ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/50644
VIOLENCIA DE GÉNERO

Condenaron a un vecino de Avellaneda. Es mecánico y acumulaba un montón de hechos violentos, daños y por desobediencia a las autoridades

Mario Orlando Mazzuchini al firmar su condena, ante la mirada de su abogada: Mariana Zechin.

Mario Orlando Mazzuchini, 49, DNI 22.508.391, nacido el 22 de marzo de 1972, de profesión mecánico, fue condenado por los delitos de Amenazas simples, Lesiones leves calificadas por el vínculo con su expareja, y por mediar violencia de género, amenazas simples, desobediencia a la autoridad, violación de domicilio,  lesiones leves calificadas por el vínculo contra su expareja, y por mediar violencia de género, amenazas simples y daños,  todo en concurso ideal de delitos.

La pena acordada por las partes en un procedimiento abreviado, es de dos años de prisión de ejecución condicional, más una reparación económica y reglas de conducta que Mazzuchini deberá cumplir: Constituir residencia fija de la que no podrá ausentarse o mudarse por más de 30 días sin previo conocimiento y autorización del juez de ejecución penal competente, salvo causa justificada con debida antelación o dentro de las 48 horas posteriores; abstenerse de concurrir a determinados lugares o de relacionarse con determinadas personas, concretamente de comunicarse por cualquier medio o acercarse a menos de 200 metros del domicilio, lugares de trabajo, recreación y/o demás lugares donde se encuentre su expareja; abstenerse de usar estupefacientes o de abusar de bebidas alcohólicas; no portar armas blancas o tener en su poder armas de fuego; no cometer nuevo delito doloso; someterse a un curso de violencia de género o tratamiento psicológico, de acuerdo a la disponibilidad que tengan los efectores públicos de la región, de lo que deberá dar debida constancia; y abonar en concepto de indemnización la suma de cien mil pesos ($100.000.-) a la víctima, a pagar de la siguiente manera: diez mil pesos ($10.000.-) en un solo pago dentro del mes de aprobación del acuerdo; y las restantes, de cinco mil pesos ($5.000.-) a abonar en dieciocho (18) cuotas mensuales consecutivas a partir de la aprobación de este acuerdo.

La condena fue acordada por el Fiscal Juan Marichal, de la Unidad Fiscal Especial de Violencia de Género, Sexual y Familiar; y la defensora Mariana Zechin. Convalidó el acuerdo, la jueza penal Norma Noemí Senn.

Los hechos imputados que tenía Mazuchíni:

El 5 de julio de 2020,  a las 03:09, envió un mensaje de texto hacia la línea usada por su expareja, en la que le manifestó: -"Voy a matarte a vos y tus hijos, acordate. Chau".

El 13 de Noviembre de 2020, aproximadamente a las 10:30 horas, se presentó en el domicilio donde habitaba su expareja, en ese momento en Barrio Carmen Luisa, y luego de mantener una discusión con ella, le propinó una cachetada  en la mejilla izquierda, la empujó y la tumbó al piso, causándole un hematoma en pómulo izquierdo, en codo izquierdo, y traumatismo en hombros, a la par que le decía que la iba a matar a ella o a sus hijos.

El 15 de mayo de 2021, siendo aproximadamente las 21.40 horas, se presentó nuevamente en el domicilio de su expareja, ahora en el Barrio Nuevo de Reconquista, incumpliendo la orden de prohibición de acercamiento dictada por el Juzgado de Familia en noviembre del año 2020 en el marco de la carpeta judicial caratulados "Mazuchinni, Mario Orlando s/ Violencia Familiar" , ingresando al domicilio en contra de la voluntad de su expareja, rompiendo a patadas la puerta del inmueble, darle un golpe de puño en el rostro y amenazarla que al día siguiente le iba a prender fuego la casa, causando temor en la víctima.

El 12 de septiembre de 2021, alrededor de las 20:00 horas, otra vez fue al  domicilio de su expareja en Barrio Nuevo, donde la agarró del brazo y la sacó al exterior de la casa con el objeto de ofrecerle dinero, y ante la negativa de la misma, la golpeó  con ambas manos en la cabeza y le propinó golpes de puño en el rostro, ante lo cual la víctima, intentó correr, pero se tropezó, y Mazuchín le dio patadas y golpes de puño en el cuerpo, con lo que le causó hematomas en pómulo izquierdo, dolor en región de tórax anterior y posterior, con estigma de golpes contundentes, y una escoriación en rodilla derecha. Asimismo desobedeció las órdenes de restricción de acercamiento que dispusieron la Jueza de Familia, Ileana Judith Sinchez, el 17 de noviembre de 2020; y la que dispuso la Jueza de Primera Instancia Norma Noemí Senn, el 18 de mayo de 2021.

Los hechos fueron calificados por el fiscal como Amenazas simples (Art. 45 y Art. 149 bis), Lesiones leves calificadas por el vínculo -relación de expareja- y por mediar violencia de género y amenazas simples, en concurso ideal (Art. 89 en función del 92 y del 80 inc. 1º, 11 y Art. 45), Desobediencia a la autoridad, violación de domicilio,  lesiones leves calificadas por el vínculo -relación de expareja- y por mediar violencia de género, amenazas simples y daños  todo en concurso ideal (Art. 89 en función del 92 y del 80 inc. 1º, 11, Art. 54, 149 bis,  183, 239 y 45), y Desobediencia a la autoridad, lesiones leves calificadas por el vínculo -relación de expareja- y por mediar violencia de género, todo en concurso ideal (Art. 89 en función del 92 y del 80 inc. 1º, 11, Art. 54, 239 y 45 del Código Penal).

Para cerrar el acuerdo, el fiscal dijo tener en cuenta la escala penal  de los delitos imputados, que el acusado carece de antecedentes penales, y, especialmente, que cuenta con el expreso consentimiento de la víctima, más allá de sus reservas en cuanto a la modalidad en que se efectuará el pago de la indemnización. Por todo esto, para el representante del Ministerio Público de la Acusación, era "procedente la condicionalidad de la condena".

Valoró el Dr. Gerosa que el imputado expresó su voluntad de reconocer la responsabilidad por los hechos, y su "arrepentimiento activo", además de renunciar al juicio antes de la audiencia preliminar.

También destacó la amplitud de las reglas de conducta que abarcan desde una reparación económica, no acercarse ni comunicarse con la víctima y la obligación de realizar un diagnóstico y eventual futuro tratamiento psicológico.