ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/48568
AUDIO COMPLETO DE LA ENTREVISTA EN RECONQUISTAHOY AL BIOLOGO INVESTIGADOR DEL CONICET

Para Oldani, el Concurso de Pesca del Surubí podría realizarse a pesar de la bajante histórica del río, y brindó sugerencias cómo menguar el impacto

Biólogo Norberto Oldani, investigador del CONICET.

El Biólogo, Norberto Oldani, investigador del CONICET, brindó una entrevista a ReconquistaHOY, donde sugirió "poner los pies sobre la tierra" y analizar todo el contexto.

Considera que el Concurso de Pesca podría realizarse a pesar de la bajante histórica del río, y brindó sugerencias acerca de cómo menguar el impacto, y avisó que ya conversó al respecto con los organizadores.

Sugiere que el pescado sea levantado en una "cama" de tela, con guantes de hilo o lana, que el proceso de medición sea rápido, y se lo devuelva al pez al agua con especial cuidado por la suma fragilidad del esqueleto, que no está preparado para soportar 

Reconoce que "de hecho que hay un impacto ambiental, pero es menor comparado con todo el desastre ambiental que hace la pesca comercial... hay que poner los pies sobre la tierra", y que el Concurso se puede hacer extremando los cuidados, valorando el impacto positivo que tiene la actividad deportiva y turística.

 

Los surubíes se desnucan cuando no son levantados con cuidado.

 
Podés escuchar la explicación en la entrevista completa que aquí compartimos.

Sostuvo que el momento de la largada con 500 ó mas lanchas, es un impacto, pero no tan grande, porque es en una porción pequeña del río y dura poco tiempo. Esto fue a manera de simple opinión, ya que dejó claro que eso no está estudiado científicamente.

Para Oldani, la bajante extraordinaria del río no es tan catastrófica para el futuro de las especies ícticas , como algunos pronostican o imaginan, convencido que los peces se adaptan a todas las condiciones del río, viven en ese ambiente y lo conocen mejor que nosotros, son anteriores como especie y grupo, los peces tienen no menos de 100 millones de años, tienen comportamiento y estrategia para sobrevivir y conseguir áreas de refugio. Los peces no son tontos, pueden estar sin comer un tiempo, van a adelgazar, pero van a sobrevivir mientras siga habiendo "velocidad de corriente" y reproductores , aunque reconoce que siguen mermando los reproductores, no llegan ni al 10% de la población íctica.

Un surubí para llegar a ser reproductor debe vivir seis años. Recién ahí alcanza los 95 cm 

Habría que dejar en su hábitat a los grandes  y comer los pescados más chicos. 

 

El científico aseguró que aún en la bajante extraordinaria del río, hay condiciones ambientales de reproducción.

Aseguró que pueden pasar muchas cosas en la reproducción, pero que los peces no van a dejar de reproducirse.

En esa línea aseguró que la reproducción se complica cuando se convierten los ríos en lagunas, porque los peces se reproducen en los ríos, donde hay corriente, y a las lagunas entran para alimentarse, lo que no quiere decir que en el río no encuentren alimento.

Sostuvo que "La naturaleza del río es el cambio", y refirió que en ese contexto de continuas oscilaciones del nivel del río viven los peces. Y contó cómo es que "los peces nacen en un acto de magia de la naturaleza", y refirió desde el momento en que "nacen los huevitos insignificantes", cómo son arrastrados por la corriente hasta un área de refugio, y cómo empiezan a alimentarse, lo que también podés escuchar en el reportaje que aquí compartimos.

Derribó el supuesto efecto positivo de las inundaciones , diciendo que "las inundaciones lavan materia orgánica, diluye a los peces, que dejan de reproducirse, hay un impacto severo con las crecientes extraordinarias". 

 

Todos declaman conservar el recurso pero lo que intentan es sostener la exportación

 

Oldani cargó duro contra el permiso gubernamental para exportar pescados de río; y sacó cuentas de lo que vale una tonelada de pescado de exportación (2.200 dólares) y cuánto más se conseguiría sosteniéndolo con vida y aprovecharlo para la pesca deportiva y el turismo.

Opinó que los que usufructúan con la exportación de pescados deberían pagarles bien a los pescadores, y no subsidiarlos con dinero de los impuestos. Y reveló cómo son las avivadas de los exportadores.

También refirió a la "mala fama" que se ganaron los supuestos pescadores deportivos, por maltratar los peces y por abusar del recurso; "la gente duda" que devuelvan los peces al agua; y "si los pescadores deportivos actuaran con responsabilidad, la pesca sería bien distinta", pronosticó.

El científico valoró que los Concursos de pesca han permitido hacer muchos trabajos y estudios.

 

Un surubí en su hábitat del Río Paraná, cerca de Puerto Reconquista, en tiempos de escaso caudal y agua transparente.