ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/42891

García quedó en prisión preventiva luego que el fiscal contó al juez sucesivas situaciones de terror que vivieron la mujer y sus niños.

Ricardo Mauricio García, 42, domiciliado en el Barrio Itatí de la ciudad de Avellaneda, fue imputado por varios hechos que implican delitos que tipificó como coacción en concurso real con lesiones leves agravadas por violencia de género y por la relación de convivencia y con privación ilegítima de la libertad y lesiones leves reiteradas y agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género en concurso real con privación ilegítima de la libertad en calidad de autor. 

El juez Mauricio Martelossi declaró legal la detención, abrió la investigación penal preparatoria y dispuso la prisión preventiva sin plazo, tal como solicitó el fiscal Aldo Gerosa. En la defensa trabaja la defensora pública María Noel Severo.

Los hechos imputados por el fiscal en la audiencia oral y pública:

El sábado 5 de septiembre a las 18:30 horas, García echó de su domicilio a su concubina quien padece de retraso mental con un coeficiente intelectual total de 61%, a la que golpeó y amenazó de muerte. Una hora después fue a buscarla al domicilio de un familiar en calle 10 al 707 de Avellaneda donde nuevamente con amenazas de muerte le dijo que vuelva a su casa, amenazándola que si se volvía a ir de la casa la iba a matar, impidiéndole denunciar y pedir ayuda o recibir atención médica por las lesiones que sufriera. Además le impidió que atienda al personal policial porque la mantuvo encerrada en la vivienda hsta cerca de las 22:00 horas. 

También hizo referencia el fiscal que ya había una denuncia de violencia familiar contra los hijos menores, en lo que trabaja la Municipalidad de Avellaneda y la Secretaria de los derechos de la niñez adolescencia y familia.

García está detenido desde el 6 de septiembre de 2020.

Además, el representante del Ministerio Público de la Acusación imputó que en agosto de 2020 golpeó en diversas partes del cuerpo a su concubina y a los hijos menores, de 1, 6, 7 y 9 años de edad, ocasionándoles lesiones y mucho temor. En otra ocasión, en fecha no determinada, le pegó también golpes en el cuerpo y la ató de las manos al portón del frente de la casa para evitar que se vaya. 

Reveló que uno de los niños de García fue retirado del hogar y sometido a una medida urgente de protección por la Secretaria de la Niñez en razón de un traumatismo con un probable hundimiento de cráneo por un supuesto accidente que ninguno de los integrantes de la familia pudo explicar. Y que el personal especializado sospecha de los golpes que estaba acostumbrado darles García a sus hijos.

Calificación de los hechos: “coacción en concurso real con lesiones leves agravadas por violencia de género y por la relación de convivencia y con privación ilegítima de la libertad” primer hecho; y “lesiones leves reiteradas y agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género en concurso real con privación ilegítima de la libertad en calidad de autor” segundo hecho, artículos 149 bis segundo párrafo, 89, 92, 80 inciso primero, 149 inciso segundo, 55 y 45 del Código Penal. 

La defensora pública no cuestionó la detención, pero anticipó que va a resistir los hechos imputados por el fiscal y la calificación.

 

QUÉ DIJO EL IMPUTADO

García dijo al juez: Soy inocente, tengo testigos cuando le pegaba a mi nenito (en alusión a su mujer), yo no estuve en ese momento, yo estaba trabajando, tengo testigos, yo lo lleve al Samco y después de ahí lo llevaron al Hospital, yo no sé nada.  Me fui a buscarla y le dije: -Vení, no pasa nada. Se fue a la casa de la madrina de mi nenita y yo le dije: -Vení, no pasa nada; y ahí los traje yo, y después cuando me acosté con ella, ahí no hubo ningún golpe ni nada y a la noche llegó la policía y entraron a mi casa y me esposaron... y ahí lo sacaron a mi cuñado, a mi señora y a mis hijos, pero nunca le pegué a mis hijos ni nada, yo los tengo bien. Sí, me sacaron uno, pero yo tengo testigo que yo estuve trabajando cuando pasó eso. Yo estuve en el Samco con mi señora y lo llevaron al Hospital, la señora Saucedo, mi patrona, me dijo: -Andá a ver a tu nenito que está enfermo y me fui en bicicleta. Mi señora lo tenía en el brazo, llamé a un remis y lo llevamos al Samco, ahí yo no sé nada mas, no vi más a mi hijo. Después la sacaron a mi señora del Hospital y hasta ahora no lo vi. Soy inocente porque no la até en el portón ni nada, ¡cómo voy hacer eso, si yo salí de una madre!. Salí de una mujer. Yo quiero recuperar a mis hijos y a mi señora, eso que dicen que yo la ataba en el portón es mentira; los vecinos me tienen bronca, yo soy sincero señor juez, yo trabajo, soy humilde, pero tengo mis patrones que me ayudan con los chicos para comer. Mi patrón se llama Mariano Nardelli, el otro Damián y la señora Saucedo que es donde yo estuve cuando al nenito lo golpearon en la cabeza... yo quiero estar con mis hijos, yo no voy a mentir. Tengo a mi mamá enferma que vive en Guadalupe y mi papá falleció y me quedo la casa allá.

