ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/50206
ALLANAMIENTO

Denunciaron malos tratos con ancianos y allanaron un geriátrico de la ciudad de Reconquista

residencia geriátrica, Santa María1.jpg
Residencia Geriátrica Santa María, en Reconquista.

A pedido del fiscal Aldo Gerosa, el juez penal de turno ordenó el allanamiento de la Residencia Geriátrica Santa María , ubicada en calle 9 de julio al 856 de la Ciudad de Reconquista. 

Mientras trabajan los investigadores, ReconquistaHOY escuchó testimonios de la enfermera y ex encargada de la Residencia, quien radicó la denuncia. También habló una mujer que disgustada con la atención, retiró a su madre de 82 años, y dio las razones.

Mireya Carina Alvarez nos contó que es Enfermera Superior en Gerontología y que durante tres meses trabajó como "encargada" de la Residencia. Ingresó en agosto y la echaron en noviembre, "pese a tener un certificado médico de una enfermedad viral".

Aseguró que "lo peor que vi es el maltrato hacia el personal, la explotación y la mala alimentación a las abuelas".

Reveló que ella, como encargada, sancionó a una empleada que le pegaba a las abuelas, y que la propietaria le levantó esa sanción y la sigue teniendo en la residencia al cuidado de los abuelos.

Remarcó que en ese lugar "no hay enfermeras" ni personal suficientemente capacitado para cada área, cada personal tiene que cumplir varias tareas, y hay quien le pega a las abuelas.

 

Adentro del geriátrico no hay enfermeras.

 

Indicó que la Residencia está a nombre de Danisa Orellano, pero que en realidad es propiedad de su madre, Claudia Sánchez, quien no puede tener nada a su nombre, ya que viene con una clausura del geriátrico de Vera, donde también hay denuncia de maltrato y explotación de personal. Le reprochó lo que a ella le parece ser de una persona "soberbia, maltratadora y explotadora".

 

OTRO TESTIMONIO 

Mabel Burgos contó que internó a su madre el 19 de agosto de 2021, que luego tuvo covid y quedó con secuelas, por lo que decidió internar a su madre en la Residencia Santa María. 

Aseguró que la llevó "en óptimas condiciones. Caminaba y comía sola, no tenía ni una picadura de mosquito"; y que en la Residencia le prometieron que la iban a cuidar, cosa que no cumplieron, y la retiró.

"El jueves pasado me llamaron para decirme que iba de cuerpo sangre, me dijeron que estaba menstruando, con 82 años, y la internaron con bolos fecales", reprochó Mabel, quien considera que "hicieron abandono de persona con mi mamá". 

A tres meses de ser internada allí, presentaba una "úlcera en el talón", y acusó de desalmadas a las personas que tenían que cuidar a su madre, ya que pese a la úlcera profunda que tenía en el pie, intentaban calzarla, y le daban muchos medicamentos para que duerma.

Lamentó que le quedaron secuelas que van a llevar dos meses recuperarla, y su madre "ahora no reconoce a nadie" de tanta droga que le dieron.

Contó que pagaba $60.000.- mensuales para que la cuiden, pero no la bañaban ni le cambiaban el pañal.

La explicación que le dio "la directora, Claudia Sánchez", es que la paciente era una persona con la piel muy sensible.