Escucha Radio Diez en vivo
Clasificados Hoy BeneficiosHOY
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/40856

Te contamos qué acordaron el fiscal Ríos y un colectivero condenado por el homicidio culposo de 4 personas, 2 amputados y más heridos.

Volcó al tomar una curva en Ruta Nacional 11 a 110 Km por hora, mató 4 personas, amputaron a dos y hubo varios heridos más que sobrevivieron.

eduardo bernacchia.jpg

En la imagen superior vemos al juez Eduardo Bernacchia, quien presidió el tribunal de apelación que luego de escuchar a las partes, ahora debe resolver si da lugar al acuerdo alcanzado en la audiencia entre el fiscal, el condenado y su abogado. Las víctimas no tuvieron ninguna participación ni mención durante el desarrollo de la audiencia. La única víctima que se exhibió allí es un hombre que implora para que no le prohiban ejercer su actividad.

Carlos Horacio Kelly, DNI 22.756,186, de 48 años de edad, chofer profesional de ómnibus de larga distancia, desocupado desde diciembre de 2019, quien contó que vive con su esposa e hija de 21 años, fue condenado el 22 de agosto de 2019 a la pena de 3 años de prisión de ejecución condicional mas 5 años de inhabilitación especial para conducir vehículos, por ser autor penalmente responsable del delito de homicidio culposo y lesiones culposas en concurso real. El siniestro del que fue declarado culpable, produjo 4 muertes y varios heridos que sobrevivieron. Fue el 05 abril de 2009 sobre Ruta Nacional 11, en jurisdicción de la localidad de El Rabón, 114 Km al Norte de Reconquista.

Kelly, que ahora nombró abogado particular a Gabriel Baucero, apeló la condena de primera instancia y este 21 de mayo de 2020 se realizó la audiencia de apelación que presidió el juez Eduardo Bernacchia, acompañado por los camaristas Carlos Renna y Marta Feijoó, y a la que asistió ReconquistaHOY vía Zoom.

El defensor sostuvo ante los camaristas que "la condena ha sido injusta, es desproporcionada... No hubo una conducción descuidada ", y les pidió que tengan en cuenta que conducir es el medio de vida de Kelly, quien se ha profesionalizado en la materia. Les remarcó que con ese trabajo mantenía su familia. En el juicio Kelly dijo que nació en Quilmes (Bs. As.) y que actualmente vive en Las Palmas, Chaco.

Baucero solicitó al tribunal que a la hora de graduar la pena en menos que busque esa veta valorando el comportamiento del imputado durante el proceso que ha sido intachable, siempre concurrió. No ha cometido nuevos delitos, solo se ha dedicado a procurar mantener a su familia, "no es un conductor ni temerario ni imprudente para privarlo de su modo de vida durante 5 años". Pidió también que tengan en cuenta el paso del tiempo (fue hace 11 años el siniestro) y que es un delito culposo, es decir que hay culpa pero no dolo, no hay voluntad de provocar el daño; y aseguró que el seguro ha ido reparando a las víctimas, que se firmaron varios convenios entre Aguila Dorada Bis y Protección Seguros. Mencionó con nombres y apellidos algunos acuerdos, aunque no lo demostró en la audiencia. Refirió a indemnizaciones que van de $850.000.- a $5.500.000.-; y que no solo repararon los daños sino que hasta le han pagado a los profesionales de esas víctimas.

Pidió al tribunal que baje a la condena a un año, "que es lo que el Sr. Kelly podría soportar haciendo changas, hoy está desocupado, tiene hijos". Considera que el tribunal debería tener en cuenta el fin resocializador de la pena, "por eso sería justo que pueda volver a trabajar cuanto antes". Reclamó "empatía y consideración" teniendo en cuenta la situación económica del país.

Concretamente pidió al tribunal de alzada que baje la condena a 2 años de prisión de ejecución condicional y a 1 año la prohibición de manejar.