Una vez escuchada a las partes, el juez declaró legal la detención y abierta la investigación penal. Inmediatamente siguieron con la audiencia en la que el fiscal pidió la prisión preventiva de García como medida cautelar, la que el juez dispuso.

El fiscal fundamento su pedido de prisión preventiva por el temor que tiene la víctima y que además posee una gravísima vulneración física y el nivel de miedo que tienen los hijos hacia García, vecinos y allegados, además de la probable autoría o participación en el hecho. Mencionó el informe de las asistentes sociales, denuncias que son por amenazas pero que la policía calificó como molestias, en contra de las versiones de una abogada y una integrante del equipo de la Municipalidad de Avellaneda. A la abogada le pateó la puerta y casi le tumbó la puerta de la casa donde estaba encerrada con dos niñas menores a los gritos de que la iba a golpear, por lo tanto no puedo pedir otra cosa que no sea el encierro preventivo, porque en libertad, García no controla sus impulsos o se hace que no controla, lo que también hay que averiguar con una junta médica especial de salud mental cuando se pueda realizar en la ciudad de Santa Fe, para lo cual necesito que García este presente. También señaló el fiscal señaló la falta de arrepentimiento, más el cuadro de violencia, la circunstancia de violencia de género es una víctima más vulnerable y la violencia contra los hijos. Entiende el Dr. Gerosa que en libertad, García podría intentar silenciar a sus hijos y a su mujer, con violencia, para que no declaren lo que se vive en el entorno familiar. 

 

Nunca se podrá resarcir el sufrimiento causado a esos niños y a esa mujer, a los familiares, a los vecinos, a otros parientes, incluso a los funcionarios municipales. El daño es elevadísimo y tratará de no permitir que se expresen.

Años atrás agredió a su madre y sobrino que se escaparon a Reconquista.

En libertad no va a permitir que se tomen todos los testimonios que sean necesarios y se realicen las intervenciones necesarias.  Por esto entiendo que es procedente la medida cautelar.

 

POSICIÓN DE LA DEFENSORA PÚBLICA

A su turno la defensa resistió la petición del fiscal, sin suerte. Sostuvo que tiene el informe médico y quien ha examinado a la señora dice que la misma no presenta lesiones y que el examen físico no advierte ninguna lesión, lo mismo respecto a los niños también dio sin lesiones, esto advertimos como una evidencia de descargo. García no presenta antecedentes y en cuanto al peligro de fuga la pena en expectativa no es el único fundamento que se tiene que tener en cuenta al momento para presumir un peligro de fuga.  Claramente estamos frente a un conflicto familiar y al momento de analizar es la primera vez que se lo trae a una imputativa. En caso de que su señoría entienda que exista un entorpecimiento probatorio no vemos obstáculos para que el mismo pueda subsanarse con una alternativa menos gravosa, como puede ser una prohibición de acercamiento a denunciantes, testigos.  Indicó que la madre de García vive en el Barrio Virgen de Lujan, en Reconquista, donde podría constituir domicilio. Sostuvo además que cuenta con arraigo familiar y un trabajo, pero no pudo convencer al juez, quien resolvió disponer la prisión preventiva sin plazo.

Las audiencias se realizaron en la tarde del martes 8 de septiembre de 2020, vía internet.