ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/54856
REVOCARON ABSOLUCION DE PRIMERA INSTANCIA

La Cámara Penal de Apelaciones condenó al Dr. Francisco Schreiber por chocar y matar a una docente y a su nena. Igual podrá seguir conduciendo.

El Dr. Francisco Schreiber sentado detrás de sus abogados defensores, Andrés Ghio y Ricardo Degoumois, en el primer día del juicio en los Tribunales de Reconquista. 23 de abril de 2021.

La Cámara Penal de Apelaciones, con la firma de los jueces Carlos Renna y José Mántaras, hizo lugar al recurso de apelación del fiscal Alejandro Rodríguez y revocó el fallo de primera instancia mediante el cual el juez Gonzalo Basualdo había absuelto de culpa y cargo al médico Francisco Mario Schreiber Dappen, 42, DNI 25.834.626, y lo condenó como autor penalmente responsable del delito de Homicidio Culposo de dos víctimas en accidente de tránsito (Artículo 84 bis, 2° párrafo del Código Penal); y le impuso una pena de tres (3) años de prisión de ejecución condicional. 

Además, le impuso las siguientes condiciones y obligaciones:

a) Fijar residencia y ponerse al cuidado del Patronato de Liberados de la Provincia; y

b) Realizar trabajos comunitarios por el término de dos (2) años en favor de alguna institución de bien público, acorde a su formación profesional, fuera de sus horarios habituales de trabajo, informándose la misma trimestralmente y mediante certificación por parte de la institución que la reciba, del efectivo cumplimiento de estos servicios a la Oficina de Gestión Judicial del Distrito Reconquista.

El tribunal no prohibió a Schreiber seguir conduciendo.

 

Antecedentes del caso 

Francisco Mario Schreiber, de 42 años, médico de profesión, con domicilio en la ciudad de Malabrigo, fue llevado a juicio oral y público en abril de 2021, acusado por el delito de doble homicidio culposo agravado, por lo que el fiscal Alejandro Rodríguez había pedido que sea condenado a la pena de cuatro (4) años de prisión de cumplimiento efectivo; mientras que los defensores Andrés Ghio y Ricardo Degoumois, habían solicitado su absolución. Terminado el juicio, el juez del caso, Dr. Gonzalo Basualdo, dio a conocer su veredicto: lo absolvió por el principio de la duda.

Al ser un fallo de primera instancia, el fiscal apeló y logró ahora (julio 2022) que la Cámara Penal revoque ese fallo y condene al conductor.

 

CULPABLE 

Para el tribunal de alzada, Francisco Mario Schreiber provocó la muerte de la docente Gabriela Tourn, 49; y  de su hija Mía Tourn, 9, producto de una conducción antirreglamentaria, lo que derivó en el siniestro vial que ocurrió a las 18:15 horas del domingo 19 de noviembre del año 2017 sobre la Ruta Nacional 11, en la traza urbana de la localidad de Guadalupe Norte, 22 Km al Norte de la ciudad de Reconquista.

Se da por probado que el automóvil que conducía Schreiber, embistió desde atrás al automóvil donde transitaban las víctimas (en igual sentido, rumbo al Sur), y esa embestida provocó que saliera de la cinta asfáltica y descontrolado comenzó a realizar trompos, se cruzó de carril, y al avanzar por la mano contraria el furgón de la empresa Cinco-Vial, se produjo el segundo impacto que derivó en la muerte de madre e hija.

El fiscal reprochó que Schreiber conducía superando ampliamente la velocidad máxima permitida para esa zona urbana, en más de 30 Km por hora de exceso, lo que es un agravante especialmente reprochado en la ley argentina; mientras que la víctima conducía reglamentariamente. Otro agravante del caso (contemplado en la ley) es haber matado a más de una persona.

El fiscal apeló convencido que en el juicio quedó demostrado en el juicio que la causante de las muertes es la conducción totalmente antirreglamentaria, irregular, negligente e imprudente  de Schreiber. Para fundamentarlo se apoyó en las actuaciones policiales en el lugar del hecho, acta de procedimiento, filmaciones, fotografías, informes médicos legales, documentales, y en el informe técnico realizado por el Grupo Criminalístico de la Policía, a cargo de la Dra. Eva Cainelli.

Para el representante del Ministerio Público de la Acusación, lo justo es que el causante sea condenado a la pena de cuatro años de prisión de efectivo cumplimiento, por ser autor penalmente responsable del delito de homicidio culposo agravado. No logró su objetivo y por eso apeló.