Luego tomó la palabra el fiscal Norberto Ríos, quien remarcó que "la justicia cuando se demora en el tiempo deja de ser tal"; es que han pasado 11 años del siniestro que provocó Kelly. "Yo me pregunto, si luego de ese hecho dañoso siguió manejando en la misma actividad, me parece al menos contradictorio que sobrevenga la inhabilitación 11 años después cuando estos últimos años ha estado ejerciendo esa actividad. Entiendo razonable la solicitud del defensor..."; y empezó a explicar que se podría acordar una reducción.

Fiscal Ríos.jpg
Norberto Ríos, fiscal del caso.

Para el fiscal Norberto Ríos, debería mantenerse la condena de tres años de prisión de cumplimiento condicional porque provocó 4 muertes y varios heridos, pero aceptó bajar a un año la inhabilitación para conducir; agregándole que durante el plazo de la pena realice cursos de seguridad vial, que fije domicilio, que no se emborrache ni se drogue, y que presente copia de los convenios que su abogado dijo que la compañía de seguros firmó con las víctimas.

Ríos cree que debe valorarse que el condenado carece de antecedentes, "eso debo valorarlo después de 11 años".

Luego de escuchar al fiscal, tanto el condenado Kelly como su abogado defensor expresaron verbalmente en la audiencia que estaban acuerdo.

Ahora el tribunal pasó a deliberar y en el plazo de ley dará a conocer su veredicto. 

La condena de primera instancia fue dictada por el juez Gustavo Gon en agosto de 2019, a pedido del fiscal Carlos Norberto Ríos. El juicio se hizo 10 años después del siniestro y en la defensa estuvo el defensor público Sergio Olivera.

EL CHOQUE

Fue a las 07:30 del 05 de abril de 2009 cuando Carlos Kelly conducía por Ruta Nacional 11, altura de El Rabón, un ómnibus de la empresa Aguila Dorada Bis, el que quedó tumbado, recostado sobre su lateral derecho, con varios pasajeros afuera y dentro del colectivo, lesionados. 4 ya fallecidos.

En el lugar trabajaron bomberos voluntarios y ambulancias de Las Toscas, Villa Ocampo, Florencia y Villa Guillermina.

Para los investigadores, resultó relevante tener en cuenta la indicación precisa de la existencia de carteles indicadores de curva a una distancia de 5O metros de donde queda tumbado el micro hacia el cardinal sur, en banquina lado este; y hacia el cardinal norte en banquina lado este hay otro cartel indicador de curva a una distancia de 60 metros. La ruta en dicho sector presenta una curva desde el mojón km 908 hacia el norte, la cinta asfáltica posee lineas amarillas en la parte media y blancas discontinuas; y en la curva se observan dos lineas amarillas en la parte media, en el sector en que ocurrió el accidente. La ruta estaba en buenas condiciones de transitabilidad.

El perito José Luis Rossarolli, quien examinó el colectivo, reportó que el estado era "bueno en luces, cubiertas y frenos". Todos los asientos con sus respectivos cinturones.

Los informes médicos revelaron 4 muertos, 2 personas con heridas gravísimas (amputaciones), 6 con heridas graves y los demás con heridas leves.

El guarda conductor del micro siniestrado en ese momento era Eduardo Ignacio Gómez.

Los fallecidos: Nilda Buyutti, Severiano Benitez, Nicolasa Franco, Silvia Brítez.

Entre los pasajeros estaban Juan Ramón Benitez, Carmen Carolina Terán, Andres Germán Roma, Darío Alejandro Muñoz; Zulma Barrios, Carmelo Salinas, Cresencia Aquino Alviso, Felipe Antonio Jara, María Antonia Aguirre, Benigno Antonio Martínez, Martín Walter Sanabria, Miguel Angel Ibarra, Roger Silvestre Pintos, Sonia Elizabeth Gómez, Inna Agüero, Santos Chávez, Omar Florenciano, Eulalia Beatriz Fernández, Miguel Angel Espinola Alfonso, Beatriz Pino, Margarita Peralta, Isabel Fernández y Federico Angel Baquín.

