ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/48450
29 MESES DESAPARECIDO

El fiscal Rodríguez informó que retomarán la búsqueda de Juan Carlos Fernández en Romang. Le preguntamos qué piensan encontrar

Juan Carlos Fernández, también conocido en Romang como Tito Ares.

A dos años y cinco meses de la desaparición de Juan Carlos Fernández (alias Tito Ares), el fiscal del caso sostuvo en ReconquistaHOY que no se abandonará la causa hasta encontrarlo con vida o sus restos

"La semana próxima vamos a iniciar una nueva búsqueda con perros de Laguna Paiva, además se convocó a toda la fuerza, lo vamos a hacer viernes y sábado, lo haremos con todo lo que tengamos al alcance, en tecnología y actividad humana”, aseguró el Dr. Rodríguez en declaraciones a ReconquistaHOY, donde respondió que buscan a una persona, pero sabiendo que "podemos encontrarnos con restos".

 

 Lo que podría pasar es que encontremos restos, pero no descarto que pueda aparecer con vida.

 

Recordó que ya hicieron tres búsquedas, que se trajeron perros de distintas localidades, e incluso la perra que encontró a Maldonado en la Patagonia.

 

EL CASO

Juan Carlos Fernández, 56, más conocido en Romang como "Tito" Ares, fue visto por última vez en la madrugada del sábado 16 de marzo de 2019 cuando estaba en una ranchada isleña junto a un sobrino y otras 3 personas.

Nadie dice saber qué pasó con él, solo que se acostaron muy borrachos y que cuando se levantaron esa madrugada Tito ya no estaba.

Esa ranchada final está frente a la ciudad de  Romang.

Erasmo "Poncho" Zapata, 55; y José Cardozo, 59; son las dos personas bajo sospecha por la desaparición y ocultamiento, ambos imputados en libertad con ciertas restricciones, luego de haber estado 60 días presos preventivamente, por disposición del juez de la instrucción penal preparatoria Gonzalo Basualdo.

 

Testimonios:

LO QUE DECLARO ZAPATA

Erasmo "Poncho" Zapata declaró ante el jue de la causa que siendo las 4 de la tarde del viernes fueron a la isla con su yerno Esteban Flores y José Cardozo, pusieron una malla con la que sacaron sábalos a la tardecita y a la noche los fritaron y tomaron vinos. A las 10 ó 10:30 de la noche llegaron los Fernández, Juan Carlos y su sobrino Cepillo Fernández, quienes se quedaron con ellos a comer pescado y tomar vino hasta las 04:00 de la madrugada. Que solo dos regresaron a la ciudad a buscar más bebidas: su yerno Esteban Flores y Cepillo Fernández, que los tres restantes quedaron en la ranchada y al rato regresaron los otros con mas bebidas y luego de seguir bebiendo se quedaron todos dormidos. A las 05.30 se levantaron y ya no estaba Juan Carlos Fernández. Pensaron que se fue a Romang porque tenía que trabajar con Lucho (por un tal Luciano). El imputado dijo al juez que pensó que Fernández se volvió a la ciudad, que para eso tuvo que pasar un arroyo de "80 metros de ancho" y caminar. Al pasar las horas y ver que Fernández no aparecía, fue a hablar con el capataz de ambos, Lucho, quien también se extrañó que no haya concurrido a cumplir con su obligación y les pidió que vayan a hacer la denuncia y así lo hicieron. Fue con Cardozo a la Comisaría de Romang. “Se nos desapareció a nosotros, no lo vimos cuando se fue. Le voy a decir la verdad, estuvimos todos chupados”, terminó el imputado Erasmo "Poncho" Zapata, quien se negó a que el fiscal le haga preguntas.