 

INOCENTE 

Para los abogados defensores Andrés Ghio y Ricardo Degoumois, lo que ocurrió fue "un trágico accidente" que duele a todos, y que el acusador no pudo probar la responsabilidad penal del señor Schreiber, y quedó claro que "Schreiber no ocasionó el accidente, no fue ninguna conducción negligente, imprudente y anti reglamentaria" como acusó el fiscal sin pruebas. Sostuvieron que no hubo un peritaje "legal", que no se ha realizado la pericia accidentológica, y ni siquiera hicieron la reconstrucción del hecho. Atacaron testigos, y especialmente el trabajo de la jefa del Grupo Técnico Criminalístico de la U.R.IX, Dra. Eva Cainelli, cuyo informe técnico criminalístico "no tiene ninguna validez probatoria". El objetivo logrado en primera instancia, cayó en la apelación. De todas maneras, como se revocó un fallo de primera instancia, queda ahora otra instancia de revisión.

 

Recordamos el testimonio del acusado 

La última palabra en el juicio fue para el acusado. Ya en la siesta del jueves 29 de abril de 2021, el Dr. Schreiber dijo ante el juez Basualdo, que ese domingo 19 de noviembre de 2017, él regresaba de la ciudad de Las Toscas, de un concurso de pesca, "a velocidad tranquila"; y llegando a Guadalupe Norte empezó a aminorar la velocidad "porque todos sabemos que en zona urbana hay una velocidad máxima permitida", así que redujo la velocidad, ya que conoce la ruta porque viaja dos veces al mes porque su hijo estudia en Corrientes; y "llegando a la garita, unos metros antes", observó "a 20 metros, una polvareda intensa que ocupaba toda la ruta y parte de la banquina" de su lado, ahí gritó: "¡Guarda!", y "al entrar a la nube de tierra, sintió el impacto y reventaron los dos airbag delanteros, se puso durísima la dirección del auto, no había forma de sostenerlo con las dos manos, hasta que el auto se detuvo. Todos estaban con cinturón de seguridad, todos bien", bajaron del vehículo, vio el impacto, que la rueda de su auto quedó atravesada, vio el utilitario de Cinco-Vial, y luego el Renault Clío con dos personas adentro. Relató que la conductora "ya no respiraba", constató que había fallecido; luego fue a ver a la nena que estaba sentada al lado, aún con signos vitales, "tenía el cinturón trabado", la tomó de la mano y lo propio hizo la nena, aún con los ojos abiertos, "me miró y cerró los ojos". Intentó renimarla "durante 15 minutos mas o menos" hasta que ya no había nada que hacer, también falleció.

"Esto que estoy contando es la verdad, señor Juez. Estoy convencido, creo que no tuve ninguna responsabilidad en el accidente. Por alguna causa creo que el Clío mordió la banquina, no se por qué, y al entrar a la nube de tierra se me cruzó y se produjo el impacto".

Sostuvo que "desde ese dia hice un cambio rotundo, nunca más fui la persona que era hasta entonces. Estoy convencido de mi inocencia, no tuve la culpa. Estén donde estén Gabriela y Mía, les deseo paz eterna. Una parte de mí también se fue con ellas. La espina que llevo adentro no la lleva nadie, no saben lo que vivo hasta el día de hoy. No es fácil, soy médico, desde chiquito siempre quise salvar vidas y es lo que hago". En ningún momento se quebró durante el relato.

Y finalmente le contestó al fiscal, diciendo que "es mentira" que nunca dio la cara, que tuvo "todas las intenciones" de hablar con la familia de las víctimas, que incluso una vez paró frente a la casa "...y reconozco que no me animé a bajarme... tal vez fui un cobarde". Explicó que había recibido gritos y amenazas, que recibió mensajes agraviantes, hablando mal de su mamá que había fallecido y de su hermano, que "también murió en un accidente de tránsito".

Concluyó diciéndole al magistrado: "Estoy convencido de mi inocencia y que no tuve la culpa".  

 

El siniestro 

Sucedió a las 18:15 del domingo 19 de noviembre de 2017, en el kilómetro 814 de la Ruta Nacional 11, a pocos metros de la sucursal Guadalupe Norte de la Unión Agrícola, cuando fallecieron la docente Gabriela Ester Tourn, 48; y su nena Mia de los Angeles Tourn, de 9, quienes transitaban en un automóvil Renault Clio patente GES 856.

El Dr. Francisco Mario Schreiber conducía lo que en ese momento era un flamante automóvil Peugeot 208 patente AB874II color blanco, acompañado por Danilo David Nagel y Oscar Alejandro Duarte, quienes al momento del hecho (año 2017) tenían 42 y 38 años respectivamente.

El tercer vehículo protagonista del siniestro fue un furgón Peugeot Boxer patente NIX 609 de la empresa Cincovial s.a., que en ese momento aún tenía la concesión del peaje en Ruta 11, en el que circulaba Francisco Agustín Avalos, 47, domiciliado en el pasaje 40/42 del Barrio Lanceros del Sauce, Reconquista.

La Boxer iba hacia el Norte, mientras que el Clío y el P-208 iban rumbo al Sur.

En ese entonces Gabriela Tourn vivía en calle Pueyrredón 1045 de la Ciudad de Reconquista. Ella era oriunda de la localidad de El Sombrerito.

