ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/52768
CARCEL PARA ARANDA

Condenaron a quien le rompió la cabeza a Jesús Ortiz cuando auxilió a una joven que era asaltada. Por las secuelas, la víctima estuvo al borde de la muerte y su vida cambió para siempre.

Mauricio Aranda, 27, domiciliado en Reconquista, fue condenado a la pena de cinco años de prisión de efectivo cumplimiento, por ser penalmente responsable de dos hechos delitos: robo calificado por el uso de arma, en carácter de autor, y un intento de robo.

A las 08:00 del 22 de agosto de 2020, sobre calle 45, casi 25 de Mayo, con violencia, Aranda intentó apoderarse ilegítimamente de las pertenencias de Maria Anahí Martínez, utilizando un cuchillo de cocina. La víctima reaccionó a los gritos y fue socorrida por Jesús Natán Ortiz, quien así evitó que Aranda lleve sus pertenencias (tentativa de robo). Pero minutos después, a pocos metros, en la esquina de calle 25 de Mayo y pasaje 43/45 del mismo Barrio Chapero, atacó a Ortíz rompiendo su cabeza con un pedazo de hormigón. Al desplomarse y quedar desvanecido en el piso, Aranda se apoderó ilegítimamente de la bicicleta todo terreno y de la mochila de Ortíz, configurando el robo calificado por el que también fue condenado. Dentro de la mochila, Ortíz tenía un termo de acero inoxidable, una tenaza y una llave pico de loro.

Consecuencia del piedrazo en la cabeza, Ortíz -que entonces tenía 31 años- sufrió un derrame cerebral y a partir de entonces su vida cambió para siempre, porque paralelamente encontraron un tumor que gestaba en el cerebro. Luego de intervenciones y largas internaciones, incluso en terapias intensivas aquí y en el Sanatorio Mayo de la Ciudad de Santa Fe, Ortíz sigue con complicaciones. Todo se agrava porque es sostén de hogar, y con dos hijos pequeños, no puede trabajar, otro drama. Tiene por delante un largo proceso, porque persisten secuelas, como la dificultad para la expresión oral y para alimentarse por boca, lo hace por sonda.

Por su situación, no pudimos hablar con Jesús, pero si con su padre, Rafael Ortiz, quien nos contó el largo calvario de continuos viajes, exámenes e internaciones.

El condenado Mauricio Ramón Aranda, quien dijo ser vendedor ambulante, domiciliado en el Barrio Islas Malvinas de Reconquista, oportunamente fue imputado por los delitos de robo calificado por el uso de arma blanca en grado de tentativa, y robo calificado por el uso de arma impropia (trozo de hormigón), y por causar lesiones graves en carácter de autor, en concurso real de delitos.

El 25 de agosto de 2020 se realizaron las audiencias imputativa y de medidas cautelares, y el 12 de abril de 2022, Aranda fue condenado por el juez penal Gonzalo Basualdo, en un procedimiento abreviado acordado por la defensora pública María Noel Severo y el fiscal Leandro Mai, bajo las figuras de robo calificado por el uso de arma en grado de tentativa, en carácter de autor y autor penalmente responsable del delito de robo calificado por el uso de arma, según artículos 166 inciso dos, 42 y 45 del Código Penal.

Aranda estuvo 90 días en prisión preventiva, apenas fue detenido tras el hecho, y luego transitó el proceso en libertad. Tras firmar el acuerdo, el 12 de abril, se fue en libertad aguardando que la condena quede firme. Son diez días que están en cuenta regresiva.

A continuación, recordamos la entrevista que le hicimos en ReconquistaHOY al padre de Jesús Ortíz, en marzo de 2022.