ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/50392
JUDICIALES

Te contamos detalles del acuerdo para condenar a Alan Bernardis, que tuvo que ceder a la víctima el automóvil que usó en el robo. Y la opinión de Gustavo Raffin.

Alán Bernardis, cuando ingresaba a los tribunales para ser imputado el 25 de octubre de 2021.

Alán Fernando Bernardis, nacido el 28 de diciembre de 1986, domiciliado en Bulevar Lovatto al 1316 de Reconquista, fue condenado por el delito de "robo doblemente calificado por fractura de ventana y por escalamiento, en calidad de coautor", a la pena de tres años de prisión de cumplimiento condicional, más reglas de conductas, y reparación económica para los damnificados.

El automóvil Ford Fiesta utilizado para cometer el delito quedó definitivamente decomisado; además, Bernardis deberá depositar en la cuenta del Banco Nación, la suma de 450 dólares o su equivalente al día del depósito del dólar Blue; y 22.290 pesos.

Además, deberá fijar domicilio, no emborracharse ni drogarse, tiene prohibido comunicarse y acercarse a menos de 200 metros de las víctimas, tener o portar arma de fuego o de cualquier tipo.

La condena fue en el marco de un procedimiento abreviado acordado por Bernardis, su abogado defensor (Gabriel Micheloud) y el fiscal Leandro Mai, con el consentimiento de los damnificados, y el aval del juez penal Gonzalo Basualdo.

De la audiencia participaron los damnificados, Silvana Patricia Tejedor y su esposo, el transportista Diego Aguilar, quienes estuvieron acompañados por su abogada, Marisel Vicentin.

El hecho por el cual fue condenado este viernes 3 de diciembre de 2021 Bernardis, ocurrió el domingo 17 de octubre de 2021, aproximadamente a las 15:30 horas, cuando sustrajeron del domicilio de calle Ituzaingo al 826, propiedad de Silvana Patricia Tejedor y Diego Rafael Aguilar, 450 dólares y 34.000 pesos, dos relojes de dama, medicamentos ; y un cortaplumas.

Para poder cometer el hecho, su compañero ingresó al domicilio saltando un tapial de aproximadamente dos metros de altura, para luego violentar una ventana para así ingresar a la vivienda. Bernardis se quedó en la vereda haciendo de campana, y luego huyeron con los objetos robados, en un automóvil Ford Fiesta. 

Calificación: "Robo doblemente calificado por fractura de ventana y por escalamiento, en calidad de coautor", artículos 167 inciso tercero y cuarto y 45 del Código Penal.

La Dra. Vicentín, como representante de los damnificados, manifestó que falta solamente la transferencia del automotor y parte del dinero, requisito a cumplimentar.

Pero advirtió que el damnificado quería hacer observaciones en cuanto al procedimiento policial.

Diego Aguilar manifestó que los que llevaron a cabo la investigación, "fallaron" al no haber secuestrado celulares; "y eso me llama poderosamente la atención".

Refirió que lamentaba que una persona "tóxica", como definió a Bernardis, producto de este acuerdo, siga en libertad.

No demostró expectativa de cambio, cree que Bernardis seguirá haciendo de las suyas porque "viene de familia, y esto va a seguir", en alusión al historial de Alan Bernardis y su padre, Gareca, quienes tienen numerosos hechos delictivos imputados.

Remarcó que al no haber secuestrado los celulares, "es muy notorio que fallaron" en la posibilidad de profundizar la investigación.

Reprochó que Bernardis se hace ver en su Facebook estando de vacaciones en Brasil, y preguntó al Poder Judicial cómo puede llevar esa vida si "no tiene trabajo en ningún lado. ¿De qué vive, como lleva esa vida?. Yo soy un ciudadano honrado, común, que tengo trabajo, pago impuestos todos los meses, y esta gente vive en la alta escuela. Esta es mi impotencia", y volvió a reprochar el trabajo policial, y no haber secuestrado los celulares para profundizar la investigación.

