ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/43702

Revelamos el duelo verbal entre el médico y la paciente que después del abuso fue nuevamente a hacerse atender y a pedirle trabajo. También los fundamentos del juez para que Gazze continúe en prisión.

gazze.jpg
Pablo Gazze, médico flebologo.

El médico flebólogo Pablo Antonio Gazze deberá seguir el proceso judicial en prisión preventiva dentro de una celda, luego que fracasó el nuevo intento de lograr que el juez de la investigación, Santiago Banegas, le morigere la medida cautelar dispuesta para evitar riesgos procesales, consecuencia de haber llamado por teléfono al esposo de una de las denunciantes, lo que se denunció como un intento de obstaculizar la investigación, aunque él lo negó.

 

Gazze cumple prisión preventiva sin plazo determinado, en una celda de la Comisaría de Avellaneda, desde el 22 de julio de 2020, imputado por 10 abusos sexuales en perjuicio de 8 víctimas. Y tiene nuevo abogado: Gabriel Baucero.

 

De la audiencia realizada vía internet el 22 de octubre de 2020, también participaron el fiscal del caso, Juan Marichal, y cuatro de las ocho denunciantes.

 

Mientras se desarrollaba la audiencia, allegados al sospechoso se manifestaron frente a los tribunales de Reconquista asegurando su inocencia, la que adentro el propio Gazze volvió a decirle al magistrado.

 

Abierta la audiencia, el juez de la investigación, cedió la palabra al abogado defensor, quien solicitó la libertad con restricciones al entender que “a la fecha no existen o subsisten riesgos procesales, como el entorpecimiento probatorio o el riesgo de fuga”. Prometió que Gazze se iba a someter al cuidado de una persona responsable, que no iba a abandonar el país ni a comunicarse ni con las víctimas ni con testigos, que no molestaría a nadie, que no accedería a armas, que podrían ponerle un dispositivo electrónico para controlar sus movimientos, que él mismo le pagaría al policía adicional que dispongan en su domicilio y que además ofrecía una caución por si incumple.

El Dr. Baucero aseguró al juez que “Gazze no se fugará”, y sostuvo que la decisión de la Cámara Penal de Apelaciones de mantenerlo preso en una celda sin plazo es una medida grosera.

Recordó que cuando el juez ordenó su detención, Gazze se entregó personalmente siendo que “le sobraba tiempo para fugarse, ha declarado por más de dos horas, ha realizado todo tipo de descargo, como lo viene haciendo a lo largo del proceso siempre estuvo a derecho. Tampoco fugaría porque tiene arraigo de sobra, porque tiene un hijo de tres años y su mujer está en reposo por el embarazo complicado; tiene comprometido su patrimonio en cuanto a deudas por lo que fugarse generaría otro problema familiar más, tiene familia constituida, tiene hermanos y tiene a su suegro con una enfermedad oncológica”, expresó el Dr. Baucero.

Sostuvo además que ya no hay riesgo de que Gazze entorpezca la investigación porque según dijo el propio fiscal en declaraciones periodísticas (en ReconquistaHOY, por ejemplo), ya tiene un borrador de la acusación como para presentarla para llevar el caso a juicio, lo que supone que entonces no queda mucho por investigar o pruebas por proteger. Además recordó que el comportamiento del imputado durante el proceso fue intachable, compareció espontáneamente, realizó descargo, se entregó voluntariamente y no ha violado ningún tipo de medida de coerción. “Entiendo que se dan todas las condiciones para otorgarle la libertad y asegurarle al fiscal que no se fugará ni entorpecerá la investigación; y es mas, en el caso de que lo haga, este defensor se lo va a recriminar”.

 

Luego fue el turno del fiscal Marichal, quien comenzó avisando al juez que se oponía a la libertad del imputado, aunque reconoció que “la acusación está en condiciones de presentarse”, anticipó una demora porque algunas víctimas se han constituido como querellantes, escrito que presentaron sus abogados el 21 de octubre de 2020, lo cual ya fue notificado a las partes.

Añadió el representante del Ministerio Público de la Acusación, MPA, que la investigación es compleja, se sumaron 4 denuncias nuevas que ameritaron imputaciones y la última fue hace una semana. Hemos llevado a cabo en el Ministerio Público de la Acusación más de 25 testimoniales, se han requerido informes a varios psicólogos, 5 más o menos, además de médicos; y se ha recibido documental por parte de una de las denunciantes en relación a su salida del trabajo y padecimiento psicológico después del hecho”.

