ReconquistaHoy EmpleosHoy ClasificadosHoy
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.reconquistahoy.com/a/55746
"En el Paraná están pasando cosas mucho peores"

ENTREVISTA en ReconquistaHOY: Un biólogo quitó preocupación al derrame de combustible en el Río Paraná, y planteó que hay otros problemas mucho más graves que afectan su cauce, y los mencionó

Oldani criticó al gobierno por falta de controles, el daño de las aguas termales que inundan de sal, el uso de redes para la pesca y malos hábitos de supuestos pescadores deportivos.

Un remolcador de push de bandera paraguaya derramó combustible sobre el río Paraná en un incidente ocurrido el martes 6 de septiembre de 2022 al mediodía, en el   kilómetro 1.238 de la hidrovía del Río Paraná,   costa paraguaya, en inmediaciones de Paso de la Patria (Corrientes ) e Isla del Cerrito (Chaco),   288 km aguas arriba de Puerto Reconquista.  

El combustible se esparció por el río en una franja estimada de 200 x 150 metros, lo que activó un operativo para menguar las consecuencias. 

El caso está bajo investigación de un   juzgado del Paraguay   (porque ocurrió en su jurisdicción),   pero también se abrió una causa en el Juzgado Federal de Corrientes,   por las consecuencias posteriores al derrame, aguas abajo, ingresando a argentina. 

El remolcador "Asunción", fue identificado con la matrícula 2307. Transportaba nueve barcazas. Tres de ellas con gasoil y las otras seis con nafta.

Aguas de Corrientes y Aguas Santafesinas informaron -cada uno por su lado- que no hay afectación en sus respectivos servicios, y que el agua es apta para su consumo. 

 

Oldani minimizó las consecuencias 

En diálogo con ReconquistaHOY, el biólogo Norberto Oldani (investigador del Conicet) sostuvo que el combustible derramado "se va a degradar en el agua" porque el petróleo "tiene compuestos orgánicos" y, por lo tanto, "es biodegradable, es un producto absolutamente natural"; y aprovechó para advertir que "en el Paraná están pasando cosas mucho peores".

Señaló que esto "es algo que no debería ocurrir", pero aprovechó para advertir que en el Paraná están ocurriendo muchas otras cosas peores. 

Reprochó que hay complejos de supuestas aguas termales (puso en duda que lo sean todos), la mayoría en la Provincia de Entre Ríos y dos en la Provincia de Santa Fe, que arrojan al río miles de kilos de sal por día, desde ya hace varios años. Llegan al río por un efluente, o van a un vaciadero, a un campo, y cuando llueve, llega al río, tarde o temprano.

 

Lo que sale debajo de la tierra creen que es un agua termal y no lo es, nadie en definitiva sabe su composición. Perforan sin saber qué hay ahí abajo.

 

Norberto Oldani en ReconquistaHOY

 

"Cuando el agua extraída pierde temperatura, no la quieren más y la desechan.

Son absolutamente sobresaturadas en sal.

(Norberto Oldani)

 

Invitó a determinar cuántos litros de agua sacan debajo de la tierra (como agua termal), multiplicar por la carga que tiene de sal, y se podrá saber el equivalente a cuántos camiones de sal tiran al río. "Tranquilamente, deben estar tirando por lo menos 5.000 kilos de sal cada una", lamentó. "Eso es mucho peor que la mancha de petróleo y nadie se preocupa", reprochó.

También denunció el contaminante que vuelcan al Paraná los efluentes cloacales sin ningún tratamiento, "y nadie dice nada", siendo que "son compuestos mucho más peligrosos que lo que puede tener una mancha de petróleo. Porque hay compuestos que no son degradables, o porque son lentamente degradables".

Puso en relieve también el daño de la pesca "deportiva" y comercial, "la sobreexplotación" del recurso y la falta de conocimiento que también mata, como los pescadores que entre besos y fotos, devuelven los peces al borde de la muerte (cuando devuelven), lo que produce una enorme perdida, especialmente de surubíes y dorados.

Lamentó la falta de controles sobre la pesca; lo que puso en evidencia que para mil kilómetros que tiene el Río Paraná, la Provincia de Santa Fe tiene solo "tres inspectores".

"En buena hora que haya pasado esto (lo del derrame de combustible) para que -por lo menos- se pongan sobre la mesa cosas que son reales, que están ocurriendo", añadió.

 

CADA VEZ MENOS PECES 

Para Oldani,   el problema no son las condiciones ambientales, ni la falta de agua, ni la temperatura.    El problema es porque "no tenemos reproductores" necesarios.  

Recordó que peces como el pacú, el sábalo y el surubí, no se reproducen en las lagunas, lo hacen en el río, porque necesitan cierta velocidad de corriente. "Lo que no hay son reproductores", insistió. 

 

Las redes tendrán que estar absolutamente prohibidas, porque matan innecesariamente a los peces. 

 

Norberto Oldani, científico argentino