Habló de su dolor por el hecho de que el delincuente "entró a mi domicilio, invadió mi privacidad. Esto es fundamental, porque yo a usted (le dijo al juez) sinceramente le deseo que nunca le pase, porque es algo muy feo, muy triste, yo pensé que jamás me iba a pasar. Simplemente eso su señoría, el accionar de la policía, lo demás está perfecto".

 

Otra causa y la opinión de Gustavo Raffin

Vale recordar que Alan Bernardis tiene otra causa pendiente de sentencia, que irá a juicio a partir de los próximos días, acusado junto a su padre, "Gareca", de liderar una asociación ilícita para cometer robos en varias propiedades. Y son varios los imputados de ser miembros de esa organización criminal.

Para el fiscal de ese caso, Aldo Gerosa, fue la banda más peligrosa de nuestra historia, dedicada a cometer delitos contra la propiedad.

Curiosamente, a pesar de esa peligrosidad manifestada, el juicio llega recién ahora, luego de varios años de proceso y con todos los imputados en libertad, salvo los que volvieron a ser detenidos porque en el mientras tanto, siguieron delinquiendo y sumaron nuevas causas por más delitos contra propiedades, venta de drogas y tentativa de homicidio.

La lentitud de este proceso deja en claro la falencia del Ministerio Público de la Acusación, que debe mejorar su política de persecución penal. Así no les alcanzará ni un ejército.

Es como quien pone las ratas en la rueda sin fin, la que nunca para. Acá no hay ratas y tampoco jaula.

Este caso es otro claro ejemplo de la ya insoportable autojustificación del Poder Judicial, desde donde señalan que no tienen los recursos suficientes para atender tantas causas, pero curiosamente, es el mismo Poder Judicial que en su nula o mala definición de prioridades, se carga de trabajo.

Aquí queda en evidencia lo que señalamos siempre desde ReconquistaHOY. Por no dar prioridad a determinados personajes del delito, siguen en libertad, y siguen engordando expedientes.

Es un círculo vicioso.

Encima, cuando los condenan, suelen juntarle un montón de hechos delictivos y del combo, eliminan algunas calificaciones para lograr el acuerdo y le dan prisión condicional. Y siguen, como siguieron casi todos engordando expedientes, pero peor aún, causando inseguridad a la población que es la que mantiene este Estado caro e ineficiente.

Estos días también fue noticia el doble conforme que dio la Cámara Penal a la condena de quien mató al querido Bernardo Charpentier. Prisión perpetua.

Ya entonces desde ReconquistaHOY referimos al "Estado asesino", y en una editorial contamos el rol decisivo que tuvo el Estado en ese crimen, con nombres y apellidos, quiénes fueron los actores del Poder Judicial que hicieron posible que esté en libertad quien mató a puñaladas con alevosía a un hombre cuadripléjico (con los 4 miembros sin capacidad para defenderse). Para Bernardo, nada. Para Aquino, todas las oportunidades.

Lucas Aquino, 21, pudo matar con alevosía a Bernardo Charpentier porque el Poder Judicial lo benefició dos veces al hilo con la transformación de la pena de efectivo cumplimiento en condicional.

Y el segundo beneficio fue a pesar de haber incumplido con las condiciones impuestas cuando lo beneficiaron por primera vez; es más, volvieron a permitirle la libertad condicional cuando ni siquiera se había cumplido el plazo de prisión de la primera condena.

Así funcionó la tan cuestionada puerta giratoria del Poder Judicial Santafesino, parte importante del nivel de inseguridad que padece la ciudadanía.

Te lo contamos con detalles, con nombres y apellidos, confirmando que las matemáticas del Poder Judicial sacan cuenta a favor del delincuente:

El 29 de abril de 2016 Lucas Javier Aquino fue condenado por el juez Gonzalo Basualdo (en procedimiento abreviado acordado por el Fiscal Rodrigo González, el acusado y su abogado defensor, Víctor Zaragoza) a la pena de 3 años de prisión de efectivo cumplimiento por el violento asalto a Romina Morel, a quien le abrió la cara con un profundo corte que obligó a 7 puntos exteriores y 5 adentro de la boca, más dos puñaladas arrojadas al abdomen que alcanzó a evitar lastimando su mano.