 

El Dr. Marichal quiere que el sospechoso llegue al juicio en prisión preventiva para tranquilidad de los testigos que deberán declarar.

 

Recordó que el juez de la Cámara de Apelaciones, Eduardo Bernacchia, al extender la prisión preventiva del sospechoso sin plazo determinado, compartió la existencia de los riesgos procesales y de fuga frente a la pena en expectativa que parte de un mínimo de 8 años de prisión, por la magnitud del daño a resarcir, tanto psicológico como moral, también valoro el entorpecimiento probatorio. Fue ahí cuando el fiscal le recordó al defensor el contenido de la llamada de Gazze al esposo de una de las víctimas al que además lo grabaron sin su consentimiento y “por lo menos 4 veces lo presionó expresamente”, diciendo cosas como que quería hablar con la victima porque “ella malinterpretó la situación, yo, la verdad, voy a ser papá, tengo una familia maravillosa, tengo mucho que perder, yo me voy a defender, lógicamente, porque a mí me atacan; y a mí me duele que estén en el medio de la situación vos y la victima”; también en esa llamada le advirtió a quien era el esposo de una de las denunciantes que se viene una situación muy fea, blanco o negro”, y que la denunciante no saldría indemne ya que entrarían en “un marco de guerra que va a salpicar a mis hijos, a tus hijos y va a salpicar a todos, lo que es una lástima”. Para el fiscal, lo que dijo Gazze en esa llamada telefónica aumenta el riesgo concreto de entorpecimiento probatorio”.

Recordó que el propio sospechoso “dijo en las audiencias que es dueño de un sanatorio, ha manifestado tener a muchas personas a su cargo, entre ellos médicos, es una persona que tiene la capacidad y los contactos fuera de Reconquista como en Buenos Aires que se recibió de médico militar en Corrientes, donde estudió; suficiente para poder no solo entorpecer sino también darse a la fuga, lo cual fue valorado por usted señoría y confirmado por el camarista Bernacchia, por lo tanto entiendo que no hay elementos nuevos que varíen esta situación”.

El fiscal señaló que luego de la constitución de querellantes de parte de las denunciantes que así lo decidieron, ya se estaría en condiciones de pasar a la etapa intermedia del proceso, lo que se llama la audiencia preliminar al juicio, que es donde el juez debe decidir si eleva el caso a juicio y en ese caso las pruebas a discutir en esas audiencias orales. Terminó Marichal pidiendo nuevamente al juez de la investigación que rechace el pedido de la defensa y que Gazze siga preso preventivamente.

 

GAZZE USÓ LA PALABRA PARA DEFENDERSE 

“Quiero declararme como en todas las audiencias, que soy inocente, estoy privado de la libertad hace 90 días, sin riesgo procesal. Está más que claro que si es por entorpecer a la justicia, tuve una presentación espontanea a principio de año; en el mismo día de la primera imputación, en junio, declaré más de dos horas y media, donde se adjuntó documentación, historias clínicas, bibliografías, contenidos muy importantes para que el fiscal tenga herramientas para investigar. Si bien tiene la facultad de acusar, pero tratando de tener una imparcialidad, debe buscar la verdad. Luego de la prisión preventiva dictada he presentado una ampliación de declaración por escrito, siempre mostrándome a disposición; y teniendo en cuenta que me he entregado solo luego de que usted me haya dictado la prisión preventiva. Señor juez, para mí es muy importante dejar en claro algunos aspectos: Desde el día uno me hubiese gustado que se escuche ese audio del (nombró al testigo), documento que jamás se escuchó en ninguna audiencia”. Reprochó al fiscal de “prenderse de ciertas frases para vender un relato, un relato que es parcial”, y dijo que a él le gustaría escuchar la totalidad del contenido, porque sostiene que “en una segunda instancia declara que no fue intimidado, que él no lo sintió como una amenaza”.

 

Acusó al fiscal de intentar crear ante la opinión pública un “monstruo sexual” recurriendo al morbo.

 

Acusó además a una de las víctimas de ser contradictoria, ya que lo denunció por un supuesto abuso sexual, de haberle introducido un dedo en la vagina, siendo que “siguió la sesión sin ningún tipo de problema”; y no es todo; si bien se fue luego con otro médico, “en el año 2017 volvió conmigo ha ser atendida, y sola, sin ser acompañada. No hay un sentido común, una lógica. ¿Cómo puede tener sentido común que una persona supuestamente abusada en el 2014, que el año pasado me traiga un curriculum y personalmente hable conmigo?. ¿Dónde entra el sentido común de ese supuesto abuso?”. Y reclamó al juez: “Es importante que se tengan en cuenta esos detalles”. Además sostuvo que esa paciente ya había tenido “un conflicto anterior con su lugar de trabajo”.

