ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/47101

Condenado por violación le pidió a un juez que lo autorice a completar la condena en su casa o al menos a tener salidas transitorias porque tiene ataques de pánico en la cárcel.

El defensor sostuvo que el estado de pánico que padece producto del encierro se agrava por la pandemia, lo mantiene en estado de zozobra, de incertidumbre, de miedo, lo que puede llevarlo a la autodestrucción, con dimensiones apocalípticas. Sostenerlo dentro de la cárcel puede terminar siendo una pena extra a la ya impuesta. La víctima murió esperando justicia.

pugh.jpg
Juan Marcelo Pugh, condenado a 6 años de prisión de efectivo cumplimiento.

Juan Marcelo Pugh, está condenado a la pena de seis años de prisión por abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de su ex pareja, a la que atacó en la vía pública, cerca del Vivero Municipal de Avellaneda.

Cumple prisión en la cárcel de Santa Felicia, Vera, 70 Km al Sur de Reconquista.

Este viernes 28 de mayo de 2021 se llevó a cabo una audiencia oral y pública solicitada por su nuevo abogado defensor, Dr. Gabriel Luna, quien comenzó expresando que sostenerlo dentro de la cárcel con el estado panicoso que padece, "puede terminar siendo una pena extra a la ya impuesta".

Sostuvo que el estado de pánico que padece producto del encierro, se agrava por la pandemia, lo que mantiene al condenado en un estado de zozobra, un estado de incertidumbre, de miedo, lo que puede llevarlo a la autodestrucción, con dimensiones apocalípticas, lo que debería ser subsanado permitiéndole completar la condena en la casa de sus padres, quienes asumirían la tutoría; o bien que le anticipe las salidas transitorias, teniendo en cuenta que esta fue su primera condena, que tiene arraigo.

También pidió al juez que tenga en cuenta que el preso es único sustento de dos menores que están tramitando una filiación, dos hijos, a quienes ha estado asistiendo económicamente en su momento y que producto de toda esta situación, su ex pareja le ha iniciado un reclamo filiatorio y alimentario.

El defensor asimiló la crisis de la pandemia con un estado de guerra.

 

FISCAL

A su turno, el fiscal Aldo Gerosa manifestó al juez que no consta fehacientemente el trastorno psiquiátrico que refiere el defensor; y lo que si consta es que el 26 de abril de 2021, Carlos Arnardis, del servicio de sanidad del Servicio Penitenciario, informó que el interno Pugh transita por un cuadro de salud normal, que no tiene impedimento para tratar su patología en la Cárcel, que es un síndrome depresivo, con buena evolución, y que esa afección es comprensible en una persona privada de la libertad. Citó también que el Consejo Correccional, el 5 de Mayo de este año emitió una conclusión similar, expresando que el interno Pugh "no presenta impedimento" para recibir tratamiento dentro de esa Unidad Penal. Pidió al magistrado que tenga en cuenta lo que dice el artículo 10 del Código Penal sobre las cuestiones que puede considerar un juez para facilitar la prisión domiciliaria. Concretamente dice que "a criterio del juez competente podrá" conceder la prisión domiciliaria cuando la privación de la libertad impide tratar su dolencia, requisito que en esta solicitud no se cumple. El preso está con síndrome depresivo, pero evoluciona adecuadamente y esta medicado para eso.

En cuanto a la consideración que pidió para el mantenimiento económico de sus supuestos hijos, el fiscal le echó en cara que ni siquiera ha tenido la voluntad de reconocerlos; y que de hecho es la primera vez que sentía hablar de ellos.

Le recordó al juez que se aprestaba a tomar la decisión que el delito por el cual Pugh fue condenado, "lamentablemente es un delito grave, que se ejerció dentro del marco de una violencia de género, a una persona vulnerable, y se ejecutó con violencia porque en el cuerpo de la víctima quedaron los golpes que había recibido".

Le remarcó al juez que concederle el beneficio solicitado destruiría el derecho; y que por todo lo expuesto "no corresponde en este momento hacer lugar al mismo".

 

PUGH

Concedida la palabra al condenado, Pugh respondió: "No tengo nada que manifestar".

 

GON

Finalmente, tras escuchar a las partes, el juez de la ejecución penal, Dr. Gustavo Gon, resolvió rechazar el pedido de prisión domiciliaria y el pedido de salidas transitorias, dado que no se dan los presupuestos previstos por el artículo 10 del Código Penal.

 

Murió esperando justicia

"La justicia no llegó ni en tiempo ni en forma", lamentó el fiscal Gerosa cuando ReconquistaHOY le pidió una opinión sobre la muerte de la víctima.

Comentó que él hubiera querido que esté viva "para saber lo que pasaba". Si bien "supo que fue condenado, que el delito que sufrió se juzgó y se condenó, pero nadie denuncia para que se dicte una condena, sino para que la condena se cumpla y no alcanzó a verla, eso lamentablemente es una tristeza que me ha quedado".

Hasta muy poquito antes de morir, angustiada, la víctima había ido a una audiencia a pedirle al juez que disponga la inmediata detención de su abusador.

Fue dos meses después de la condena de primera instancia, cuando le dijo al juez Basualdo: "Quiero la prisión preventiva para él". Ella quería vivir tranquila, argumentando que "estoy cansada de venir y volver a recordar todo lo que él me hizo", reprochando que quien la violó pasaba por su casa y que así lo ha denunciado; pero el juez Basualdo no le dio lugar, a pesar de que también el fiscal se lo pidió. El juez dio crédito al planteo de la defensa en cuanto a que no había razón para detenerlo ya; y ese día Pugh se fue en libertad desde los tribunales de Reconquista, hasta que la Cámara Penal de Apelaciones confirmó su condena y fue detenido y enviado a la cárcel, donde permanece. Para entonces, la víctima había enfermado y fallecido. Recordamos cuando llorando llegó una tarde a la radio a implorar al juez que lo detengan para poder vivir en paz. 

 

DESMENTIDA

En la misma tarde en que el juez Gon denegó el pedido del reo, cuando abordábamos el tema en ReconquistaHOY/Radio, llamó quien le reclama la paternidad de sus dos hijos para dejar claro que Pugh nunca se hizo cargo ni colaboró siquiera económicamente con el mantenimiento de sus hijos. Dijo que "hace como seis años" le inició el juicio y nunca le pudo cobrar, "él y su familia los conocen pero nunca se hicieron cargo". Lamentó que nunca le salió el juicio "porque hubo manejos de una abogada que tuve que cambiar ahora".

"Me molesta que ahora use a mis hijos a los que nunca reconoció", concluyó. Tienen 12 y 14 años.

Temas en esta nota

Juan Marcelo Pugh abusos sexuales
Notas Relacionadas