ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/50948
HOMICIDIO EN MANADA CONTRA CARLOS FRANCO

Imputaron a los hermanos Benítez y te contamos qué resolvió el juez Martelossi. Ahora detuvieron tres personas más.

Dos audiencias se realizaron este miércoles 5 de enero de 2022 por el homicidio de Carlos "Guagua" Franco, hecho ocurrido en la mañana del primer día de 2022, en el Barrio San Francisco de Asís.

Los imputados son los hermanos Javier Benítez, Claudio Benítez y Ariel Ramón Benítez, todos del mismo barrio, asistidos por la defensora pública Valeria Lapissonde.

Fiscal Aldo Gerosa.

El fiscal Aldo Gerosa les imputó el delito de homicidio agravado porque fue premeditado y por la participación de seis personas, que de probarlo, tiene reproche de prisión perpetua.

De ambas audiencias participaron como oyentes, varios familiares de la víctima: Graciela Vázquez (esposa); José Franco (hermano); María del Carmen Vázquez (tía); Soledad Fernández (cuñada); y José Luis González (primo), pero nadie usó la palabra. Tampoco los imputados. Del ataque y defensa se ocuparon solo los profesionales, y fue el Juez Penal de Turno, Mauricio Martelossi, quien tomó las decisiones.

El fiscal relató que a las 09:50 del sábado 1 de enero de 2022 hubo un homicidio en Barrio San Francisco de Asís, que fue "un ataque" de varias personas que mataron a Carlos Alberto Franco; fue un homicidio agravado por el concurso premeditado de seis personas. Además de los tres ya imputados, refirió a otras tres personas a imputar: Viviana Benítez (hermana de los ya detenidos); y los sobrinos Jorge Marcelo Villán; y Jonatan Ariel Villán.

Viviana Benítez fue detenida en el atardecer de la víspera y será imputada en el transcurso de esta semana como coautora del homicidio agravado, ya que tiene testigos de que fue una de las que asestó una de las puñaladas mortales, anticipó el fiscal. Refirió a una profunda puñalada (8,5 cm) que perforó pulmón, una de las causas de muerte.

También están detenidos los hermanos Villán (Zapallo y Chelo), el fiscal los imputará como partícipes secundarios del homicidio agravado. Son los que -según testigos- cascotearon el cuerpo del herido cuando estaba agonizando en el piso, e impidieron que tenga la inmediata asistencia. Franco murió en el mismo lugar del hecho. La autopsia determinó luego que en el interior de su cuerpo derramó 1,8 L. de sangre, lo que junto a una sección de riñón producto de otra puñalada de 3,5 cm (atribuida a Ariel Benítez), provocó la hipovolemia que puso en crisis a los órganos que fallaron lo suficiente para morir en el acto.

En total la autopsia determinó "seis heridas punzocortantes" que el fiscal atribuye a los cuatro hermanos Benítez. Todos esperaron que Franco salga de la casa de su suegro para atacarlo en manada, en una acción premeditada, remarcó, allí la agravante que de probarlo en un juicio desembocaría en prisión perpetua.

Sostuvo el Dr. Gerosa que Franco no tuvo capacidad de defensa, ya que si bien salió con un machete, estaba muy alcoholizado; imposible defenderse frente al ataque organizado por seis personas, quienes lograron su objetivo de terminar con su vida. No duda que fue un hecho doloso, no fue una riña, no fue una gresca, como sostuvo la defensora, intentando aliviar la situación de los imputados.

Para acentuar el dolo, el fiscal remarcó que hay testigos que acreditarán en el juicio que al retirarse de la escena del crimen, los hermanos Benítez se alejaron riendo y a los gritos, celebrando haberlo matado a Franco:  "Lo dejamos muerto como un perro, lo dejamos ahí tirado".

El fiscal dijo que tiene numerosas evidencias que avalan la imputación, entre ellas varios testigos del hecho, las actuaciones policiales, elementos secuestrados en requisas en varios domicilios, entre ellos una de las armas homicidas (rescatado del excusado de la casa de Gabriela Vázquez) y prendas de vestir usadas en la comisión del delito; informes del médico que constató lesiones y muerte de Franco; y del forense que realizó la autopsia. También citó la resolución de la Comunidad Aborigen, que de acuerdo a su estatuto que respeta normas ancestrales de convivencia, ya resolvió la expulsión de los Benítez de la comunidad por ser considerados culpables, lo que fue resistido por la defensora, quien sostuvo que esa decisión no tiene peso.

La defensora no resistió la detención, pero si la calificación del hecho y la prisión preventiva sin plazo. 

En la audiencia para establecer las medidas cautelares, el fiscal pidió la prisión preventiva sin plazo para los detenidos por riesgos procesales y peligro de fuga frente a la magnitud del hecho y la posible condena. Sostuvo que hay que preservar la tranquilidad de los testigos frente a quienes "no tuvieron empacho" en matar a una persona.

