ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/50650
POLÉMICO BENEFICIO DEL JUEZ MARTELOSSI PARA UN ABUSADOR DE MENORES

"Siempre se habla de los derechos de los condenados, pero no de las víctimas", reprochó la abogada Mariana Cisera.

Mariana Cisera, abogada.

La abogada del Centro de Atención judicial, Mariana Cisera, lamentó que en Tribunales "siempre se habla de los derechos de los condenados, pero no de las víctimas".

Fue después de otra decisión polémica adoptada por el juez penal Mauricio Martelossi, quien le dio el beneficio de las salidas transitorias a Claudio Gabriel Díaz, condenado por abusar durante varios años de cuatro niñas que iban a jugar  a su casa con sus hijas y con las hijas de su pareja; y no solo eso, también fue condenado por ser un desobediente de la autoridad, lo que hizo mientras estaba bajo proceso judicial, lo que demuestra la falta de apego a las reglas; y peor aún, si bien el informe carcelario habla de que como preso guarda buena conducta, hay un informe que indica que Díaz siempre "minimizaba y los justificaba" los abusos cometidos, reprochó la abogada del Centro de Atención Judicial de Reconquista, quien acompañó el proceso judicial de mano de las víctimas. 

Considera la profesional, que Díaz usa mecanismos defensivos, no entiende "la gravedad de las consecuencias" causadas con sus actos; y no observa en él capacidad de sociabilización.

Refiere a un hombre condenado por abusar de cuatro niñas que durante años fueron abusadas por "el tío Caíto", quien aprovechaba el marco de confianza con las criaturas que iban a su casa en la Ciudad de Romang.

 

Mi voz es la voz de las víctimas, nos opusimos sin éxito.

 

Lamentó la Dra. Cisera que a pesar de todos los argumentos que esgrimió en la audiencia, el juez Martelossi dio lugar al beneficio solicitado por el condenado. "Es difícil explicarle a las mamás los beneficios que tienen los condenados", explicó; y ya anticipó que la decisión del Dr. Martelossi será apelada, y decidirá la Cámara Penal.

 

Es difícil explicarle a las mamás los beneficios que tienen los condenados.

 

Desobediente

Claudio Gabriel Díaz en ocasión de un traslado a tribunales.    

Estando en libertad durante el proceso, Díaz tenía impuestas restricciones, como no salir de la Ciudad de Romang, pero igualmente, viajó a Corrientes con un grupo de 18 personas. 

Enterado del suceso, el 15 de febrero de 2018, la policía de Romang lo citó para notificarle la comisión del delito de "desobediencia al mandato Judicial", y Díaz se negó a firmar la cédula, tampoco concurrió los días subsiguientes a la comisaria de la ciudad, pese a las explicaciones de los policías, impidiendo así a dichos funcionarios cumplir con las normas legales.

Su conducta volvió a causar temor en las víctimas, ya que lo tenían que ver por todos lados, reprochó entonces la querella.

La denuncia la había realizado la madre de una de las víctimas, dando cuenta del viaje y se logró acreditar el mismo, y por este delito también fue condenado.

 

Siempre se habla de los derechos de los condenados, pero no de las víctimas.

 

Claudio Díaz, 48, al ser imputado por estos delitos era empleado de la Municipalidad de Romang, donde se dedicaba a la poda.

En septiembre de 2020, fue condenado a la pena de ocho años de prisión de cumplimiento efectivo, como autor penalmente responsable de la comisión de los delitos de abusos sexuales gravemente Ultrajantes, reiterados, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa, y desobediencia a la autoridad.

Fue en el marco de un procedimiento abreviado, acordado por el fiscal Aldo Gerosa y la defensa del imputado, quien renunció al juicio oral y aceptó su responsabilidad penal. Las víctimas estuvieron representadas por el Centro de Atención Judicial; y a la sentencia la firmó el juez penal Gonzalo Basualdo.

Los hechos:

El Fiscal Gerosa llevó adelante la investigación a partir de hechos ocurridos en la vivienda de Díaz desde el año 2008 hasta 2017, cuando el fiscal Aldo Gerosa ordenó que sea detenido y lo llevó a audiencia imputativa. Quedó en prisión preventiva 45 días y regresó a la libertad con restricciones y obligaciones que incumplió al año siguiente (2018), y quedó nuevamente detenido.

Al cumplir los 4 años preso (mitad de la condena), haciendo uso de la Ley, la defensa del condenado pidió al juez de la ejecución penal que le autorice comenzar a tener salidas transitorias; y todos los esfuerzos del fiscal Gerosa y de la querellante Cisera fueron vanos, porque igualmente Martelossi se inclinó por el planteo de la defensa de Díaz, y le concedió el beneficio.

Al cumplir 2/3 de la condena preso, Díaz podrá pedir otro beneficio que otorga la ley: que el juez le transforme la prisión de efectivo cumplimiento en condicional, para recuperar la libertad hasta terminar la condena. Esa será otra discusión, oportunamente.

Vale recordar que este beneficio de la libertad condicional para los abusadores, rige solo para los hechos cometidos antes del 28 de julio de 2017; desde entonces para acá, la Ley prohíbe a los jueces otorgar ese beneficio a los condenados por abuso sexual; también a los condenados por homicidio agravado previsto en el artículo 80 del Código Penal; cuando en ocasión de un robo resulte un homicidio; por robo con arma o en despoblado y en banda; secuestro extorsivo con muerte, trata de personas (delitos previstos en los artículos 145 bis y ter del Código Penal), entre otros. Tampoco desde entonces se puede conceder el beneficio de la libertad condicional a los declarados reincidentes en cualquier delito.

Juez Mauricio Martelossi.

Temas en esta nota

Mariana Cisera