ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/42483

La golpeó, la ahorcó, la enterró en su propia casa e inventó un relato usando su celular. Detalles de la imputación a Chara por el femicidio de Lita Gómez.

El pozo lo había preparado unos 15 días antes. Qué dijo de quien le vendía las drogas.

GOMEZ ESTELA MARIS1.jpg
Recuerdo de Estela Maris "Lita" Gómez (+qepd). 

Juan Luis Chara, 35; fue imputado este domingo 16 de agosto de 2020 por el femicidio de su esposa, Estela Maris "Lita" Gómez, 35. El fiscal Norberto Ríos calificó el hecho como "homicidio calificado por el vínculo y por violencia de género"; y el juez penal Santiago Banegas declaró legal la detención, abrió la investigación penal preparatoria; y dispuso que el martes a las 11:30 horas se resolverán las medidas cautelares, donde el fiscal ya anticipó que pedirá la prisión preventiva sin plazo.

En la primera audiencia del caso, el juez también dispuso escuchar el testimonio de uno de los hijos de la pareja, quien tiene 11 años (el otro es un bebé). El Dr. Banegas permitió que el imputado pueda presenciar ese testimonio en Cámara Gesell, a pesar de la oposición del fiscal.

"El femicidio que investigamos fue cometido en horas del mediodía del pasado martes en una vivienda ubicada en Pasaje Público entre las calles números 18 y 20 del barrio Virgen Niña de Las Toscas. El imputado y la víctima compartían esa vivienda a raíz de que habían contraído matrimonio en febrero de 2007 y tuvieron dos hijos. El hombre investigado golpeó a Gómez en diversas partes del cuerpo y a raíz de la agresión, la mujer se cayó contra una pared y quedó en estado de semi-conciencia; luego la ató con una soga en las piernas y en el cuello.La víctima realizó maniobras defensivas para intentar liberarse de las ataduras, pero el imputado le terminó dando muerte por asfixia mecánica con la misma soga y/o por sofocación. Una vez que le quitó la vida a su esposa, ubicó el cuerpo en un pozo que había comenzado a preparar aproximadamente 15 días antes en una habitación de la casa. Además, usó el teléfono celular de la mujer y, fingiendo ser ella, se envió mensajes a su propio teléfono y los respondió pidiéndole que vuelvan a estar juntos. También se contactó con una amiga de la víctima a la que le dijo que se iría a vivir sola a Villa Ocampo. Al día siguiente de haberle quitado la vida a la mujer y ya con el cadáver ubicado en el pozo, pidió ayuda a unos vecinos para realizar un contrapiso en el lugar. Finalmente, el jueves denunció en la comisaría de Las Toscas que la mujer había desaparecido. En horas de la tarde, integrantes de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) realizaron una requisa domiciliaria en la vivienda, advirtieron el contrapiso recién realizado, lo rompieron y encontraron el cuerpo de la mujer", describió el representante del Ministerio Público de la Acusación.

El imputado le dijo al juez: "Yo no maté a mi esposa, la mató otro hombre a quien yo le debo más de treinta mil pesos porque es mi proveedor de drogas, y como no le podía pagar, se cobró con la vida de mi esposa".

Juan Luis Chara había denunciado en la siesta del jueves 13 de agosto de 2020, que su esposa, en la víspera había abandonado el hogar diciéndole mediante un mensaje que cuide de sus hijos (tienen dos) y que después le iba a explicar lo que estaba pasando; y que más tarde pudo constatar que su esposa subió a las redes sociales una foto con la leyenda "A vivir la vida"; y que notó que en su domicilio faltaban un bolso de viaje y prendas de vestir .

Allegados de Lita desconfiaron de su esposo, con quien aseguran tenía mala relación; lo que llevó a los investigadores a revisar la casa ubicada en la cortada 35/37, entre calles 18 y 20 del Barrio Virgen Niña, donde encontraron el cuerpo sin vida, enterrado, en una de las habitaciones desocupadas, donde hizo un contrapiso de cemento, el que rompió la policía por orden del fiscal de turno, Norberto Ríos.

La víctima estaba "atada de pies y manos y con una soga en el cuello, además de un tremendo golpe en la zona cráneo-facial.

Lita tenía dos hijos, un bebé de 9 meses y un niño de 11 años. Sus familiares dijeron que jamás se hubiera ido dejando sus hijos, desconfiaron inmediatamente de Chandá, quien -si se prueba su autoría- podría ser condenado a prisión perpetua.