ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/40350

Héctor López reconoció que violó a la chica discapacitada y arregló sin juicio 8 años de condena.

La condena también es por un intento de evasión. Otro suceso de López es cuando se prendió fuego dentro de la celda.

Héctor Ismael López, 36, vecino del Barrio Nueva Fe de Reconquista, fue condenado este jueves 23 de abril de 2020 por abuso sexual con acceso carnal y por tentativa de evasión, a la pena de 8 años de prisión de cumplimiento efectivo. Además le decomisaron definitivamente la bicicleta que pasó a ser propiedad del Estado Santafesino.

Así lo acordaron en procedimiento abreviado (que evitó el juicio) López con su defensora oficial, María Noel Severo y el fiscal Leandro Mai, con el consentimiento de la madre de la víctima, quien no quería pasar por otro juicio, ya sufrió ese drama cuando le violaron otra hija, contó.

La condena acordada entre las partes fue avalada por el juez penal Mauricio Martelossi. 

En un momento también Ricardo Degoumois defendió a López, quien luego siguió con la defensa oficial.

 

Le quedan casi siete años más en la cárcel 

López está preso desde el 30 de enero de 2019 y tendrá que cumplir la totalidad de los 8 años, no podrá gozar el beneficio de la condicional luego del 2/3 como era antes porque se modificó el Código Penal. Los legisladores le quitaron esa atribución a los jueces para ciertos delitos (como los sexuales) que fueron cometidos después del 28 de julio de 2017 cuando entró en vigencia la reforma a la ley penal.

La víctima de López es una joven que hoy tiene 19 años pero una edad mental de 8 ó 9 años, según dijo su madre a ReconquistaHOY, sufre el Síndrome de Smith Migenis.

 

El ataque  fue en plena tarde del miércoles 30 de enero de 2019 en la zona Oeste de la Ciudad de Reconquista, en un terreno baldío con altos pastizales sobre calle Jorge Newbery al 2.800, frente a la distribuidora de Arcor,  inmediaciones del Distrito de Industrias y Talleres.

Alertados de la situación, familiares de la víctima llegaron al baldío y el atacante salió corriendo con el torso desnudo, con un pantalón de jean y calzado en un solo pie. Dejó allí la bicicleta en la que había llegado con su víctima. En la corrida fue atrapado por una patrulla policial que había sido alertada del suceso. Detalles del momento fueron narrados en vivo por testigos durante la transmisión de ReconquistaHOY.

La víctima fue trasladada al Hospital. También el sospechoso, para la habitual revisión de quien es aprehendido por la policía y le hicieron extracción de sangre. Allí también acudieron el fiscal de turno Leandro Mai, y el jefe de los fiscales en la región, Rubén Martínez, que si bien estaba de vacaciones hasta este 31 de enero, quiso interiorizarse del suceso. 

Luego se supo que el abuelo de la víctima denunció que una persona la levantó en bicicleta, la que fue secuestrada en el baldío. Aparecieron varios testigos que dieron cuenta del paso a paso, desde que la subió a la bicicleta, cuando entraron al baldío donde fue la violación y cuando salió corriendo y lo atraparon. También hay filmaciones que aportó Coco Báscolo que tiene enfrente su distribuidora.

Ya en el hospital, el fiscal de turno destacó como "excelente el trabajo del personal de la Comisaría Primera". 

Lugar donde Héctor Ismael López violó a la joven discapacitada con edad mental entre 7 y 8 años. Es un baldío sin mantenimiento al 2.800 de calle Jorge Newbery, frente a Distribuidora Arcor, en el Distrito de Industrias y Talleres.
La Policía de Investigaciones cuando trabajó en el lugar del hecho.
La bicicleta en que se trasladaba Héctor Ismael López quedó secuestrada. La abandonó al salir corriendo del baldío donde estaba con su víctima.

 

El día que generó corridas en tribunales 

El 04 de febrero de 2019, a las 09:10 horas, en la Oficina de Gestión Judicial, cuando terminó la audiencia de medidas cautelar en donde se le impuso la prisión preventiva, al momento de ser trasladado por personal policial a la sala 3, para esperar el oficio, forcejeó con el suboficial Chamorro que intentaba colocarle las esposas, salió corriendo por una escalera y subió al primer piso de la oficina, donde se encuentra una sala de deliberación donde rompió el picaporte para acceder al hall de la Oficina donde fue interceptado por otro policía, que en forma conjunta con el resto del personal logro reducirlo oponiendo resistencia en todo momento. Tuvieron que actuar tres agentes para poder reducirlo. Además se golpeó solo la cabeza contra el piso y contra un picaporte. Por este suceso había sido imputado por evasión y resistencia a la autoridad, pero finalmente no lo condenaron por este hecho. López dijo que no quiso fugar sino que se quiso suicidar.

"En realidad no me quise fugar, porque si yo me quería fugar no me hubiese ido para arriba. Me quise suicidar. En el segundo piso, allá arriba, me quería tirar, no era un intento de fuga. Me acusan de algo que yo no hice, no fue así como dicen porque me están acusando de algo que yo no hice. Esto no es vida, estoy ahí encerrado por algo que yo no hice", había dicho para defenderse. Entonces todavía negaba ser autor de la violación.

 

El día que se prendió fuego en la celda

En el mediodía del 05 de febrero de 2019, estando alojado en una celda de la U.R.IX, López se prendió fuego la remera y con importantes lesiones fue trasladado al hospital de Reconquista.