En la condena de primera instancia, el juez Gustavo Gon expresó: "Encuentro probado acabadamente que el día 5 de abril de 2009, momentos antes de las 7:30 horas, sobre la Ruta Nacional N° 11, a la altura del km. 908 jurisdicción de la localidad de El Rabón, Carlos Horacio Kelly conducía un micro de la Empresa Águila Dorada Bis, interno 51, dominio FKX 227, de Sur a Norte con destino final a la ciudad de Clorinda, provincia de Formosa, con pasajeros, acompañado por el segundo chofer Eduardo Ignacio Gómez, perdiendo en determinado momento el dominio de su conducido, pisando con su rueda delantera derecha la banquina, produciéndose su vuelco, sin intervención de terceros o de alguna circunstancia que no fuera atribuible a la conducta de Kelly, de lo cual todos resultaron con lesiones, las que provocaron la muerte de Nilda Buyutti, Severiano Benitez, Nicolasa Franco, Silvia Brítez; y lesiones graves a Isabel Fernández, Fulana Fernández, Julio Alcaráz, , Pablino Espínola, Beatriz Pino, Victoria Ojeda, Margarita Perealta, Karina Insfrán, Federico Baquín,, Gonzalo Rodríguez, Martin Maciel, Carmelo Salinas; y lesiones leves en otras personas.

En el juicio, el fiscal Ríos sostuvo que las condiciones del lugar exigían mayores cuidados en la conducción, que la velocidad no era la aconsejable y que Kelly conducía con exceso de confianza e imprudencia, no tomando las debidas precauciones.

Circulaba a 110 km por hora cuando pisó la banquina con los neumáticos del lado derecho, lo cual generó la desestabilización que derivó en el vuelco.

El juez Gon sostuvo en su condena que "el primer deber genérico que impone la ley de tránsito es conducir el vehículo con cuidado y prevención, conservando en todo momento dominio efectivo de su conducido teniendo en cuenta los riesgos propios de la circulación y demás circunstancias del tránsito (art. 39 ley 24.449). Es evidente que el imputado violó su deber de diligencia, no lo hizo, y ya sea porque se distrajo, o porque ingresó a la curva a excesiva velocidad y no pudo dominar el rodado (superar en más de 20 km/h la máxima permitida para ómnibus) y además es éste un ómnibus de doble piso, con menor estabilidad, pisó la banquina barrosa y si bien luego lograr subir nuevamente a la ruta lo hace sin el control sobre el ómnibus que termina volcando con el lamentable resultado ya conocido".

En el juicio el fiscal había pedido que Kelly sea condenado a la pena de cuatro años de prisión e inhabilitación especial para conducir por cinco años, conforme lo dispuesto por los artículos 40 y 41 del Código penal, corresponde tener en cuenta las circunstancias que rodearon los hechos, los intereses de afectación, el daño causado, las modalidades del acometimiento, los móviles considerados por el sujeto activo, sus condiciones personales y el monto de punición establecido por las normas legales, todas pautas que resultan necesarias para la búsqueda y selección de la pena justa, tarea que comprende el análisis de dos aspectos, por un lado la magnitud del acto realizado y por el otro la personalidad del autor.

Para condenarlo, el juez Gon valoró como circunstancias agravantes, "el daño causado, el carácter de chófer de un transporte público que le exigía un mayor control de su actividad. Elementos todos ellos que nos permiten apartar del mínimo legal establecido en la norma legal. Como atenuante, hemos de ponderar según la razonada y sincera convicción, la ausencia de antecedentes condenatorios del acusado, entendiendo que debe dejarse en suspenso la pena de prisión por su actitud posterior al delito e inconveniencia de una efectiva privación de la libertad atendiendo a sus condiciones personales y sociales, el justiciable cargará con las costas", y fijó la pena de tres años de prisión de ejecución condicional mas la inhabilitación para conducir por el término de cinco años, mas el pago de las costas. Esta es la condena de primera instancia que el condenado apeló y que ahora se aguarda resolución del tribunal compuesto por los camaristas Eduardo Bernacchia, Marta Feijoó y Carlos Renna.

Somos ReconquistaHOY

Podés escucharnos de lunes a viernes de 16:00 a 21:00 hs en tu celular o cualquier dispositivo conectado a internet.
  Escucha Radio Diez en vivo
  Contactanos por WhatsApp 3482-552285