ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/44403

Por un tiempito hizo la gran vida, hasta que la detuvieron para imputarle la sustracción de una fortuna. Y el viaje a Europa deberá esperar.

mores.jpg
Rocío Belén Mores escuchando la imputación del fiscal desde la prisión. Ahora el proceso penal lo seguirá en libertad con restricciones.

Rocío Belén Mores, (hija de una docente) fue imputada por el delito de hurto calificado de 43.000 euros y 500.000 pesos argentinos, dinero que se encontraba en la caja fuerte ubicada en una de las habitaciones del domicilio de la familia Pitteri Caramuto, hecho cometido antes del día 12 de octubre de 2020; fecha en la que se descubrió que faltaba el dinero.

Para abrir la caja de seguridad, utilizó la llave de los propietarios, sostuvo el fiscal Alejandro Rodríguez en la audiencia imputativa realizada el 10 de diciembre del 2020. Al día siguiente fue la audiencia para discutir las medidas cautelares.

En ambas audiencias, también participaron los abogados Marcelo Venetucci, como querellante; y Ricardo Degoumois como defensor, todos ante el juez Gonzalo Basualdo, quien luego de escuchar el debate, declaró legal la detención, dispuso abrir la investigación penal y denegó el pedido de los acusadores para que quede en prisión preventiva. Basualdo dispuso la libertad, bajo las siguientes condiciones: Fijar domicilio donde deberá estar bajo guarda de su madre, la prohibición de retirarse de la ciudad, prohibición total y absoluta de acercamiento y comunicación con la víctima, prohibición de salir del País, prohibición de consumir estupefacientes y abusar de bebidas alcohólicas, estar sometida a derecho cuando sea requerida y concurrir semanalmente los días miércoles a la Comisaria Segunda de Reconquista para dar cuenta de su presencia.

El hurto fue en la caja de seguridad de la vivienda de la profesora María Ester Pitteri viuda de Caramuto, 78; en calle Iturraspe al 1.000 de la ciudad de Reconquista; y fue uno de sus hijos, Juan Pablo Caramuto, quien hizo la denuncia. Explicaron que ese dinero fue traido en sucesivos viajes de la hija de Mari, desde España. Ana Lis Caramuto vive allá hace varios años.

La calificación que hizo el fiscal es "hurto calificado por el uso de llave verdadera", según artículo 163 inciso 3 del Código Penal, que prevé una pena de 1 año a 6 años de prisión.

En la audiencia solicitada por el fiscal para que el juez determine medidas cautelares, el Dr. Rodríguez sostuvo que se encontraban reunidos los requisitos procesales que hacen procedente al pedido de la prisión preventiva. "Contamos con elementos suficientes como para sostener la participación punible de la imputada, basada en las tareas de investigación que se desarrollaron a lo largo de la misma". Recordó que producto de la investigación lograron recuperar 19.350 euros y 51.000 pesos que estaban en poder de la imputada, se hizo rueda de reconocimiento y se determinaron compras que hizo con el dinero sustraído, como dos valijas nuevas, una notebook nueva y varias carteras.

Rechazó el fiscal el argumento de la imputada, quien había dicho que el dinero se lo regaló Doña Mari. Al respecto, remarcó la declaración de la profesora Maria Pitteri ante el juez, donde negó haber efectuado ese fenomenal regalo.

Explicó al juez que quería que disponga la prisión preventiva para evitar el peligro de fuga y el entorpecimiento probatorio. Señaló que en la víspera, la imputada ya había iniciado trámites para obtener el pasaporte en la oficina del Registro Civil de Malabrigo; y planeaba un viaje a Europa.

Tenemos el entorpecimiento probatorio con la incesante búsqueda del saldo del dinero, casi 23.900 euros y 450 pesos argentinos que sería la faltante según lo denunciado. Tenemos un gran daño a resarcir que debe ser tenido en cuenta, por lo que entiendo procede la prisión preventiva hasta la realización del juicio oral y público, sostuvo el representante del Ministerio Público de la Acusación, sin lograr convencer al juez. Tampoco logró convencerlo el querellante Venetucci, quien representa legalmente los intereses de los damnificados.

