ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/47796

Condenaron a quien mató por la espalda a una jovencita embarazada que interrumpió una juntada donde habían emborrachado a su hermano menor ...y donde también estaba su mamá

2021-07-08 (7).png
José Raúl López en la audiencia en la que renunció al juicio oral y público, admitió que mató a Carolina Ruiz; y aceptó la condena a 12 años de prisión.

José Raúl López, de 31 años de edad, DNI 40.364.570, domiciliado en el Barrio Nueva Fe de la Ciudad de Reconquista, quien dijo ser soltero, changarín, hijo de Jose Ignacio y de María Isabel López, nacido el 5 de mayo de 1990, con instrucción "hasta 5° año" que no supo aclarar si es primario o secundario, fue condenado a la pena de 12 años de prisión de cumplimiento efectivo por el delito de homicidio simple en grado de autor, en perjuicio de Carolina Ruiz, quien tenía 19 años y cursaba su primer mes de embarazo.

López consiguió esa pena renunciando al juicio oral y público mediante un procedimiento abreviado, asistido técnicamente por la defensora pública María Noel Severo, quien acordó la condena con el fiscal Leandro Mai, con aprobación de los familiares de la víctima y el viso de legalidad que dio el tribunal compuesto por los jueces Norma Senn, Mauricio Martelossi y Claudia Bressán, en audiencia realizada el jueves 8 de julio de 2021, a la que asistió ReconquistaHOY.

López mató a Carolina Ruiz el lunes 15 de junio de 2020, a las 20:45 horas, en la casa de Soledad Durán, 39; en calle 9 de julio (calle 20) al 5380 del Barrio Asunción, en Reconquista.

Cuando Carolina interrumpió la reunión en la que abundaban las bebidas alcohólicas, para reprochar a su madre haber permitido que su hermano menor se emborrache, López la sorprendió desde atrás, clavándole un cuchillo por la espalda, cerca de la axila izquierda, altura del octavo espacio intercostal. Fue un cuchillo de cocina de 25 centímetros de hoja, que penetró hasta el pulmón, provocando neumotórax y una gran hemorragia que derivó en un shock hipovolémico que provocó en minutos la muerte de la joven, que en el acto se desplomó al piso. Cuando llegó el Dr. Gustavo Algañaraz con la ambulancia del 107, ya estaba fallecida, más tarde llegó la médica policial Jésica Cerf, que constató lo mismo. 

 

Cuando Carolina interrumpió la reunión en la que abundaban las bebidas alcohólicas, para reprochar a su madre haber permitido que su hermano menor se emborrache, López la sorprendió desde atrás, clavándole un cuchillo por la espalda.

 

La causa de muerte fue establecida en autopsia practicada por el médico forense, Horacio Goldaraz, quien también constató que la víctima cursaba su primer mes de embarazo.

En el lugar del hecho López dejó el cuchillo -que fue secuestrado por la policía como otro elemento de prueba- y se marchó, hasta que luego fue detenido. También secuestraron ropa que usó esa noche del crimen. Eso, más los testimonios de los varios presentes, constituyeron pruebas contundentes contra López, quien confesó su autoría y aceptó la condena.

El informe ambiental describe al autor del crimen como una persona violenta, que pelea por cualquier motivo, y que ya había tenido inconvenientes con otras personas. Incluso también tenía una condena previa, pero no estuvo nunca en la cárcel porque fue de 2 años y 6 meses de ejecución condicional, incluso por esa característica de la condena anterior, no fue declarado reincidente, porque no corresponde según opinión del fiscal y del tribunal, ya que a pesar de haber estado condenado, no estuvo antes en la cárcel.

Una junta psiquiatra determinó que López "tiene conciencia de la realidad", por lo que estaba apto para ser sometido a proceso.

Ni la madre, ni ningún otro familiar de la víctima participó de la audiencia en la que se dictó la sentencia. Dejaron constancia que ni la madre ni ningún otro familiar manifestó voluntad de estar presentes en la audiencia.

Ante el tribunal, López aceptó la autoría del hecho y la pena acordada, reconoció también su firma plasmada en el acuerdo previo, pero no pidió disculpas por su acto mortal.

Carolina Ayelén Ruiz era hija de Santo Ruiz y Teresa Velázquez. Hermanos: Paola y Lucrecia Velázquez; Evelyn, Omar y Luisa Ruiz.

 

TESTIMONIO 

Daniela Velázquez contó en ReconquistaHOY cómo asesinaron a su hermana Carolina aquella noche del lunes 15 de junio de 2020 en la vivienda de la familia Durán:

Carolina estaba enfurecida al ver a su hermano descompuesto de tan alcoholizado que estaba. Aseguró que le hicieron tomar hasta "alcohol puro", por lo que incluso tuvieron que llamar una ambulancia para que lo asista. Por eso esa noche fue con su hermana a la casa de los Durán, -donde también estaba su mamá de parranda desde el mediodía- a reprocharle por qué lo emborracharon así, oportunidad en que López le clavó una puñalada por la espalda y murió en el acto, cayó en el mismo patio donde la recogió la morguera.

Daniela Velázquez contó que el agresor primero la escupió en la cara a su hermana, por lo cual Carolina reaccionó y lo escupió también en la cara y que la anfitriona, Soledad Durán, salió en defensa de López. Cuando Carolina le dio la espalda, López sacó el cuchillo y se lo clavó por la espalda. "Nosotros lo quisimos encarar, pero él nos apuntaba con el cuchillo".

Sostuvo Daniela que "la culpable de todo es Soledad Duran, si la mina no la encaraba a mi hermana, estaría viva. Ese vago (por López) siempre estuvo en la casa de esa mina".

Teresa Velázquez tiene 47 años y es mamá de la víctima. Ella es una de la que estuvo en ese almuerzo del lunes feriado que se estiró con sobremesa hasta la noche, con excesos de alcohol, en la casa de su ex cuñada, Soledad Durán.

Sobre la tremenda borrachera de su hijo que es lo que enfureció a Carolina y por eso fue a reprocharle, respondió que "ya tiene 18 años" y sostuvo que ella también tiene derecho a divertirse. 

Sostuvo que el ataque de López a su hija fue algo rápido que no dio tiempo a nada, que incluso ella no vio cuando le clavó la puñalada, solo cuando tiró el cuchillo y salió corriendo dejando a Carolina caída en el piso.

Aseguró que al homicida no lo conoce mucho, solo "de vista", que se saludan en la vía pública; y que en la juntada "él estaba callado. Siempre estaba en la casa de mi ex cuñada, pero no éramos amigos".

 

Ella se había enojado porque se habían puesto a tomar con el hermano, el vago reaccionó de esa manera.

 
 

Mi hija le alcanzó a pegar una cachetada y un cascotaso a López.

 

 

Carolina Ayelén Ruiz Velázquez vivía con su madre, tenía 19 años y no trabajaba ni estudiaba. Abandonó en tercer año del secundario. Teresa Velázquez tiene otros cuatro hijos, que ahora tienen 15, 17, 22 y 30 años. 

El padre de Carolina, Santo Ruiz, está condenado a la pena de 11 años de prisión  por haber matado de un tiro de escopeta a su vecino, Néstor Miguel Correa, en la noche del 09 de febrero de 2015.

Los restos de Carolina fueron sepultados el miércoles 17 de junio de 2020 a las 09:30 horas en el cementerio municipal de Reconquista. El trámite se demoró por la autopsia.

 

Notas Relacionadas