contrario. Gauna Chapero le preguntó si sabía que Valdez trataba mal a Rosalía y el hermano respondió que "NO". Y cuando le preguntó si pedía dinero para su hija, también respondió que "NO", que nunca escucho eso. Lo que si admitió el defensor es que Valdez la ayudaba económicamente, que le daba plata cuando la veía, pero que no era para alimentos. ¡Basta por favor, se tienen que terminar estas mentiras!, reclamó Bedouret en la sala.

 

MAS CRÍTICAS Y ACUSACIÓN A UN EX FISCAL DE HABER COMETIDO DELITOS

Bedouret echó en cara a los acusadores no haber investigado a otras personas que para él son sospechosos, como Julio Rivero, quien le pegó varios puñetes a Rosalía y hay placas de ese suceso. También Mansilla le pegó y le hicieron estudios en la cabeza. Eso lo denunció y los policías no hicieron nada, está el expediente. Todo esto fue ignorado por el fiscal porque Gauna Chapero tenía un solo objetivo: Juan Oscar Valdez. Lo lógico de un fiscal  sería preguntar por Rivero, investigar a Mansilla, hablar con el médico, eso debe hacer un investigador, indicó, recordando que Rosalía estaba desaparecida y había que encontrarla, suponer que estaba viva y encontrarla y nada de eso pasó. Gauna Chapero insistió en preguntar por Valdez, ignorando los otros hechos, no parece un hombre de derecho, opinó, acusandolo de obrar con falta de objetividad e incluso sostuvo que el ex fiscal cometió delitos, graves delitos, no solo la falta de objetividad, me atrevo a decir otros delitos. E insistió en señalar que Gauna Chapero no avanzó con otras investigaciones porque no le servían para acusar a Juan Valdez.

Sostuvo que Mansilla vivía peleando con Rosalía y no lo investigaron. Le vivía pegando y lo dijo la propia madre de Rosalía.  Rosalía decía que no iba a devolver la casa a Mansilla, que decía: "Muerta me van a sacar …y muerta la sacaron".

-¿Quien tenía un móvil para matar a Rosalía?, se preguntó en voz alta, respondiendose: -Que Rosalía le reclame algo a Valdez no es un móvil. -¿Quien había intentado matarla varias veces?. ¡¡¡Era Mansilla, si, era Mansilla!!!, exclamó.

Se burló también sobre la historia del Nido de Carancho y los pelos que el animal había llevado al nido, con lo que hicieron una novela para ganar tiempo con Valdez en prisión. Recordó que mandaron los pelos al laboratorio a comparar con un cabello que encontraron en el auto de Valdez y cargó también contra los jueces Gustavo Gon y Carlos Renna quienes con supuestas excusas extendieron la prisión preventiva de Valdez, hasta por ese nido de carancho porque había que esperar los resultados del exámen.

Me altero un poco con esta causa, en otras no me pasa, dijo cuando por tercera vez le pidieron que hable bien frente al micrófono por la necesidad de que todo quede grabado claramente.

Rechazó que culpa de Valdez Rosalía haya intentado suicidarse. Recordó que quien le iniicó el juicio de filiación es Mansilla.  ¿Mansilla le inició el juicio y la culpa va a ser de Valdez?, ironizó.

Opinó que la conducta de Valdez no es de un homicida. Cuando lo convocaron fue a la comisaría con el auto y el celular. Le tomaron la declaración sin presencia de un abogado defensor, declaración que cambiaron 5 veces. Remarcó que esa no es la conducta de un homicida. Tuvo tiempo de hacer cualquier cosa, hasta fugar a otro país teniendo la frontera cerca y quedó en el pueblo hasta que fue aprehendido el 20 de julio de 2017.

Sobre testigos que los acusadores quieren llevar al juicio porque vieron un auto nuevo, grande y blanco en la garita, que el fiscal asocia con el Toyota Corolla de Valdéz, Bedouret sostuvo que no vieron subir a Rosalía, nadie la vio subir al auto, y que automóviles Toyota blanco como ese hay 3 en el pueblo y esa noche había fiesta y había más del doble.

Sobre la gran cantidad de llamadas a Rosalía el día de la desaparición, recordó que también había otras llamadas en su celular; que ella llamó al señor Anacleto Aranda a las 22:18, después que habló con Valdéz. Todo es oscuro, nada claro, opinó y el fiscal lo interrumpió para pedirle al juez que el defensor refiera exclusivamente al motivo de la audiencia preliminar y a cuestiones que deberán ser debatidas en el juicio.