El 08 de Noviembre de 2016 el Juez Gustavo Gon le transformó la prisión de efectivo cumplimiento en condicional. Sostuvo que eran favorables el informe del Servicio Penitenciario y el Ministerio Público de la Acusación (fiscalía) "no formuló objeciones" al pedido de la defensa. Le impusieron condiciones:trabajar o estudiar, abstenerse de cometer nuevos delitos, no emborracharse ni drogarse, "condiciones éstas que deberá cumplir estrictamente hasta el día 11 de marzo de 2019 que vence su condena, bajo apercibimiento de revocarse!e su libertad en caso de inobservancia de las mismas".

Nada de eso cumplió: no estudió, no trabajó y siguió drogándose y cometiendo delitos. Incluso poniendo en riesgo a la población por su reconocida negativa a entregarse cuando es sorprendido en flagrante delito. Lo atraparon nuevamente luego de otra peligrosa persecución. 

El 29 de octubre de 2017 fue nuevamente condenado.

Esta vez fue el juez Mauricio Martelossi quien le aplicó la pena de un año de prisión de efectivo cumplimiento, convalidando el acuerdo del fiscal Aldo Gerosa, el condenado y la defensora pública Fabiana Pierini en un procedimiento abreviado por el robo de la moto de Juan Retamoza y resistencia a la autoridad, que incluyó una persecución por las calles de la ciudad, él en moto, y luego a pie por el Barrio La Cortada, donde finalmente fue detenido.

Como tenía una condena anterior, se le unificaron, nuevamente le dieron 3 años de prisión de efectivo cumplimiento.

Pero antes de los cinco meses, el 21 de Marzo de 2018, el mismo Juez de la Ejecución Penal, Gustavo Gon, nuevamente le permitió salir en libertad transformando la prisión de efectivo cumplimiento en condicional. Sostuvo que tuvo en cuenta el informe del Servicio Penitenciario y que nuevamente la Fiscalía no formuló objeciones a la petición de la defensa. A esa audiencia asistió el Fiscal Latorre, quien explicó que quien le dio la instrucción de no oponerse a la libertad de Aquino era el Fiscal Aldo Gerosa.

El Juez Gon le impuso condiciones: vivir en casa de su madre Luisa Fernández, en calle Belgrano N° 2325 departamento "E" casi esquina calle 47 del Barrio General Obligado de la Ciudad de Reconquista, desempeñar un trabajo, oficio o profesión o adquirir conocimientos necesarios para ello, no drogarse ni emborracharse y abstenerse de cometer nuevos delitos. Otra vez Aquino no cumplió con nada. Tampoco el Estado que a través de la Dirección Provincial de Control y Asistencia Pos Penitenciaria debería haberse ocupado. De hacerlo hubiera observado en qué condiciones seguía la vida de Aquino en libertad, viviendo en casa de su novia, en calle Lucas Funes 65, drogándose, sin estudiar ni trabajar. Y qué decir de la posición del Ministerio Público de la Acusación (Fiscalía). Lamentable, Mucha coincidencia innecesaria con la Defensa. En las dos audiencias que se decidieron los beneficios para Aquino, Fiscalía no contrarió los pedidos de la defensa, nada objetó. Todos estuvieron del lado de Aquino. Todo el Estado a favor de quien las hace. La sociedad sigue pagando hasta con la vida. 

 

Se repite la acción hipócrita del Estado que pone condiciones para justificar una decisión, pero no le importa, ni se preocupa en velar por el cumplimiento. 

