ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/47738
Mg. CPN. Ignacio Correa

Opinión

Analicemos el mercado laboral en argentina.

En la última semana el INDEC (www.indec.gob.ar) ha publicado un informe sobre el dato más importante de toda economía: El empleo, si bien a simple vista puede inferirse una mejora (la hay), cuando “desmenuzamos” el dato hacia adentro respecto de variables como edad, sexo, regiones, etc. vemos con preocupación problemas estructurales que nuestro país viene acarreando desde hace décadas, y que marcan un horizonte no muy prometedor si no tenemos la capacidad de para modificarlos.

Arrancamos, la Tasa de Empleo (TE) que mide la proporción de personas ocupadas con relación a la población total se ubicó en 41,6%; esto es una buena noticia, si la comparamos contra el trimestre del mes anterior (4to 2020) registra una mejora de +1.5%, igual a que: hubo en el trimestre 690 mil. nuevos “ocupados”, ¡ojo! NO asalariados, sino ocupados en los cuales incluimos: empleo formal, informal, cuentapropistas, asalariados, etc. Bien! Este es un dato alentador!

La tasa de desocupación que mide a) La cantidad de desocupados (personas sin ocupación que buscan activamente y están disponibles para trabajar), sobre b) La población económicamente activa (personas con un a ocupación o que, sin tenerla, buscan activamente y están disponibles sin trabajar) Desocupados/PEA, para el primer trimestre 2021 arrojó un 10.2%, o lo que es lo mismo: 1.355 millones de personas que buscan activamente trabajar no lo consiguen. Este dato implica una leve mejora, tanto contra el mismo trimestre del anterior (1ero2020 mejora -0.2%) como con el trimestre anterior (4to 2020 mejora -0.8%), bien pero no tanto, porque si a ese dato se le sumaran los desalentados, es decir, las personas que por causa de la pandemia no salen a buscar trabajo, (buscar trabajo en épocas de COVID es peligro, y siempre es caro), la tasa de desocupación estaría en el orden del 12%, lo cual es muchísimo!

Si tomamos en cuenta a los sub ocupados (personas que trabajan menos de 35 horas semanales y que  quieren trabajar más) dato que se ubica en el 11.9% de la PEA para este trimestre, la presión de los desocupados junto con los sub ocupados sobre el mercado laboral ronda el 24%, así uno de cada cuatro personas no encuentra trabajo o trabaja pero estaría dispuesto a hacerlo más horas! 

El mercado laboral argentino cambia: Uno de cada cuatro ocupados (25%) trabaja por cuenta propia, esto demuestra que estructuralmente el mercado laboral de argentina cambió y tiende a precarización, porque sin bien dentro de estos encontramos profesionales cuentapropistas bien pagos, la realidad de la economía nacional  nos dice que la gran mayoría son personas que salen a buscar sus ingresos en condiciones de precariedad laboral.

¿Qué pasa en el mercado laboral con perspectiva de género? La tasa de desocupación para los hombres (8.5%) es menor que la de las mujeres (12.3%), en nuestro país a las mujeres les es ¡mucho más difícil conseguir trabajo!, así si nos adentramos en el dato de desocupación exclusivamente de las mujeres, vemos que 1 de cada cuatro (25% aprox.) no consigue trabajo si tiene entre 14 a 29 años.

 Con todo lo analizado la  muy preciada y difundida “meritocracia” deja de tener sustento en el mercado laboral de nuestro querido país, y podemos decir que está muy muy lejos de ser una realidad, por lo menos para una gran parte de nuestros compatriotas, tan así es que por ejemplo: una mujer de hasta 29 años que tenga ambiciones y muchas ganas de tener un empleo es muy poco probable que lo encuentre, y si lo hace no será uno de calidad. Desde hace décadas, la preciada “movilidad social”, eso de que podés nacer en un hogar de pocos recursos y a través del trabajo, el estudio y el esfuerzo vas a mejorar de posición socio económica, se pone en serio riesgo si es que no hay un cambio estructural en las condiciones en como las personas consiguen insertarse productivamente en un mercado laboral que hoy no los contiene siquiera para darles un empleo que aporte beneficios y utilidades en la economía.

Thomas Piketty en su libro La Economía de las Desigualdades (Siglo XXI Editores), afirma que si no están dadas las condiciones de inicio de manera equitativa para que las personas se desarrollen, el esfuerzo (parte esencial del éxito personal) deja de tener sentido, también dice que “la desigualdad proviene de factores que los individuos no controlan” y agrega que “es justo que el estado trate de mejorar de la manera mas eficaz las personas menos favorecidas”. Otra vez, si el estado junto con toda la sociedad no genera las oportunidades nadie las podrá tomar, es así, por mas empeño que se le ponga a la cosa.

Temas en esta nota

INDEC Economía Empleo
Notas Relacionadas