Retomó Bedouret con acusaciones de pruebas inventadas y otra vez lo interrumpieron, en este caso la abogada querellante Carolina Walker quien pidió al juez que refiera sobre el motivo puntual, recordandole que la audiencia no era para debatir pruebas, que eso se hará en el juicio.

Beroudet siguió discutiendo pruebas, que los acusadores no demostraron que Rosalía subió al auto, que no demostraron nada, y volvió a reclamar: Expliquenme de qué tengo que defenderme, lo tienen preso hace 32 meses!!!, esta acusación debe rechazarse.

Se burló de Gustavo Gon al que calificó como "juez pronosticador", por haber anticipado que Valdez llegaría al juicio en prisión preventiva. Gon fue juez de la investigación hasta que por ese suceso a mitad de 2019 fue separado y reemplazado por Santiago Banegas.

La co-defensora Bárbara Reynoso, pronosticó que de haber juicio los acusadores no podrán probar que Rosalía subió al auto de Valdez, que él le apagó el celular y que él la amenazó por reclamarle dinero par la nena; y recordó que no se puede condenar a una persona ni con la imaginación ni con el deseo, se necesitan pruebas y en esta causa no hay ninguna evidencia de lo que afirman como una realidad. Cree que tampoco los acusadores podrán demostrar cómo llegó el cuerpo al campo de Braida, cómo lo depositó, de eso no dicen nada. Es difícil que esta acusación llegue al juico porque no sabemos cómo defender. Lo único que sabemos es que solo se investigó a Juan Valdez, se armó un librero, una historia para Juan Valdez y lo que no saben lo inventan y en esta película hay una persona hace casi 3 años privda de libertad y esto es inadmisible. Deseamos que esta película de terror se termine pronto, que se termine hoy, que el peso de la ley caiga sobre los verdaderos culpables, no sobre un inocente. También pidió que caiga el peso de la ley sobre los que investigaron mal en una causa donde lo único que abunda es la duda. No puede estar preso juan Valdez por las dudas, por las dudas tiene que estar en libertad.

Avisó al juez que la defensa no sabe de qué tiene que defenderse mas allá de las comunicaciones telefónicas.

Solicitó finalmente al magistrado que rechace la acusación por infundada y oscura y dicte el sobreseimiento. De manera subsidiaria pidió que de ir a juicio se revoque la prisión preventiva porque Valdez no va a evadir el proceso, que le pongan una tobillera, ofreció cualquier chance pero basta de tener a una persona presa por las dudas, no es lo que dice la ley ni los tratados internacionales.

Su colega Beroudet agregó que  en esta causa se violaron los derechos humanos de Rosalía Jara pero también los de Juan Valdez, quien hace 32 meses que esta preso. Esto es realmente muy grave y las agencias del poder son las responsables, acusó. Y parafraseó “No hay crímenes perfectos, hay investigaciones imperfectas”.

 

REPLICAS

En el tiempo dedicado a las réplicas, el fiscal Latorre respondió a Beoudet que lejos de ser una fantasía, hay una serie de evidencias que les hace pensar que al cabo del juicio Valdez será condenado; y sobre la relación entre Rosalía y Valdez contestó a los defensores que recuerden que tienen una hija en común y que además en el juicioi van a declarar varios testigos sobre la relación entre Valdez y Rosalía, ahí interrumpió Beroudet reconociendo que la relación estaba probada con la bebé; y el fiscal sonrió. Luego agregó lo llamativo que luego de la desaparición de Rosalía nunca mas hubo un llamado entre ambos. 

Para la defensora no es pensamiento del siglo XXI pensar que tener un hijo en común es tener una relación de pareja.

 

LAS PRUEBAS A DISCUTIR SI HAY JUICIO

Las partes informaron al juez que habían acordado incorporar todas las pruebas aportadas por cada lado, pero el juez no lo aceptó y dispuso prolongar la audiencia y analizar una a una qué pruebas incorporar para evitar que hasta lo innecesario sea discutido durante el juicio.

Las menores que son testigos en la causa van a declarar anticipadamente en Cámara Gesell, entre ellas varias menores que lo vieron a Valdez la noche de la desaparición de Rosalía y también una hijastra del acusado, quien también puso al descubierto esa salida, y que además sabía de la relación extramatrimonial de la pareja de su mamá con Rosalía.