 

LO QUE DIJO CARDOZO ANTE EL JUEZ

"A las 17:30 horas nosotros nos fuimos a pescar y como a las 21:30 horas, calculamos eso porque no teníamos reloj, llego Fernández y su sobrino (Emilio Fernández, 25), llegaron con vino y leña, nosotros no sabíamos que iban a ir, después nos pusimos a comer pescado, pusimos las mallas, después nos dimos cuenta que era la madrugada y nos fuimos a dormir todos empedos, borrachos, le voy a decir la verdad todos meados, nos despertamos entre nosotros y creímos que él estaba haciendo de cuerpo y empezamos a gritar “Fernández, Fernández” y nada, entonces salimos para los botes y no encontramos nada, y ahí empezamos a buscarlo, pero como era de madrugada hicimos el intento de irnos más allá, pero nos atajaron los yuyales, era todo oscuridad y pensamos que como tenía que trabajar al otro día, dijimos que capaz se vino para Romang. Al otro día nos levantamos, sacamos la malla, vendimos los pescados ahí en la entrada, y de ahí nos vinimos y nos repartimos la plata. Y nosotros ni enterados que él estaba desaparecido, porque nosotros creíamos que estaba trabajando. Al otro día con Zapata nos fuimos a pedir trabajo a un capataz de la comuna, entonces lo encontramos al patrón de él, en la Escuela Fiscal, y ahí nos dijo que Fernández no vino a trabajar. Nosotros nos fuimos a la policía y nos tomaron la declaración. El domingo a la noche salimos a buscar al desaparecido por los lugares donde él podría haber ido, buscamos por la laguna, lo llamábamos, decíamos “Tito”, buscamos hasta las 22:30 o 23:00 horas, después nos trajo el bombero y nos dijo que al otro día lo iban a buscar”.

 

DEFENSORA

A su turno, la defensora manifestó que acá estamos en presencia de la desaparición de una persona, pero no encuentra en la investigación en ninguna circunstancia que exprese a Cardozo como autor del ocultamiento de persona. Por eso solicitó la inmediata libertad, mientras dure el proceso y se lleven a cabo las investigaciones, por no haber merito suficiente para considerarlo autor de ningún delito.

 

 

 

Los artículos del Código Penal Argentino imputados por el fiscal Rodríguez a Zapata y Cardozo:

ARTICULO 142 bis. - Se impondrá prisión o reclusión de cinco (5) a quince (15) años, al que sustrajere, retuviere u ocultare a una persona con el fin de obligar a la víctima o a un tercero, a hacer, no hacer, o tolerar algo contra su voluntad. Si el autor lograre su propósito, el mínimo de la pena se elevará a ocho (8) años.

La pena será de diez (10) a veinticinco (25) años de prisión o reclusión:

1. Si la víctima fuese una mujer embarazada; un menor de dieciocho (18) años de edad; o un mayor de setenta (70) años de edad.

2. Si el hecho se cometiere en la persona de un ascendiente; de un hermano; del cónyuge o conviviente; o de otro individuo a quien se deba respeto particular.

3. Si se causare a la víctima lesiones graves o gravísimas.

4. Cuando la víctima sea una persona discapacitada, enferma o que no pueda valerse por sí misma.

5. Cuando el agente sea funcionario o empleado público o pertenezca o haya pertenecido al momento de comisión del hecho a una fuerza armada, de seguridad u organismo de inteligencia del Estado.(Inciso sustituido por art. 3° del Anexo I de la Ley N° 26.394 B.O. 29/8/2008. Vigencia: comenzará a regir a los SEIS (6) meses de su promulgación. Durante dicho período se llevará a cabo en las áreas pertinentes un programa de divulgación y capacitación sobre su contenido y aplicación)

6. Cuando participaran en el hecho tres (3) o más personas.

La pena será de quince (15) a veinticinco (25) años de prisión a reclusión si del hecho resultara la muerte de la persona ofendida, como consecuencia no querida por el autor.

La pena será de prisión o reclusión perpetua si se causare intencionalmente la muerte de la persona ofendida.

La pena del partícipe que, desvinculándose de los otros, se esforzare de modo que la víctima recupere la libertad, sin que tal resultado fuese la consecuencia del logro del propósito del autor, se reducirá de un tercio a la mitad.

ARTICULO 149 bis. - Será reprimido con prisión de seis meses a dos años el que hiciere uso de amenazas para alarmar o amedrentar a una o más personas. En este caso la pena será de uno a tres años de prisión si se emplearen armas...

Será reprimido con prisión o reclusión de dos a cuatro años el que hiciere uso de amenazas con el propósito de obligar a otro a hacer, no hacer o tolerar algo contra su voluntad.