Indicó que fue un ataque, un acometimiento violento contra Franco de parte de seis personas que lo estaban esperando en la calle para encimarlo a un hombre que había amanecido sin dormir y bebiendo y, por lo tanto, no tenia ni fuerza ni actitud para defenderse, estaba totalmente indefenso. No fue una gresca, no fue una riña donde Franco pueda defenderse. Ellos lo corrieron y lo atracaron contra el tejido y murió en el acto.

En cuanto a la motivación del ataque, refirió al resentimiento o venganza por la muerte de un familiar de los Benítez en manos de un familiar de Franco, hace algunos años; y que desde entonces los ánimos estaban caldeados, ya se sabía que se caminaba hacia este desenlace, la violencia se estaba disparando.

LA DEFENSA

No vamos a negar que hay una muerte, pero no fue un homicidio agravado. Pudo ser un homicidio en riña e incluso un homicidio producto de un acto defensivo de un ataque de una persona con machete, resistió la defensora en su intento de aliviar la situación de los imputados, aunque por ahora sin éxito.

En un momento remarcó textualmente que hubo una gresca y una muerte, hubo un homicidio en riña.

Habló del "posible" exceso de alcohol en los implicados, que son personas con poca tolerancia para las discusiones, en un barrio donde conviven aborígenes con criollos en una conflictividad de varios años, con varios hechos de conflictividad; y recordó muertes anteriores en la comunidad.

Para la defensora, el fiscal exagera al calificar el homicidio con la agravante (que se reprocha con prisión perpetua), y que lo hace para lograr el objetivo de la prisión preventiva. Franco tenía un machete grande y encaró al montón luego de discutir con un tal Hernández. Fue Franco con quien atacó con el machete, hay testigos, e insistió -sin éxito- para que el fiscal cambie la calificación del hecho.

Aunque nada tenga que ver con el motivo de la audiencia, repudió la Dra. Lapissonde que a los Benítez los echaron, les quemaron las viviendas con todas sus cosas, los han dejado en la calle y no pueden ingresar al barrio porque están amenazados. "Los Benítez han sido claramente violentados". Reprochó las represalias y pidió que cada uno se haga responsable de lo que hizo, e insistió en la teoría de la gresca.

Volvió a decirle al juez que para ella la muerte fue producto de una defensa; o a lo sumo de una riña, por lo que era excesivo dejarlos presos. Pidió la libertad con eventuales restricciones en el domicilio de una hermana (Silvia Benítez) quien vive en la Ciudad de Malabrigo, quien se ofrecería como guardadora; o bien -de disponer la prisión preventiva- que sea por 45 días, en el mismo domicilio de Malabrigo, ya que entiende que no hay peligro ni de fuga ni de entorpecimiento probatorio. Aparte mencionó que corre riesgo la vida en los lugares de detención.

En las réplicas, el fiscal ratificó la potestad que tiene para calificar el hecho que investiga, y ratificó que es homicidio agravado, no fue una riña, fue el acometimiento de varias personas contra un ebrio, no hubo reciprocidad de acciones, Franco no macheteó a nadie y él recibió 6 lesiones, no existió gresca, no fue riña, no fue un duelo criollo uno contra uno con arma blanca. Fueron 6 personas -4 de ellos con armas blancas- contra 1, eso no es legítima defensa. Y la premeditación es la decisión previa a cometer el hecho. Lo esperaron entre media hora y 40 minutos para matarlo.

 

Franco murió acuchillado de manera atroz.

 

Las heridas están comprobadas y también los autores. Es imprescindible disponer la prisión preventiva para cautelar la investigación, le remarcó el Dr. Gerosa al Juez Martelossi que se arrimaba a la hora de decidir.

Para que tenga en cuenta también le recordó que hubo entorpecimiento probatorio al esconder las armas homicidas, y solo recuperaron un cuchillo que habían intentado ocultar.

La decisión del magistrado:

Juez Mauricio Martelossi.

Terminado el debate, fue el turno del Juez, quien dio lugar al pedido del fiscal y dispuso la prisión preventiva sin plazo para los tres detenidos.

El Dr Martelossi se pronunció convencido que se dan los tres requisitos que exige el Código Procesal Penal de la Provincia de Santa Fe, en referencia a la probable autoría del hecho (en cuya calificación inicial coincidió con el fiscal), la gravedad del delito -que de ser condenado sería con prisión de efectivo cumplimiento-; y no le caben dudas de los riesgos de que entorpezcan la investigación y de que fuguen.

Cómo se presentaron:

Javier Benítez dijo que vive con su mujer, 3 hijos y 2 entenados, y que trabaja en albañilería.

Claudio Benítez dijo que vive con su mujer y 2 hijos; y que trabaja en albañilería.

Ariel Ramón Benítez dijo que vive con su mujer y que es changarín.

 

Otros tres detenidos 

La próxima audiencia será para imputar a Viviana Benítez y a sus sobrinos: Jorge Marcelo Villán; y Jonatan Ariel Villán. No está confirmado día y horario, pero será este jueves o viernes.

Más detalles del caso podés escucharlos en tu celular, tablet o computadora, de 16 a 20 horas, haciendo clic aquí: http://www.reconquistahoy.com/radio.php