Escucha Radio Diez en vivo
Clasificados Hoy BeneficiosHOY
Si tenés síntoma de Covid no salgas de tu casa, llamá al 0800-555-6549 y seguí las instrucciones. Dónde denunciar violación a la cuarentena, abuso de precios y violencia de género, y más info.
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/41533

Condenaron a un hombre de Avellaneda que violó en número indeterminado de veces a una niña con retraso madurativo, a quien hizo madre.

La víctima tenía 14 años cuando dio a luz al hijo producto de las violaciones. El autor consiguió acordar con el fiscal Marichal una generosa condena.

Fiscal juan marichal mpa.jpeg

Miguel Dante Godoy, alias "Topo", de 52 años, quien dijo tener el oficio de albañil, domiciliado en la ciudad de Avellaneda, fue condenado a la pena de 6 años de prisión por el delito de abuso sexual con acceso carnal cometido mediante violencia y aprovechamiento de que la víctima no pudo consentir libremente la acción, ya que tiene retraso madurativo, además que cuando fue abusada tenía 14 años.

La condena fue acordada entre el fiscal Juan Marichal y la defensora pública María Noel Severo, con el consentimiento de los padres de la víctima y del autor; y el juez Gonzalo Basualdo lo avaló firmando la sentencia definitiva el jueves 25 de junio de 2020.

Según investigó el fiscal, en el año 2018, Miguel Godoy contactó por Facebook a la menor de 14 años (quien tiene retraso madurativo leve) y la invitó a que lo visite en su casa del Barrio Cooperación, en Avellaneda. Así la menor comenzó a visitarlo con frecuencia hasta que la violó, de lo que resultó un embarazo con parto el 24 de junio de 2019. La paternidad de Godoy fue confirmada mediante ADN.

Luego de este episodio, continuó visitando la vivienda de su agresor a escondidas de su familia, inventando salida a casa de una amiga, y cuando sus padres no estaban en su domicilio.

Además se supo que el violador le daba dinero y mantenía conversaciones por Facebook con expresiones tales como: -"¿cómo estás mi vida?", "mi amor", "te quiero", "te extraño",  y frases de ese tipo con lo que construyó y sostuvo el vínculo. Ese vínculo que empezó de manera engañosa hasta hacerla tomar confianza a la menor.

Para alcanzar un acuerdo de condena evitando el juicio, el fiscal entendió "razonable" desechar la figura típica de promoción de la corrupción de la menor, en este caso agravada por mediar engaño y violencia (artículo 125 primer párrafo en función del tercero del Código Penal), por la que el autor también había sido imputado y acusado. El Dr. Marichal explicó que este cambio de calificación en favor del imputado atiende a valorar que reconoció la autoría del hecho, la oportunidad procesal en la que tomó esa decisión antes que se hubiera fijado audiencia de juicio, la celeridad para alcanzar una pronta condena y la magnitud intrínseca de la pena acordada en el marco del presente acuerdo sobre pautas previstas por el artículo 83 del Código Procesal Penal de la provincia para ponderar el arrepentimiento activo de quien aparezca como autor o partícipe de un hecho. Recalcó que la valoración que oportunamente el acusador hizo del mismo acto como subsumible en ambas figuras típicas sigue siendo una cuestión harto controvertida en términos doctrinarios y jurisprudenciales y tiene presente que fue rechazada por el Tribunal Pluripersonal que condenó a Enrique Montenegro en CUIJ 21-06108332-1, sentencia cuyos fundamentos fueron dados a conocer el 20 de mayo de 2020.

La sentencia del juez Gonzalo Basualdo expresa que se considera que la propuesta conjunta de las partes cumple acabadamente con la responsabilidad de todos los actores del sistema penal de investigar, juzgar y condenar a los autores de hechos violencia sexual contra niños, que, como en el presente caso, se hallan por demás acreditados.

Recuerda las circunstancias agravantes de la culpabilidad y el reproche que deben valorarse para la imposición de la pena:

Circunstancias agravantes

a) “...1º. La naturaleza de la acción y de los medios empleados para ejecutarla y la extensión del daño y del peligro causados...". Se trata de un delito grave, cometido mediante sobre una menor de catorce años y que presenta una discapacidad intelectual, lo que fue aprovechado por el autor para contactarla y hacerla ir a su domicilio, ya que sabía de quien se trataba por la relación vecinal existente y por haber sido ex suegro de la hermana de la víctima. Como extensión del daño se resalta que el mismo no podría ser del todo cuantificado en el presente, dado que no se puede predecir el impacto psíquico que tendrán los hechos investigados en el desarrollo madurativo de la menor, no obstante lo cual el solo hecho de haber sido madre adolescente resulta una circunstancia que indudablemente ha afectado el curso de su vida.

b) “...2º. La edad, la educación, las costumbres y la conducta precedente del sujeto...". En este punto es importante destacar que el autor tuvo al momento de los hechos la edad de 50 años, se trataba de un padre de familia separado, lo que revela una clara situación de preeminencia sobre una víctima a la que el propio autor supo contactar y tener bajo su dominio en el marco de una relación que mantuvo durante varios meses.

c) “...2º. ... la calidad de los motivos que lo determinaron a delinquir, especialmente la miseria o la dificultad de ganarse el sustento propio necesario y el de los suyos...”

Asimismo, se desvaloran la calidad de los motivos que lo determinaron a delinquir, dado que no se trataron de actos aislados ejecutados como consecuencia de un rapto de violencia, sino de una conducta que desplegó de manera fría y calculadora, aprovechándose de la  vulnerabilidad de una menor de edad disminuida psíquicamente.

d) “...2º. ... la participación que haya tomado en el hecho,...”

Debe valorarse que el nombrado debe responder como único autor de la conducta que se le endilga, no habiendo contado con la participación de terceras personas.

e) “...2º...circunstancias de tiempo, lugar, modo y ocasión que demuestren su mayor o menor peligrosidad...”

Asimismo, las circunstancias de tiempo, modo y lugar dan cuenta que los hechos fueron cometidos en indeterminada cantidad de oportunidades.

Circunstancias atenuantes de la culpabilidad y del reproche:

“...2º. La conducta precedente del sujeto, ... las reincidencias en que hubiera incurrido...”

Carece de condenas anteriores, por lo que esta sería la primera imposición de pena. Lo cual debe valorarse favorablemente.

Godoy dijo en la celebración del acuerdo de condena: "No tengo ninguna duda y estoy de acuerdo".   No es para menos. Le concedieron el mínimo de la condena prevista (6 años) cuando podría ser de hasta 15. No solo violó en número indeterminada de veces a una niña sino que además cambió para siempre su vida haciéndola madre a los 14 años!!!. Con el ADN confirmado el fiscal podría haber seguido la acción y llevarlo a juicio donde podría haber conseguido una condena notablemente superior. 

 

basualdo.jpg
Juez Gonzalo Basualdo.

Somos ReconquistaHOY

Podés escucharnos de lunes a viernes de 16:00 a 21:00 hs en tu celular o cualquier dispositivo conectado a internet.
  Escucha Radio Diez en vivo
  Contactanos por WhatsApp 3482-552285