"Esta corroborado por distintos testimonios y por la denuncia que formula la victima que existía el dinero en la caja fuerte y que era de ellos; ayer la imputada admitió que el dinero era de la hija de la víctima que se encuentra viviendo en España. Existen evidencias de que Mores tenía acceso a la vivienda, tenía la confianza suficiente para ingresar a la misma, quedo demostrado que la caja fuerte tenía una llave y estaba guardada en otro lugar. Entendemos que se encuentran suficientemente reunidos los elementos del tipo que se le atribuyó, es decir el hurto agravado, artículo 163 inciso tercero del Código Penal. Ayer Mores hizo lo que entendemos fue un ineficaz intento de descargo, ya que pretendió referir que al dinero se lo había regalado la dueña de la casa, y reconoció que sabía que el mismo es de la hija, con lo cual claramente queda desvirtuado el intento defensivo. Por otra parte, debemos señalar que contraria al sentido común el argumento de que habría recibido de buena fe un regalo de nada más que de 20.000 euros. Debemos decir que dentro de la diligencia investigativa se dispuso la intervención telefónica por parte de su señoría y dentro de los resultado de esa intervención se registra el dialogo que tuvo Mores con quien ella refirió que sería su novio (un familiar de la víctima). En esa escucha, le pregunta con posterioridad al hecho, si ella puede justificar el dinero, y ella manifiesta que ese dinero se lo habría dado su novio, haciendo referencia a otra persona", sostuvo el Dr. Venetucci, para quien se justificaba la prisión preventiva porque "claramente estamos ante una pena en expectativa de ejecución efectiva".

También el Dr. Venetucci intentó convencer al juez hablando de los riesgos procesales que significan la libertad de la imputada. Para este profesional, "se dan los dos riesgos; por un lado, el de fuga, porque quedó acreditado dentro de las escuchas que se realizaron y también lo admitió la damnificada, que había iniciado los trámites para obtener el pasaporte para viajar a Europa, compró valijas y lógicamente contaba con el dinero para hacerlo; y actualmente lo tiene, porque está faltando la mayor parte del dinero sustraído". Añadió que "con posterioridad a la suma de dinero que se le secuestró el 6 de noviembre, en un segundo allanamiento, secuestraron reales en su domicilio, lo que también implica que existiría la posibilidad de un plan al menos para abandonar la cuidad. Dentro de las comunicaciones telefónicas que se tomaron también existe con posterioridad al allanamiento y de la incautación de los 19.350 Euros, una comunicación averiguando por alquileres de viviendas en Córdoba, informado por el personal policial. Lógicamente esto nos pone en aviso de un riesgo cierto de fuga, ya que hay maniobras tendientes a ausentarse, teniendo en cuenta que Mores tenía un trabajo precario con un ingreso inferior al salario mínimo vital y móvil, mal podría suponer que estamos frente a una persona que planea un viaje con recursos propios", insistió el querellante.

Y siguió: "Por otra parte entendemos que se verifica un riesgo de entorpecimiento probatorio. El fiscal lo refirió con claridad, que falta encontrar la mayor parte del dinero, un dinero que evidentemente Mores sabe dónde está porque con posterioridad al hallazgo de los 19.350 Euros en el allanamiento del 6 de noviembre y a pesar de que Mores en su intervención manifestó que no le quedó nada de dinero, una vez que realizaron el allanamiento existen evidencias que demuestran una vida cotidiana que supera las posibilidades económicas de Mores con los recursos que ella manifestó, tenemos que con posterioridad al allanamiento donde ella dice que se había quedado sin dinero, el cual supuestamente era un regalo de la víctima, continuó haciendo gastos voluminosos, todas las noches pidió delivery de comidas, postres, bebidas, cigarrillos todo por delivery, un uso indiscriminado de Remises con un costo importante entre dos y tres veces. Adquirió muebles y contrató fletes para trasladar los muebles que compraba, hay registro donde ella invita indiscriminadamente amigos a bares, diciendo: yo te invito, yo pago; pidió turnos para cosmetología para hacerse las uñas y también hizo referencia de que concurría a bancos, un panorama que da cuenta de que existe una posibilidad cierta y concreta del ocultamiento del dinero faltante que evidentemente Mores lo tiene y no es cierto que no quedó con nada de dinero, porque de lo contrario no tendría ningún tipo de explicación esta vida ostentosa que siguió dándose con posterioridad a que le incautaran el dinero el 6 de noviembre". Remarcó al juez que "existen líneas de investigación que hay que preservar. Existe una investigación en curso que es necesario proteger, cautelar, además de la investigación de la ruta del dinero y evidentemente ha quedado absolutamente claro que Mores no ha dicho la verdad en su declaración de que se había quedado sin dinero una vez que se lo incautaron, de modo que entendemos que ante esta circunstancia, la medida cautelar de prisión preventiva se muestra como la única medida con eficacia para proteger los fines del proceso, solo así se podría cautelar a lo que estamos haciendo referencia". Tampoco tuvo suerte de convencer al magistrado.