 

"La imprudente, negligente y antireglamentaria maniobra de Schreiber" 

El fiscal Alejandro Rodríguez llevó a juico al señor Schreiber, acusandolo de "haber dado muerte a la señora Gabriela Ester Tourn, 49; y a su hija Mía de los Ángeles Tourn, 9, en oportunidad en que como conductor del vehículo automotor marca Peugeot 208 como consecuencia de una conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria, produjo la colisión de la parte frontal izquierda del vehículo que usted conducía con la parte trasera derecha del automotor marca Clío que era conducido por la señora Tourn, provocando que este último vehículo pierda el control, acelerara su circulación, traspase la doble línea amarilla e impacte contra el vehículo que venía en circulación contraria, se trata de una tráffic Peugeot Boxer dominio NIX 609 perteneciente a la firma concesionaria de la Ruta Nacional 11, CincoVial, que era conducida por el señor Francisco Agustín Avalos, hecho ocurrido el 19 de noviembre de este año, siendo aproximadamente las 18:15 horas, sobre la Ruta Nacional N° 11, a la altura del kilómetro 813,900, zona rural de la localidad de Guadalupe Norte, Departamento General Obligado, Provincia de Santa Fe, desplazándose el vehículo que usted conducía en dirección Norte a Sur, a una velocidad de 93 Km por hora, en zona donde producto de la reglamentación vigente debe conducirse a no más de 60 Km por hora; y el Renault Clío colisionado por usted, delante suyo, y en la misma dirección, a una velocidad de 57 Km por hora. Tras la colisión del vehículo Clío contra la tráffic Peugeot Boxer y producto del impacto, según informó el médico policial interviniente, perdieron la vida quienes se conducían a bordo del Renault Clío".

 

Qué dice la ley: 

El artículo 84 bis, 2° párrafo, por el que fue condenado el Dr. Schreiber, establece que será reprimido con prisión de tres (3) a seis (6) años, el que por la conducción imprudente, negligente o antirreglamentaria de un vehículo con motor, causare a otro la muerte conduciendo en exceso de velocidad de más de treinta (30) kilómetros por encima de la máxima permitida en el lugar del hecho. Y en este caso se da otro agravante, que fueron dos las víctimas fatales.

 

Al final de este informe de ReconquistaHOY, podés leer completo la condena de la Cámara Penal, donde -entre otras cosas- reprocha a Screiber "el peligro de conducir a una velocidad elevada, no previendo que el vehículo de adelante iba a menor velocidad o que siempre debe respetarse una distancia entre vehículos para evitar una posible colisión, y no frenar ante una situación anormal o de riesgo que puede realizar eventualmente un vehículo que transita adelante".

Indica que "la imprudencia es la temeridad, el no evitar los peligros o enfrentarse a ellos sin necesidad; en general es la falta de prudencia". 

Sostiene que "el imprudente es el automovilista que conduce a altas velocidades, a raíz de lo cual es imposible, o dificultoso frenar; y en consecuencia de ello colisiona con el vehículo de adelante produciendo la muerte de dos victimas como resultado".

Reprochan los camaristas "la imprudencia de conducir a una velocidad excesiva, en lugar de tener prudencia en la ruta cuando se pasa en un espacio integrado de una ciudad o pueblo (establece un máximo de 60 km/h), y no advertir el vehículo que estaba adelante, embistiéndolo en la parte trasera del Renault Clio, fue el factor que provocó como se dijo, el traspaso de dicho vehículo al otro carril, colisionando a un tercero y ocasionando la muerte de ambas personas que estaban en el vehículo Clio, madre e hija". Consideran que quedó demostrado, sin dudas, que quien causó las muertes es Schreiber, porque "el accidente tiene su origen en el primer impacto", el que provocó Schreiber por su exceso de velocidad. No quedó en el lugar ninguna evidencia de frenado, probó el peritaje. De esa manera, "es indubitable que el accidente se produjo por el impacto" contra el Clío, el que desestabilizado entró en trompo y se fue hacia el carril contrario por donde avanzaba el Peugeot Bóxer de la empresa Cinvovial.

La letra del fallo es del Dr. Carlos Renna (primer voto), a lo que el Dr. José Mántaras (segundo voto) acompaña y agrega aún más fundamentos de la culpabilidad sin dudas de Schreiber. Menciona el hecho de que el automóvil de Schereiber terminó descontrolado, a más de 140 metros del lugar donde ocurrió el siniestro.

Asegura no tener duda de que "Schreiber conducía su rodado, por cierto de flamante modelo 2017, a velocidad excesiva, desatento y sin guardar la distancia necesaria, lo cual devela que no ha prestado la debida atención y prudencia en la conducción que exige la reglamentación del tránsito automotor".

El tercer análisis correspondía al Dr. Fernando Gentile Bersano, pero desistió ya que no hizo falta al haber dos votos totalmente coincidentes, tal como lo contempla la ley.

Compartimos seguidamente una galería de fotos de lo que fue el hecho y el proceso judicial:

 

A continuación, el fallo completo: