ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/53227
ESCANDALOSO: OTRO CASO DE CORRUPCION IMPUNE

No visibilizaron al autor del desvío de dinero con facturas truchas en la Defensoría Federal de Reconquista. A más de 10 años de descubrir los hechos, se pronunció el Tribunal, con críticas.

Este artículo incluye la opinión de Gustavo Raffín.

Graciela Raquel Giusti.

Con críticas, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Fe, absolvió de culpa y cargo a Graciela Raquel Giusti, exsecretaria de la Defensoría Pública de Reconquista, quien estuvo procesada durante nueve años por el delito de "estafa en perjuicio de la Administración Pública".

El Fiscal General de Santa Fe, Dr. Martín Suárez Faisal, desistió de acusarla en juicio, argumentando que tenía "duda razonable" para sostener el reproche legal; "debiendo primar el principio de inocencia consagrado en nuestra Constitución Nacional". De manera que "al no existir acusación fiscal contra la procesada, por abstención fundada, este tribunal deberá absolverla de culpa y cargo".

Indica el fallo que "no dejan de sorprender las circunstancias ventiladas en el debate respecto a la actuación de quien fuera defensor público oficial, Dr. Ignacio Francisco Montoya, en relación a los hechos que fueran imputados a Graciela Giusti, así como de los motivos que llevaron a su sobreseimiento pese a su evidente responsabilidad legal y funcional".

Más olor feo 

El Tribunal también señala en su sentencia que "asimismo, es de notar el procedimiento por el que fuera designado como fiscal ad hoc el Dr. Bruno Ojeda, pese a la orden del juez federal actuante respecto a que la designación se lleve a cabo mediante sorteo de la lista aprobada por la Fiscalía General ante la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia, lo que fue a todas luces desoído por quien tenía a su cargo la fiscalía en la oportunidad, Dra. Viviana Bruno Campaña. Contrariamente a esa disposición, mediante resolución de fecha 12 de mayo de 2015 designó al otrora fiscal a cargo...curiosamente se desoyó un procedimiento de selección sugerido por el juez federal actuante (Dr. Aldo Alurralde). 

El Dr. Ignacio Montoya se jubiló como Defensor Público Federal. En el comienzo de la causa penal también estuvo bajo sospecha, hasta que recibió el "falta de mérito"; y la investigación avanzó sobre quien era su secretaria. Montoya reconoció que fue él quien la hizo entrar a trabajar en esa repartición nacional, y lamentó su desviación.

Montoya señaló que no se dio cuenta de lo sucedido hasta que fue advertido por autoridades nacionales, ya que las facturas eran manejadas por la acusada y se enviaban hacia Buenos Aires. "Fotocopiaba facturas con mi firma como si hubiera pasado por mis manos. Ella habrá tenido facturas anteriores y les agregaba mi firma por fotomontaje y ponía el monto de la compra", sostuvo.

Graciela Giusti nunca quiso dar públicamente su versión del caso, lo que se le ofreció en ReconquistaHOY. Luego del procesamiento de primera instancia dictado por el juez federal de Reconquista nos había manifestado que todo se iba a aclarar, e insistió en su inocencia y en cargar sobre su jefe.

Montoya decía que esperaba el juicio, convencido de que iban a condenar a quien calificó como su desleal secretaria, de quien decía que despilfarró la oportunidad que él le dio cuando la convocó a trabajar. Y respondió sobre el vínculo familiar que tienen. Montoya falleció el 15 de abril de 2021.

 

UN FISCAL QUE NOS PREOCUPA

Vale recordar que el fiscal federal de Reconquista la acusó, el juez la procesó, el fiscal superior y la Cámara de Apelaciones coincidieron en la ratificación del procesamiento y así llegó la causa a juicio, donde -curiosamente- el fiscal Suárez Faisal desistió de la acusación, contrariando todas las opiniones anteriores.

Es el mismo fiscal de Santa Fe a quien desde ReconquistaHOY cuestionamos severamente por lo que nos parece su generosa posición frente a los narcos, por ejemplo, en los acuerdos que logra con sus abogados para la modificación de figuras delictivas con las que llegan a juicio, y por la devolución de los bienes secuestrados. Entre los beneficiados por la "generosidad" del fiscal Suárez Faisal, hay repetidos personajes del delito.

 

Conclusiones desde nuestra redacción

Más de diez años después que desde una oficina de contralor en Buenos Aires alguien descubrió las facturas truchas y otras irregularidades cambiadas por dinero, el escandalosamente lento proceso terminó en impunidad. La funcionaria absuelta "pese a su evidente responsabilidad legal y funcional", advertida por el tribunal; y su jefe ya falleció. Ya rompieron el puente y dejaron caer la verdad al precipicio, la destrozaron y nadie podrá reconocerla. Así anda la República, con puentes derribados por todos lados.

En términos médicos, Argentina tiene un cáncer galopante y sin suficientes cirujanos ni hábiles, ni interesados en extirparlo.

Como sangre, la corrupción se derrama sobre la comunidad, que paga con pobreza, marginalidad extrema, desilusión y falta de estímulos correctos.

Y lo que es peor, la impunidad profundiza cambios culturales que son los más difíciles de revertir, porque bajan la moral media, se admite como natural lo que no lo es; y hasta se aplaude al conocido que "la hace bien". Pasa a ser "exitoso" quien se enriquece ilegítimamente. Pobre estímulo para las nuevas generaciones.

Y cuando la reacción frente a la corrupción son los brazos caídos, pobre futuro, pobres pibes, pobre país.

El aparato estatal es cómplice. Muchos de sus actores parecen tener alguna certeza de que al menos ellos están salvados; y algunos también salvaron sus familias. Es de miserables hacer fiesta en medio de semejante tragedia nacional.

Gustavo Raffin - ReconquistaHOY 

 

A continuación, el fallo completo.