El defensor sostuvo que no era procedente la prisión preventiva reclamada por fiscal y querellante. Para el abogado Degoumois, no procede la petición formulada por el fiscal y el querellante dado que no se dan los presupuestos para imponer una prisión preventiva. Son varios los elementos: en primer lugar la pena en expectativa va a ser de cumplimiento condicional porque es una persona joven, sin antecedente penal; y siendo la figura atribuida una figura de los llamados delitos menores, delito contra la propiedad un hurto, con un máximo de seis años y un mínimo de uno. Estaríamos haciendo un anticipo de pena con un horizonte bastante cierto y concreto de la posibilidad de la pena de cumplimiento condicional, esto es uno de los elementos fundamentales que no se puede pasar por alto para tener en cuenta la prisión preventiva. Lo aducido como entorpecimiento y peligro de fuga queda alejado con las mismas escuchas telefónicas, donde Mores pide a su novio: ¨No, no me importa quiero plata porque necesito un remis para ir hasta la comisaria¨; es decir esto acredita lo que la imputada ha referido de que anoticiada de la circunstancia ha sido ella personalmente la que concurrió a la sede policial, jamás ha intentado ausentarse. Si ella tenía en poder el dinero porque motivo no ausentarse como proclamaron los acusadores, ha continuado con su vida porque ha sido lo que ella narró, ha sido un obsequio de la víctima.   Y rechazó que sea darse la gran vida y que incurrió en gastos suntuosos porque en las escuchas surge que sacó turno para hacerse las uñas, que sale $400.-, o porque pidio pizza y cervezas.

Sobre la escucha al celular donde la imputada pidió reserva de una cabaña en Córdoba, el defensor sostuvo que "eran dos días que iba a ir con su novio".

Sobre el peligro de fuga porque Mores había iniciado el trámite para sacar el pasaporte, el defensor sostuvo que "claro está y ella misma lo ha manifestado; y no es delito, y claro está que ha quedado sin efecto ese trámite, ella misma iba a depositar el dinero que estaba convencida que era bienhabido en su cuenta en el Banco. En ningún momento intentó ocultar nada y se demostrará de que ha sido un dinero bien habido".

Por otra parte, Degoumois sostuvo que los acusadores no acreditaron el origen del dinero y su existencia, cómo se hicieron de los 43.000 Euros que dicen tenían en esa caja de seguridad, ya que no mostraron pruebas, ni las transferencias.

Insistió en señalar que "los 20.000 Euros que le ha dado la señora, (la imputada) los dejó en su casa, prácticamente a la vista, que nunca los escondió".

Advirtió que "sostener y pretender la cautelar en atención de que hay dinero que no aparece, casi es un acto extorsivo, porque tenemos suerte, entre comillas, que aducen que había 43.000 Euros; podrían haber dicho un millón, cien mil, y con ese criterio tendrían que tenerla detenida hasta que aparezcan los Euros"; y comparó una eventual prisión preventiva como "una prisión por deuda" ya que no aparece el total del dinero que dicen que tenían.

Concluyó que "no debe proceder la prisión preventiva ordenada, si entendemos que deben proceder restricciones a la libertad que solicitamos, la imposición de una guardadora que sería la madre, la prohibición de ausentarse de la ciudad y concurrir ante la comisaría más cercana al domicilio, esto es sin duda la solución más adecuada"; y remarcó que la eventual condena "puede ser de ejecución condicional"; además que no observa peligro de fuga porque siempre se presentó cada vez que se lo solicitaron. El juez se inclinó por su postura.