 

Finalmente le imploró al juez que tenga en cuenta que va a estar siempre a disposición de la investigación porque “Hay tres causas muy importantes por la que yo no me fugaría, mi mujer y mis hijos”, y allí exhibió una foto con su familia para terminar reprochando que “me han amputado la vida, me han amputado mis convicciones y mis ideales de ayudar al prójimo”.

 

LAS DENUNCIANTES TAMBIEN HABLARON

La denunciante aludida por el imputado como contradictoria, le respondió que “Yo me atendí en el 2014 y volví el año pasado. Primero y principal no sabía que yo estaba siendo abusada; obviamente, sino no hubiese vuelto, eso es obvio. Desde el primer momento que Pablo me empezó a tocar pensé que el tratamiento era así; es más, cuando salí de la primera sesión que me tocó, le dije a mi marido: -Es fuerte, pero nunca desconfié de Pablo porque Pablo es una persona amorosa, una persona muy divina, siempre dispuesto, era un amor de persona y yo confiaba un montón en él, cosa si hubiese sido otro médico que yo no conocía no iba más, pero era Pablo, yo no podía desconfiar de él; y realmente le creí que era así, jamás pensé que él me estaba haciendo algo malo, jamás. Segundo: el tema que yo lleve el curriculum al sanatorio, es verdad, eso fue antes de que empiece las sesiones del año pasado, cuando todavía yo no sabía que me estaba tocando, que no era lo correcto, porque siempre yo confié en vos Pablo, me defraudaste, me re-defraudaste. Yo había hecho un secretariado médico y llevé al Samco, al Hospital, a todos lados llevé (el currículum). Después empecé la sesiones y ahí me di cuenta, en la última, cuando me tocó la vagina, ahí me di cuenta lo que estaba haciendo, ahí me di cuenta que todo este tiempo me estuvo mintiendo, y después lo comprobé cuando me fui a otro médico, que el tratamiento no era así, que ahí no tenía que tocar. Ahí me terminó de cerrar todo, yo no podía creer lo que me había pasado”.

Fue entonces cuando le advirtió al juez:“ Yo lo único que pienso es que si este tipo queda libre, yo siento que me va a pasar lo mismo que me paso esa vez, que voy a estar en shock, que no lo podía creer, yo lo vi a él pasar por el frente de mi trabajo y me quede en shock, sin poder reaccionar, esta semana que me entere de esta posibilidad (de que quede libre, porque se iba a realizar esta audiencia porque había pedido que le morigeren la prisión preventiva) me agarraron descomposturas, no puedo dormir, es un daño psicológico; lo mismo le pasa a las otras cinco chicas que no pueden estar porque tienen miedo, vergüenza, y no pueden aguantar los comentarios de la gente en las redes sociales. Y si Pablo sale, ésto va a empeorar. Los que hablan no saben lo que es pasar por esto, yo también antes de estar en esa situación pensaba (sobre las víctimas): -Ay, cómo no va a reaccionar, como no le va a pegar una cachetada, pero no saben cómo reaccionar cuando pasa eso. Yo lo viví y a la semana me di cuenta que fue un abuso. Yo dije: cómo no le pegué una cachetada, cómo no salí gritando, pero no lo pude hacer porque estaba en shock, lo saludé como si nada y me fui porque estaba en shock”.

 

Otra de las denunciantes también quiso hablar  ante el juez que minutos después debía decidir sobre el pedido del imputado para que le morigeren la prisión preventiva.

Dijo que quería agregar que estamos sufriendo violencia machista en las redes por parte de la cuñada de este señor, su hermano y de su mujer, poniendo en duda el relato con son cosas irreproducibles; y por culpa de esos comentarios, hay más chicas que no se animan a denunciar, si esta persona fue capaz de abusar de 8 mujeres, de amenazar una familia, yo orgullosamente lo conté, lo creo capaz de cualquier cosa; y cuando me llegó la información de que él podía estar libre, a mí me agarró pánico, padecí depresión”.

Al magistrado le expresó: Merecemos justicia”.

Y dirigiéndose al imputado, le dijo: Pablo, a tu familia le podés mentir, al juez le podés mentir, a la sociedad le podés mentir, pero a nosotras no, no nos podés mentir, yo no me olvido más de ese día, cuando me quedé paralizada, me tocaste. Yo hasta el día de hoy me pregunto por qué no reaccioné; por qué me quedé callada tanto tiempo”.

