ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/55108
PEDOFILIA

Fue empleado municipal y jefe de Bomberos. Ahora fue condenado por reiterados abusos en perjuicio de una nena del círculo familiar. El increíble rol de la madre de la víctima, ahora también procesada

Los abogados defensores Marcela González y Federico Gasparutti; y el condenado Rubén Nasif

Rubén Oscar Nasif, 66, fue condenado en decisión unánime por el tribunal integrado por los jueces Norma Senn, Santiago Banegas y Mauricio Martelossi, quien actuó como presidente, a la pena de diez años y seis meses de prisión efectiva, por reiterados abusos sexuales, gravemente ultrajantes, y por promover la corrupción de una víctima menor de 13 años, todo agravado por haber sido cometido sobre una niña, aprovechándose de la situación de convivencia preexistente.

El fiscal Juan Marichal sostuvo ante el Tribunal, que Nasif tuvo "reiteradas y concatenadas conductas", que afectaron a una menor de 13 años, que en ese momento convivía con él, ya que es del vínculo familiar.

Demostró en el juicio, que Nasif cometió "reiterados hechos de abuso sexual infantil, uno de los bienes jurídicos más preciados del ordenamiento jurídico"; y describió ante el Tribunal, las cosas que le hizo a la nena, "al menos desde el año 2017, cuando ella cumplió los 11 años, hasta el sábado 10 de agosto de 2019". El representante del Ministerio Público de la Acusación había pedido 12 años de prisión, un año y medio más de lo que consideró justo el tribunal.

 

"Abusó de la nena reiteradas veces dentro de un galpón que tiene dentro de su propiedad, en el Barrio América de Reconquista, y también en el interior de su automóvil Peugeot 206, cuando llevaba a la niña de compañía cuando salía a hacer mandados. Y en varias ocasiones le entregó dinero". (Fiscal Marichal)

 

Para poner fin el calvario de la niña, y lograr la condena del imputado, fue clave el rol de la escuela, que es donde detectaron los abusos que padecía.

Como la madre siempre negó los hechos, igual que su pareja, que es el hijo del condenado, y cumplía el rol de padrastro, fue otro familiar quien radicó formal denuncia, quien se hizo cargo de la nena a partir de la intervención de Minoridad de la Municipalidad y de la Secretaría de la Niñez del Gobierno Provincial, que separaron a la nena de ese vínculo peligroso.

Al padrastro (se llama igual que el padre, Rubén Nasif) y a la madre de la víctima,se les formó proceso penal por el delito de "coacción" contra la nena víctima, quien declaró en Cámara Gesell, que la querían obligar a que por teléfono mande un audio al abuelo diciéndole que se retractaba. "No hubo actitud de acompañamiento hacia la niña", reprochó el fiscal. Y al ser ambos sospechosos, en el juicio declararon sin prestar juramento.

El imputado contrató como defensores a los abogados Marcela González y Federico Gasparutti, para quienes el fiscal hizo una calificación legal de los hechos "sumamente exagerada", por lo que pidió al tribunal que -en caso de no absolver a Nasif por el principio de la duda, encuadre la condena como abuso simple, según el primer párrafo del artículo 119 del Código Penal, que prevé un máximo de 4 años de prisión, ya que "fueron simples tocamientos". También intentó que se deje de lado la agravante de la convivencia, al decir que si bien están en el mismo terreno, las viviendas tienen entradas independientes.

La defensa quiso usar como alivio para el imputado, "las cartas de puño y letra" que la nena víctima "ha remitido al imputado", incluso después de los abusos, por lo que entiende que "no se nota que la niña haya tenido o tenga un daño psicológico"; pero para el fiscal, al contrario, eso demuestra el daño causado en la menor.

El juicio comenzó el viernes 29 de julio, con los alegatos de apertura y el paso de los primeros testigos, y el 4 de agosto de 2022 el tribunal dió su veredicto unánime: Nasif culpable, penalmente responsable de reiterados abusos sexuales, gravemente ultrajantes, en concurso con promoción de la corrupción de menores, todo agravado por ser la víctima menor de 13 años, según artículos 119 segundo párrafo y 125 primer párrafo, en función del segundo y tercer párrafo del mismo artículo.

Nasif se jubiló como empleado de la Municipalidad de Reconquista y fue -hace algunos años- jefe del Cuartel de Bomberos Voluntarios de esta ciudad. Vive en el Barrio América de Reconquista, donde sucedieron los hechos enjuiciados. Continúa en su casa porque transitó el proceso en libertad, pero el fiscal anticipó que pedirá inmediatamente una audiencia para que sea detenido inmediatamente en forma preventiva, para evitar que fugue, mientras la condena quede firme, ya que al ser ésta una condena de primera instancia, será revisada por un tribunal superior.

Mientras tanto, el Ministerio Público de la Acusación avanza con otra causa contra la madre de la víctima y su pareja, Rubén Nasif (hijo), por coacciones contra la niña, quien vive con otros familiares.