También la acusación pidió que se incorporen al juicio los testimonios en Cámara Gesell de varias menores de edad que denunciaron a Valdez por delitos contra la integridad sexual, acoso y grooming. Varias fueron sus alumnas, como también lo fue Rosalía, a quien hizo su pareja desde que tenía 14 años, le achacaron. También la acusación quiere que conste en el juicio que algunas menores y otros testigos fueron hostigados para que no lo comprometan a Valdez.

El fiscal pidió al juez que en el juicio se incorpore el testimonio del periodista Gustavo Raffin quien entrevistó a Valdez antes que sea aprehendido, a lo que el defensor se opuso. Es otra de las controversias que deberá resolver el magistrado.

La audiencia que aquí contamos fue el jueves 06 de febrero de 2020 en los tribunales de la ciudad de Vera.

 

SI HABRÁ JUICIO Y SI VALDEZ QUEDA LIBRE

Son dos de las varias decisiones que deberá tomar el juez de la investigación penal preparatoria luego de esta audiencia. Debido a la complejidad de la causa y las controversias entre las partes respecto a los testigos y pruebas a incorporar al juicio, el juez se tomará los 5 días hábiles que dice la ley para dar a conocer su veredicto. Consultado por ReconquistaHOY dijo que sería difundido el viernes 14 de febrero de 2019.

 

El Código de Procedimiento de la Provincia de Santa Fe establece en su artículo 303 que el juez deberá dar a conocer su veredicto de la audiencia preliminar dentro de los cinco días de finalizado el debate. Debe difundir los fundamentos de todas las cuestiones planteadas y, en su caso:

1) admitirá o rechazará, total o parcialmente, la acusación del Fiscal y del querellante si fuera el caso, y ordenará, en su caso, la apertura del juicio;

2) ordenará la corrección de los vicios formales de la acusación;

3) resolverá las excepciones planteadas;

4) sobreseerá, si se presentan los presupuestos necesarios;

5) suspenderá el procedimiento a prueba o aplicará criterios de oportunidad, resolviendo lo que corresponda;

6) ratificará, revocará, sustituirá, morigerará o impondrá medidas cautelares;

7) ordenará, si corresponde, el anticipo jurisdiccional de prueba solicitado;

8) aprobará los acuerdos a los que hubieran llegado las partes respecto a la reparación civil y ordenará todo lo necesario para ejecutar lo acordado;

9) admitirá o rechazará la prueba ofrecida para el juicio;

10) ordenará la separación o la acumulación de los juicios.
Esta resolución será recurrible por las partes.

Si dispone la apertura a juicio, deberá contar con las siguientes precisiones:

1) si el juicio se llevará a cabo ante un Tribunal conformado uni o pluripersonalmente;

2) cuál es el o los hechos por los cuales se autoriza la apertura del juicio, describiéndolos con precisión, como así también indicándose su calificación jurídica;

3) la identificación de los acusados y las partes admitidas;

4) la decisión sobre la admisibilidad o inadmisibilidad de la prueba ofrecida para el debate y, en su caso, las convenciones probatorias a las que hubieren arribado las partes;

5) la individualización de quiénes deben ser citados a la audiencia del juicio oral;

6) cuando el acusado soporte una medida de coerción, su subsistencia o consideración;

7) en caso de pluralidad de querellantes, la orden de unificar personería cuando fuere necesario;

8) la orden de remitir las actuaciones, la documentación y cosas secuestradas a la Oficina de Gestión Judicial.

WhatsApp Image 2020-02-06 at 08.37.32 (1).jpeg
Santiago Banegas, juez de la Investigación Penal Preparatoria. 
WhatsApp Image 2020-02-06 at 08.37.31 (1).jpeg
Juan Valdez contra la pared; y a su derecha, sus abogados defensores, Bárbara Reynoso y Jorge Bedouret, quienes sobre la hora de inicio del juicio renunciaron con duras críticas al Poder Judicial. De pie, se lo ve llegando con camisa clara al otro abogado de la defensa, Jorge Faisal, quien además es hermano de la esposa de Valdéz. Imagen captada por ReconquistaHOY un minuto antes de comenzar la audiencia preliminar del juicio, el 06 de febrero de 2020. 
WhatsApp Image 2020-02-06 at 08.37.32.jpeg
El fiscal Gustavo Latorre sentado junto a los querellantes en representación de la familia de la víctima, abogados Carolina Walker y Matias Pautasso.  Sala donde se realizó la audiencia preliminar al juicio el 06 de febrero de 2020.
Rosalía Jara.
Recuerdo de Rosalía Jara (+qepd).