Y volvió sobre el Dr. Banegas remarcándole: Nos merecemos justicia, señor juez, porque no puede estar libre esta persona, tiene poderes, tenemos miedo, yo tengo miedo”.

 

RESOLUCIÓN DEL JUEZ 

Luego de escuchar al defensor, al fiscal, al imputado y a las denunciantes, el juez se tomó 35 minutos para dar a conocer su veredicto.

Entre otras cosas explicó que a esta audiencia de revisión de medida cautelar se llega una vez que ya está el presupuesto de que el peligro de fuga y entorpecimiento probatorio existe; esos riesgos procesales ya están, se consideran existentes, existen los elementos de convicción suficiente para sostener la probable autoría o participación punible; y se considera que la pena en expectativa entra dentro de los parámetros que establece el Código Procesal Penal de la Provincia. Lo que había que analizar en esta audiencia es si los riesgos que ya fueron considerados en su momento subsisten o si ha existido una evidencia nueva que haga variar esta situación; y concluyó que “en este caso en particular, no se han presentado evidencias nuevas que permitan variar los riegos, la revisión de la medida cautelar en este caso en particular está dada por otro de los presupuesto del artículo 225, que es el mero transcurso del tiempo, es decir lo que debemos analizar en esta audiencia concretamente es si durante el tiempo que ha transcurrido desde que se decretó la prisión preventiva hasta la actualidad, la investigación ha avanzado, o por si el contrario el acusador público ha entrado en una inercia investigativa; es decir si no ha hecho nada o no ha progresado, en cuyo caso si habilitaría la morigeración impuesta”. Sostuvo el magistrado que en la audiencia la defensa no presentó ninguna evidencia o prueba que permita desacreditar los riesgos procesales.

Explicó el Dr. Banegas que “el principal riesgo que yo avizoré en la audiencia anterior, no se basaba en el riesgo de fuga, sino en el riesgo de entorpecimiento probatorio, otro de los presupuestos que habilita a imponer la prisión preventiva. En primer lugar el artículo 221 (del Código Procesal Penal) en el inciso primero habla de la magnitud de la pena en expectativa y del modo en que sería esa pena; en este caso es una pena altísima que tiene 8 años de mínimo y tiene un máximo que supera lo que permite nuestro código es de 50 años; es decir, teniendo en cuenta lo que estable el artículo 221, claramente tenemos un riesgo o indicador de peligrosidad procesal (pueda huir o entorpecer). En segundo lugar el hecho de que todavía no se haya hecho la acusación no implica que no se sepa cuál es la magnitud de la pena porque nuestro código penal brinda mínimo o máximo”.

Continuó fundamentando el magistrado que “en lo que respecta al daño, el doctor Baucero (defensor de Gazze) refiere que no hay daño, o no ha sido acreditado”; y al respecto recomendó tener en cuenta dos cuestiones: “el daño a resarcir no es únicamente el daño material, el daño que eventualmente debería resarcirse en el caso de una condena es el daño moral, psicológico. Algunas de las víctimas han referido depresión, pánico es decir el daño a resarcir y más en delitos de esta índole, en caso de una condena, sería un daño altísimo, por lo tanto no es cierto que no existe daño. Nos encontramos en una investigación que cuenta con 8 víctimas".

Respecto del cuánto a indemnizar , el juez penal recordó que será determinado en este juicio si la querella desea introducir esa demanda al momento de la acusación, porque también lo puede hacer posteriormente, si ha recaído un sentencia condenatoria.