 

Lucas Aquino tiene la pena de prisión de cumplimiento efectivo vigente, pero estaba en libertad por esa particularidad del Poder Judicial, para quien 3 años pueden ser menos de 5 meses, y otras matemáticas que siempre favorecen al reo y ponen tras las rejas a la ciudadanía, que no para de invertir en seguridad que nunca alcanza, que ya incluye también alarmas y cámaras de videovigilancia, que podríamos llamar también otro impuesto a la inseguridad. Y nada alcanza frente a la puerta giratoria del Poder Judicial y sus raras cuentas.

Y no todo es el dinero que los ciudadanos invierten en mejorar la seguridad de sus viviendas y transporte. Se pierde el bien preciado de la libertad de los hijos yendo a la escuela caminando o en bicicleta, de disfrutar de espacios públicos y otros sitios que por inseguridad o aunque sea por miedo la sociedad fue resignando.

Aquino es responsable de sus delitos, pero el Estado también por su ineficacia en resolver la cuestión. Aquino no es un NN para el Poder Judicial.

Como vemos en la cobertura periodística que ha realizado ReconquistaHOY, la policía lo detuvo varias veces, incluso en flagrante delito casi siempre, lo entregó a un fiscal y en la mayoría de los casos siguieron el procedimiento y ya tiene dos condenas. Pero antes de los 7 meses de la primera condena a 3 años de efectivo cumplimiento (mentira estatal habitualmente usada cuando se dicta una sentencia) ya estaba en libertad condicional y volvió a delinquir, nuevamente la policía lo atrapó, lo entregó al aparato judicial que lo volvió a condenar y a los pocos meses otra vez un juez le concedió la libertad condicional ...y otras vez la policía lo fue a detener, ahora porque lo involucra con uno de los asesinatos más alevosos, el de un hombre de 52 años, solo, cuadripléjico (con los cuatro miembros afectados), sin posibilidades de defenderse sobre una silla de ruedas, apuñalado en varias partes del cuerpo: tórax, mano, cara, cuello y hasta una oreja partida al medio, accionando dos cuchillos, uno con serrucho y otro con filo estilo cocina, secuestrado por la policía, igual que el celular de la víctima en casa de la suegra de Aquino, y el horno a microondas, que quien lo recibió a cambio de entregar droga a Aquino (Matías Luque), arrojó en una cuneta del Barrio Asunción y finalmente también recuperado gracias al aviso de un oyente de ReconquistaHOY, que le dio parte a la policía.

El Estado se ocupó de Aquino. Es cierto. Tan cierto como su ineficacia para resolverle el problema a la sociedad.

Aquino fue detenido por la policía en varias ocasiones, incluso en flagrante delito, en minutos, le secuestraron bienes robados, fue llevado a numerosas audiencias, fue imputado de varios delitos, le establecieron prisiones preventivas y otras medidas cautelares, lo condenaron en dos oportunidades, pero la puerta del Poder Judicial siguió girando y volvió a lanzar sobre la comunidad a un joven peligroso por la forma que ataca a sus víctimas y porque no acata órdenes policiales de detención; de hecho que en más de una ocasión para detenerlo hubo que pasar por peligrosas persecuciones por las calles de Reconquista y Avellaneda.

Entonces no alcanza con trabajar, hay que ofrecer resultados a una sociedad harta de un Estado caro e ineficiente, del cual el Poder Judicial es parte importante.

Severo llamado de atención sobre la necesidad de cambiar no solo leyes, sino también actitudes y decisiones. Esto incluye al Poder Judicial y al Poder Político.

Vergüenza deberían tener.

Caros e ineficaces.

Queda la duda sobre el grado de sensibilidad que tienen algunos para empezar a cambiar a favor de la ciudadanía que trabaja, estudia y tantos otros que simplemente merecen seguridad.

Gustavo Raffin - ReconquistaHOY

Podés escucharnos de lunes a viernes de 16:00 a 20:00 hs en tu celular y cualquier dispositivo conectado a internet, haciendo clic aquí: http://www.reconquistahoy.com/radio.php

También nos interesa tu opinión. Nuestro WhatsApp 3482-552285

 

 

Temas en esta nota

Alán Fernando Bernardis condenado