ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/52241
CASI DOS AÑOS DESPUÉS

Su vida cambió definitivamente cuando yendo a trabajar defendió a una joven que era asaltada y el delincuente le rompió la cabeza

Jesús Natán Ortiz internado en Santa Fe. Foto compartida por su padre con ReconquistaHOY, el 16 de marzo de 2022.

A las 08:00 de la mañana del sábado 22 de agosto de 2020, Jesús Natán Ortiz iba rumbo a su trabajo de albañil cuando en inmediaciones de calles 25 de mayo y 45, vio que una joven (María Anahí Martínez, 28) pedía auxilio porque la estaban asaltando a punta de cuchillo, y acudió en su ayuda, situación de la que salió herido. El atacante le rompió la cabeza con un pedazo de hormigón.

Entonces tenía 31 años y su vida cambió para siempre, ya que luego del golpe, le detectaron un tumor.

Siendo sostén de hogar y con dos hijos pequeños, no puede trabajar, otro drama.

Está internado en el Sanatorio Mayo de la Ciudad de Santa Fe, donde le extirparon el tumor y espera que le permitan continuar la recuperación en su casa, ya que tiene por delante un largo proceso, porque persisten secuelas, como la dificultad para la expresión oral y para alimentarse por boca, lo hace por sonda.

Por su situación, no pudimos hablar con Jesús, pero si con su padre, Rafael Ortiz, quien nos contó el largo calvario de continuos viajes, exámenes e internaciones.

Por el hecho policial, se le formó causa penal a Mauricio Ramón Aranda, quien dijo ser vendedor ambulante, domiciliado en el Barrio Islas Malvinas de Reconquista, quien fue imputado por los delitos de robo calificado por el uso de arma blanca en grado de tentativa, y robo calificado por el uso de arma impropia (trozo de hormigón), y por causar lesiones graves en carácter de autor, en concurso real de delitos. El 25 de agosto de 2020 se realizaron las audiencias imputativa y de medidas cautelar. Trabajaron el fiscal Juan Sebastián Marichal, la defensora pública Maria Noel Severo, y el juez penal Gonzalo Basualdo, quien entonces había dispuesto la prisión preventiva sin plazo.

 

Rafael Ortiz (padre de Jesús) y María Anahí Martínez, la víctima del asalto a quien ayudó quien se llevó la peor parte.