En lo que respecta el artículo 221 inciso tercero de la ley que rige la prisión preventiva, el juez reconoció que el sospechoso “estuvo presente en el inicio de la investigación, fue a declarar, ejerció su defensa, presentó pruebas, esto es indudable; ahora bien, lo que cambió, el momento que fue bisagra dentro de la investigación y fue lo que llevó a que el Ministerio Público de la Acusación decida dejar de llevar la investigación con el imputado en libertad, porque es importante tenerlo en cuenta, y sobre el particular no puede dejar de tenerse en cuenta la forma en que ha litigado el Ministerio, que no es que detuvo por detener, sino que por una gran parte del proceso el mismo fue llevado con el imputado en libertad y esta circunstancia cambió en el momento en el cual el imputado mantuvo un contacto directo con un familiar directo de una de las víctimas, al cual le refirió todas estas cuestiones que el mismo entendió como un intento de influir o de desviar en la opinión de su pareja. En este punto coincido con el señor fiscal. El inciso tercero justamente refiere a influir o tratar de influir, si bien son dos supuestos distintos que trae el inciso tercero, por un lado está haber puesto en peligro a víctimas o testigos eso es un supuesto que claramente en este caso no se estaría dando, pero el otro supuesto sí se estaría dando, que es el tratar de influir sobre los testigos. Ambos testigos coinciden en esto, sino no entiendo porque habría puesto en conocimiento de la fiscalía, porque si hubiera sido una comunicación mantenida con el imputado y el testigo, no entiendo para que se lo manifestaron al fiscal dando inicio a esta nueva etapa del proceso que concluyó con la prisión preventiva. Todo eso me hace tener en cuenta que por lo menos tres incisos del artículo 221 se encuentran claramente configurados en el presente proceso y que todos esos indicadores de riesgo procesal deben ser tenidos en cuenta y que no alcanza a ser conjurado por el arraigo o por la residencia fija que tiene el imputado; y si bien insisto que pueden resultar suficiente para evitar el peligro de fuga, no lo son para evitar el riesgo de entorpecimiento probatorio”.

Señaló además el juez de la investigación penal preparatoria que desde que se imputó y desde que se dispuso la prisión preventiva de Gazze, se han incorporado nuevas víctimas al proceso, 4 imputativas más, 25 testimoniales, informes de psicólogos, informes de diversos médicos, se han aportado documentales por parte de una de las denunciantes, también se ha producido alguna evidencia que el defensor ha requerido y se han incorporado nuevos querellantes, “todo esto nos permite ver que la investigación ha avanzado, no ha quedado estática, el fiscal se encontraría ya en condiciones de acusar”, acción que ocurre en la audiencia preliminar al juicio, que podría la próxima.

Corrigió el juez al defensor al señalarle que los testimonios no están cautelados porque recién se van a producir durante el desarrollo del juicio, por ahora solo son consideradas entrevistas previas, tal como lo había señalado el fiscal; y advirtió que “no puedo dejar de tener en cuenta el miedo que han manifestado las víctimas, se basa en un miedo de haber visto vulnerado uno de sus más preciados bienes jurídicos que es su integridad sexual según su teoría del caso, y que también se han visto hostigadas por personas allegadas o cercanas a Gazze, sabiendo el enorme peso que tiene hoy en día la opinión pública, las redes sociales y los medios de comunicación, y como a través de esos medios se puede generar un daño irreparable a las víctimas, y recuperando el imputado la libertad, sin duda resultaría aún más difícil para estas víctimas afrontar un juicio y prestar declaración con absoluta liberad, por lo cual me lleva a concluir que la prisión preventiva resulta razonable”.

Indicó el juez de la investigación penal preparatoria que “es sumamente importante que esta causa sea llevada a juicio a la mayor brevedad posible. Sí bien la cámara ya impuso que la prisión preventiva deba ser sin plazo, creo que es necesario que el Ministerio Público de la Acusación proceda a formular la acusación; y que en caso de que se presenten nuevas denuncias, el fiscal puede abrir otro proceso.

Y cerró la audiencia sentenciando que Todo ello me lleva a concluir que la prisión preventiva debe sostenerse porque no existen fundamentos suficientes para morigerar la misma. Las medidas cautelares propuestas en forma alternativa por el defensor no resultan suficientes para conjurar el riesgo de entorpecimiento probatorio; por lo tanto, resuelvo: Rechazar la solicitud de morigeración de la prisión preventiva requerida por el letrado del imputado”. Fue el final de la audiencia.

 

Rumbo al juicio  

De no haber sorpresas, la próxima novedad en esta causa debería ser la audiencia preliminar al juicio, donde el fiscal tendrá que presentar ante el juez de la investigación penal prepartoria, Santiago Banegas, todas las pruebas que tiene para llevarlo a juicio, para que sean conocidas y resistidas por el imputado y su defensor. Eso podría ser en noviembre, estimó el representante del Ministerio Público de la Acusación en declaraciones a ReconquistaHOY. Tras esa audiencia, el juez de la investigación debe resolver si le dicta el sobreseimiento sin más, o si eleva el caso a juicio oral.

Pablo Gazze está detenido desde el 22 de julio de 2020 y sobre él pesan 8 denunciantes y la imputación de 10 hechos delictivos, todos abusos sexuales.

Producción periodística: ReconquistaHOY.com 

(Agradecemos a los colegas que citan la fuente de información).

Temas en esta nota

abusos sexuales Pablo Gazze