LO QUE DIJO LA DAMNIFICADA

La profesora Maria Pitteri viuda de Caramutto también declaró ante el juez Basualdo, ante quien negó haberle regalado el dinero a quien era su cuidadora. "De ninguna manera", respondió. Recordó que Rocío Mores tenía acceso a su vivienda, donde se presentó como cuidadora de enfermos, y como ella "necesitaba a alguien que me cuide a la noche, ella se presentó como cuidadora y de esa manera entro a mi casa ". De paso le reprochó que era faltadora al trabajo, y que más de una vez se ausentaba de madrugada cuando ella necesitaba ayuda para ir al baño, teniendo el deber de permanecer.

Explicó que siempre trataron que la cuidadora no tenga acceso a la llave de la caja de seguridad y que la guardaban dentro de un placard.

Indicó que semejante dinero era el que enviaba su hija que vive hace muchos años en España; y que parte del dinero, "10.000 Dólares" eran suyos, que lo necesitaba porque estuvo enferma, sufrió un accidente doméstico y se fracturó dos costillas y clavícula. En cuanto al monto del dinero enviado por su hija dijo que ella no sabía, solo refirió a "un bulto que apenas entraba en la caja".

LOS FUNDAMENTOS DEL JUEZ

Luego de escuchar el debate de las partes, el juez Gonzalo Basualdo expresó que en cuanto a la medida cautelar que platearon la querella y el fiscal, adentrándonos en el análisis que establece el artículo 220, en lo que respecta el inciso primero, hay sobrados elementos de convicción que puedan eventualmente referir a la autoría o participación que ha tenido en el hecho la señorita Mores, e incluso ella misma ha dado su versión de los hechos y ha ratificado y ha hecho mención a evidencias con lo que cuenta la acusadora. En lo que respecta al inciso segundo del artículo 220, ha dicho el doctor Venettucci que existe o es posible que la pena sea privativa de la libertad, es posible si, toda vez que la pena de este delito es de 1 a 6 años a lo que refiere el Hurto Calificado, es posible y lo que entiende este magistrado de que no es razonable, que razonablemente, en caso de ser condenada, la pena no habrá de ser de efectivo cumplimiento. Y aún si fuera de efectivo cumplimiento, entiendo que se pueden neutralizar algunos riesgos procesales que pudieran eventualmente haber, o el peligro de fuga, que entiendo que no existe como tal, con medidas menos gravosas. En lo que respecta al peligro de fuga, hay medidas que se pueden arbitrar más allá de que no tiene pasaporte, hay medidas que se pueden arbitrar a los fines de que garantice de que esta persona no salga del ejido urbano de Reconquista y Avellaneda, y usando las medidas correspondientes como Migraciones, Policía Aeroportuaria, Gendarmería, impidiendo o restringiendo el egreso de la República Argentina".

Para el juez, los riesgos procesales en este caso son "bastante acotados y discutibles", dado que toda vez que se han efectuado allanamientos en todos los domicilios manifestados y se han realizado escuchas telefónicas ,y no surgen mayores datos del resto del dinero que pudiere existir, por otra parte, el artículo 10 del Código Procesal refiere que la libertad puede ser restringida solamente para evitar el entorpecimiento probatorio. Por ello, no es razonable y factible que la pena a imponer por las diferentes circunstancias que he manifestado, el hecho que no hay otra causa pendiente, es razonable que la pena ha de ser de ejecución condicional. Entiendo que no es el mecanismo mantener a una persona privada de la libertad, por ello dispongo la libertad, la que quedara sujeta a esta investigación; y la misma estará supeditada al cumplimiento de reglas de conductas: fijar domicilio, y como guardadora la madre, la prohibición de retirarse del ejido urbano, la prohibición total y absoluta de acercamiento y comunicación con la víctima, la prohibición de salir del País, la prohibición de consumir estupefacientes y abusar de bebidas alcohólicas, estar sometida a derecho cuando sea requerida y concurrir semanalmente a la comisaria Segunda para dar cuenta de su presencia los días miércoles".

Notas Relacionadas